Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La motivación y los dilemas de Del Potro

Viernes 07 de julio de 2017 • 14:26
0

LONDRES.- La mente, en el tenis, es el combustible. Estar motivado mueve montañas. Estar desanimado -o "quemado", como se dice en los courts- tiene un gran efecto negativo. ¿Cómo está Juan Martín del Potro ? Luce amortiguado, sin pimienta, falta de entrenamiento. Su discurso es austero, como lo ha sido siempre. Pero pareciera como si el enorme desgaste realizado en 2016 -con mucha gloria, por cierto- lo haya deshidratado. En este momento, en su cabeza debe tener varios interrogantes. Ocurre que para un gran campeón como el tandilense no es nada sencillo perder frentes a rivales inferiores o, prácticamente, no tener chances frente a los top, a los mismos top que hasta no hace mucho les metía miedo. Ello no está en su esencia, en su hoja de ruta.

Sólo un necio -o un mal intencionado- podría dudar de sus virtudes tenísticas. Del Potro es un crack; es el mejor tenista que ha dado la Argentina después de Guillermo Vilas. Pero, aquí, la cuestión es emocional. ¿Estará, Del Potro, con ganas de volver a hacer el esfuerzo que se necesita para posicionarse entre los top? O, cerca de cumplir los 29 años y tras haber sufrido grandes pesadillas tras cuatro cirugías de muñeca, ¿estará pensando en disfrutar, el relajarse?

Gabriela Sabatini , siempre clara y reflexiva para desmenuzar un mundo del que se alejó en 1996 tras aquel anuncio en el emblemático Madison de Nueva York, fue prudente para trazar una proyección futura de Del Potro. En El milagro Del Potro, reciente libro publicado por Ediciones B, la mejor tenista argentina de la historia dice: "Algunos me preguntan qué habría pasado en la cima del tenis si Juan Martín no hubiese tenido tantas lesiones. No lo sé. Lo psicológico y las presiones juegan mucho. Hay que ver qué pasó por su cabeza cuando estaba ahí arriba. No es lo mismo estar entre los primeros diez, que entre los tres mejores y saber que podés llegar a ser número 1. Es un pasito más, pero en la súper excelencia. El tema es si él quiere dar algún paso más. Es humano y tiene sus bajones, como todos. Pero no tengo dudas: es un número 1".

Franco Davin , el entrenador que trabajó con Del Potro durante ocho años y sacó lo mejor de él, le acaba de decir a LA NACION, en Roland Garros: "Estoy convencido de que puede volver. ¿De qué depende? De él, pero no es decir quiero o no quiero. Depende de un par de decisiones que tiene que tomar de vida. Si él decide que su prioridad es el tenis, tiene que actuar en consecuencia. Tiene unas condiciones increíbles". Del Potro se marchó de Wimbledon con un sabor amargo. Está, sólo en él, intentar volver a endulzar su carrera. Condiciones, le sobran.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas