Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sudamericano de Atletismo, bajo la lupa de un olímpico

El atleta olímpico en 1500 y 5000 metros, en Pekìn 2008 y Londres 2012 respectivamente, da su punto de vista sobre el desempeño del equipo argentino de mayores que compitió en Asunción

Belén Casetta, oro en 3000 metros con obstáculos y plata en 5000 metros
Belén Casetta, oro en 3000 metros con obstáculos y plata en 5000 metros. Foto: Facebook Oscar Muñoz Badilla
SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 06 de julio de 2017 • 22:48
0

Hace poco más de una semana el atletismo argentino gozaba de días de alegría, felicidad y reconocimiento. No era para menos. Una de las mejores actuaciones de la historia en las 50 ediciones de los campeonatos sudamericanos de atletismo, realizado en Asunción, Paraguay. Con 6 medallas de oro, superaba ampliamente a la triste última edición de Lima, dos años antes, con solo 2 oros; la más pobre desde Manaus, Brasil, en 1991.

Si bien el rendimiento global no se mide sólo por la cantidad de medallas doradas, sí determinan una posición de privilegio. Esto es: un oro vale más que 5 plata, por caso. hay que resaltar que argentina fue tercera en medallas y en puntaje, esta última se toma en cuenta la suma de puntos de los finalistas, los 6 primeros atletas de cada una de las pruebas.

Es de resaltar la posición por puntos, porque mide el rendimiento global, de todos los atletas y no solo los deportistas que obtuvieron 6 oros, 3 platas y 5 bronces que fueron históricos. Muchos de los que sumaron puntos no llegaron a puestos de medallas, pero sí estuvieron muy cerca. Son atletas jóvenes con poca experiencia.

En ese sentido hay datos que son muy alentadores:

-En dos años se dio un cambio generacional sin precedentes en el último cuarto de siglo. La edad media de los atletas en Lima 2015 fue de 27,8. Dos años más tarde, en Asunción, esta cifra fue de 23.6 un número más que alentador por que indica que mucho de ellos no han llegado a su madurez deportiva y que hay margen de mejora.

-Cinco de los seis medallistas de oro, tienen entre 22-25 años.

-De ellos, tres con experiencia olímpica ( Federico Bruno, Belén Casetta y Braian Toledo).

Datos muy alentadores por que auguran medallas a futuro y una solidez como equipo para los próximos 8-10 años. Sin olvidar que muchos de los medallistas de plata y bronce son jóvenes de 21-22 años.

Leandro Paris, ganador de los 800 metros
Leandro Paris, ganador de los 800 metros.

Las preguntas que surgen son varias: ¿y ahora qué? ¿Cómo se mantiene este resultado? ¿Cómo aprovechar la inercia generada por este gran resultado?

¿Tiene la CADA (Confederación Argentina de Atletismo) un plan estratégico? ¿Una hoja de ruta con un destino final? ¿Es este resultado fruto de un trabajo planificado?

Desde hace años distintas voces aportan distintas fórmulas para generar recursos genuinos en una Confederación que ha sido incapaz de producirlo.

El crecimiento exponencial del running no fue aprovechado para generar dinero que aporte a las arcas del atletismo. En muchos países no se pueden realizar competiciones callejeras sin el control y aval de su federación nacional. ¿No será tiempo de un cambio real y verdadero?

El atletismo atraviesa un momento excepcional desde Mundial de Atletismo en Pekín 2015, justamente después de Lima, con tres finalistas -un resultado sin precedentes-. Continuó con los Juegos Olímpicos de Río 2016, con dos finalistas en la cita deportiva más importante y prosiguió en Asunción. Con tantos éxitos, ¿por qué es difícil encontrar sponsors? ¿Faltan ideas?

Guillermo Ruggeri, oro en los 400 metros con vallas
Guillermo Ruggeri, oro en los 400 metros con vallas. Foto: Facebook Oscar Muñoz Badilla

Nuestra Confederación trabaja de forma amateur en un deporte que se ha superprofesionalizado, no hay dudas. Falta entonces profesionalizar la administración, la gestión. ¿Falta renovar la dirigencia? Es muy probable. No quiere decir esto que los que hoy dirigen el destino del atletismo no sean profesionales en lo que hacen, pero se trabaja con recursos limitados y no se puede esperar siempre del Estado para obtener recursos.

Basta con mirar los resultados de Braian Toledo, Germán Chiaraviglio ahora, o Germán Lauro hasta el año pasado a quienes con el apoyo del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) lograron insertarse en el concierto mundial para ver que si hay un trabajo un sustento o soporte los nuestros se pueden insertar en el circuito mundial.

Pero los recursos se agotan y hoy Federico Bruno paga, de su bolsillo y del aporte del municipio de Concordia, su estadía en Madrid y gira europea pensando en el mundial de Londres.

Por ello es necesario generar acciones que den garantía suficiente a esta camada de jóvenes con mucho potencial para que tengan un final exitoso. Ellos se lo merecen. El atletismo argentino, también.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas