Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trillizas prematuras: buscan revincularlas con su madre

Así lo intenta la Justicia, que descarta por ahora la adopción

Viernes 07 de julio de 2017

Aunque el caso despertó una fuerte ola de solidaridad en las redes sociales, hasta ayer no se sabía si las trillizas nacidas prematuramente en Hurlingham, el 11 de abril pasado, y que están aún internadas en el Policlínico de San Justo, vivirán con su madre, identificada como M., de 39 años, y sus tres hermanos mayores o si quedarán al cuidado de otros miembros de su familia.

Las pequeñas Kiara, Ángeles y Milagros, que fueron inscriptas legalmente con el apellido de su madre, ya tienen el alta médica, pero falta que les den el alta social. "Es difícil desarrollar lazos de apego", admitieron ayer fuentes del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense al señalar que atiende la situación especialmente el Servicio de Niñez de Hurlingham, que trabaja en encauzar el vínculo afectivo entre la madre y las menores.

Las autoridades bonaerense hicieron hincapié en aclarar que las trillizas no se encuentran en proceso de adopción, aunque sí interviene el Juzgado de Familia N° 6 de Morón, a cargo de María Laura Álvarez. "No van a ser separadas", sostuvo la jueza al descartar la posibilidad de que las menores sean dadas en adopción.

Ayer, Alejandro Bidegain, supuesto padre de las menores, se presentó en el establecimiento donde se encuentran internadas para interiorizarse de la situación. En declaraciones a distintos medios, dijo que M. le había dicho que era el padre de las trillizas y que fue él quien asistió a la mujer en el parto prematuro. Kiara, con apenas 700 gramos, nació en su hogar, mientras que Ángeles (900 gramos) y Milagros (1000 gramos) nacieron con 10 minutos de diferencia en el hospital de Hurlingham.

Cuatro días después del nacimiento, las bebas, que superaron distintas situaciones de salud debido a su condición de prematuras, fueron trasladadas al policlínico de San Justo, donde fueron atendidas. Milagros pesa ahora 3 kilos y sus dos hermanas, 2,690 cada una.

Víctor Delgado, director de ese establecimiento, explicó que desde el punto de vista clínico las menores están en condiciones de dejar el policlínico, pero que aguardan lo que les indique la Justicia.

Delgado recordó que la historia de las trillizas se conoció en Facebook y se viralizó de tal modo que recibieron en el policlínico muchas donaciones de pañales y de leche, así como también se acercaron a presentarse interesados en recibir a las bebas en adopción. El director del hospital aclaró que no es función del establecimiento resolver la cuestión legal de las menores, que se encuentra en manos de la Justicia.

Te puede interesar