Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Globos y drones: cómo la Policía porteña vigilará la ciudad desde el aire

Las tres cámaras de un globo aerostático israelí se suman a la flota de drones que el Gobierno de Buenos Aires usa para monitorear las calles y tener una visión desde la altura de lo que sucede en una zona determinada

Lunes 10 de julio de 2017 • 00:04
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El globo de Sistema Aerostático de Vigilancia porteño, cuando fue presentado
El globo de Sistema Aerostático de Vigilancia porteño, cuando fue presentado. Foto: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La Ciudad presentó la semana pasada el "Sistema Aerostático de Vigilancia". Se trata, en rigor, de un globo que se eleva hasta 300 metros y está pensado para monitorear los límites de la Ciudad de Buenos Aires (como parte del plan Anillo Digital en la General Paz), tener una mejor visual de manifestaciones masivas y también actuar en casos menos conflictivos como maratones o recitales.

En rigor, el sistema es de la empresa israelí RT. Los miembros de Seguridad de la Ciudad lo conocieron en una comitiva que visitó ese país el año pasado, entre los que se encontraban también hombres del Ministerio de Nación. En Israel se utiliza en zonas conflictivas como la frontera de Gaza; lo mismo sucede, por ejemplo, en Afghanistan. Pero otros 45 países también lo utilizan, entre ellos México, Colombia, Chile y Brasil para objetivos más urbanos.

Por ahora, el GCBA compró un solo dispositivo, el SkyStar 180. Ese globo, de 5,9 metros de diámetro, cuenta con tres cámaras: una de ellas tiene zoom de hasta 10 aumentos y otra tiene visión en 360 grados. La tercera es un domo. Pueden capturar imágenes con muy poca luz. Todas envían información en tiempo real a un "móvil de exteriores". Desde allí, un equipo especializado se encarga de identificar y seguir objetivos en distancias mayores a 2 km. Los especialistas comandan los equipos mediante un joystick y una interfaz visual.

cerrar

"Es de rápido despliegue, en veinte minutos se puede estar operando el sistema. Este es el primero que viene a la Argentina y van a venir otros que se van a ir sumando para el trabajo de la seguridad", adelantó Martín Ocampo, ministro de Justicia y Seguridad porteño. La adquisición fue por modalidad leasing por un año, aunque no informaron los costos del servicio.

A diferencia de un dron, este globo aerostático puede tener hasta 72 horas de autonomía. La transmisión de datos es con un enlace inalámbrico punto a punto con la estación de operaciones móvil. Allí, la Policía de la Ciudad, además de monitorear este dispositivo, tendrá contacto con otras cámaras de su jurisdicción y con el sistema de lectura automática de patentes.

La radiobase (móvil) a la que se conecta el globo
La radiobase (móvil) a la que se conecta el globo. Foto: GCBA

Drones porteños

El sistema aerostático sin embargo no será el único elemento en el aire que planean incorporar en la Ciudad. A los 4 drones que ya poseen las fuerzas (que se usaron por ejemplo para relevar la zona de los manteros de Avellaneda), ya iniciaron la orden de compra por 3 más complejos. Los mismos ayudarán, según pudo recopilar LA NACION, a tener un estado de situación preliminar en diversas situaciones sensibles. Por ejemplo, se usaron en la visita del Papa a Brasil o en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Podrían manejarse a distancia desde alguna de las centrales de monitoreo que ya tiene la Ciudad al costado de la General Paz (altura Balbín) o en Puente La Noria.

El Metrocóptero porte?o
El Metrocóptero porte?o.

La mayoría de estos modelos tienen la función de seguir a un objetivo (un auto específico en una autopista, por ejemplo), aunque desde la Ciudad desmintieron esto: "No vamos a usarlos para perseguir delincuentes", aseguraron. La clave está en las cámaras; la calidad de las imágenes y el zoom que pueden ofrecer estos dispositivos hacen que lo consideren "fundamental" en las fuerzas.

Un dron monitorea las favelas en Brasil

cerrar

Gran Hermano y la privacidad

En Chile, el sistema aerostático se encontró con problemas judiciales por su posible invasión a la privacidad. La Corte Suprema de ese país finalmente habilitó este sistema en dos zonas (Las Condes y Lo Barnechea, en Santiago), pero con algunas condiciones: que los espacios privados solo se puedan registrar ante el seguimiento de un presunto ilícito; que un inspector revise (una vez al mes) que no se registren espacios privados, como el interior de viviendas o tiendas comerciales; que se destruyan las grabaciones a los 30 días; y que cualquier ciudadano pueda acceder a ellas mediante una solicitud al municipio.

En la Argentina el debate también está muy presente. La Asociación por los Derechos Civiles, una organización no gubernamental, apartidaria y sin fines de lucro con sede en Buenos Aires, que promueve los derechos civiles y sociales, viene advirtiendo que "la tecnología de identificación biométrica, y particularmente el reconocimiento facial, viene a redefinir el concepto de espacio público como lo comprendíamos, un cambio que comenzamos a experimentar con la llegada de las cámaras de vigilancia (CCTV ) y que es acentuado con tecnologías que permiten adentrarse en detalle en la vida pública de las personas, bajo el pretexto de la investigación del delito".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas