Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El diésel y la nafta, con fecha de vencimiento en Francia

En su cruzada contra el cambio climático, el gobierno de Macron apuesta a que para 2040 sólo se vendan autos eléctricos e híbridos

Sábado 08 de julio de 2017
0

PARÍS.- Fiel a su tradición, Francia anunció una nueva "revolución", menos espectacular que la revuelta que derrocó a reyes y nobles, pero crucial para avanzar en la lucha contra el cambio climático, ya que le puso fecha de caducidad a los autos con motores de nafta o diésel, altamente contaminantes, que cederán su lugar a los vehículos libres de dióxido de carbono.

"Anunciamos el fin de la venta de vehículos de nafta y diésel para 2040", dijo el ministro de Ecología, Nicolas Hulot, un conocido ambientalista que puso a Francia en línea con la vanguardia de países y compañías que avanzan hacia la renovación ecológica de sus flotas.

"Se trata de una verdadera revolución, las condiciones están dadas", señaló Hulot. "Nuestros propios constructores tienen cómo alimentar y encarnar esta promesa, que es además una cuestión de salud pública", añadió.

La empresa PSA Group, fabricante de los Peugeot y Citroën, dijo que la meta del gobierno sobre la fabricación de autos ecológicos se ajusta a sus objetivos de que el 80% de su línea de vehículos sea totalmente eléctrico o híbrido para 2023.

Francia construye en la actualidad el auto eléctrico más vendido en Europa, el Renault Zoe, que supera en ventas al Mitsubishi Outlander PHEV y al Nissan Leaf, dos modelos japoneses que como el Zoe seducen con sus motores ecológicos a los conductores más conscientes del calentamiento global.

"Nos interesa estar entre los pioneros. Cuanto antes invirtamos, antes contaremos con la tecnología adecuada y estaremos mejor situados en el frente industrial y laboral", celebró el director de la organización ambientalista World Wildlife Francia, Pascal Canfin.

Varios países anunciaron querer reducir drásticamente el número de autos altamente contaminantes en las rutas a favor de híbridos y eléctricos, pero pocos formularon hasta ahora promesas concretas.

La India prevé que a partir de 2030 sólo se vendan autos eléctricos. En Europa, Noruega quiere hacer lo mismo para 2025, y Alemania aspira a tener en circulación en sus calles y en sus veloces autopistas un millón de autos eléctricos en sólo tres años.

Pero fue la compañía sueca Volvo la que tomó la delantera en esta naciente carrera ecológica, al prometer el "final histórico" de los vehículos que funcionan sólo con motores a combustión en los próximos dos años. A partir de 2019 sus fábricas lanzarán a las calles de Suecia y del resto del mundo sólo modelos eléctricos o híbridos.

Sin embargo, los conductores aún optan por los modelos diésel y nafteros, que suelen ser mucho más baratos. En 2016, los vehículos ecológicos representaron el 3,6% de los autos nuevos en Europa. El desafío será convencer a los conductores sobre las bondades de los autos alternativos, junto con equiparar los costos para facilitar el paso a un ambiente menos contaminado.

Hulot anunció incentivos para los compradores de menos recursos, de modo que tengan acceso a las tecnologías limpias. Dijo, por ejemplo, que se ayudará a los propietarios a cambiar sus autos diésel fabricados antes de 1997 y los autos a nafta fabricados antes de 2001 por vehículos más amigables con el medio ambiente.

El ministro anunció además, como meta más general, que el gobierno francés apuesta a reducir a cero las emisiones de dióxido de carbono en la generación eléctrica de todo el país para 2050, diez años después del reemplazo de los autos, un preludio de lo que sucederá con el resto de las actividades que exijan energía.

En lo inmediato, como anunciaba el programa electoral del presidente francés, Emmanuel Macron, las centrales térmicas de carbón deberán cerrar en los próximos cinco años.

El gobierno aspira a impulsar la energía limpia y las nuevas tecnologías, principalmente con el cobro de impuestos sobre las otras fuentes de energía. También pretenden prohibir la exploración petrolera y de gas en territorio francés.

Pero, en medio de este sueño ecológico, la organización ecologista Greenpeace advirtió que faltan medidas más concretas para la mentada reconversión. "Nuestras expectativas no se han cumplido en lo que se refiere a la forma de alcanzar los objetivos y cómo se cumplirán las promesas", señaló la ONG.

Francia depende enormemente de los combustibles diésel, que generan fuertes niveles de contaminación sobre la capital francesa, tanto que la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ansía prohibir para 2020 la circulación de vehículos con ese tipo de motores.

Según la Agencia Internacional de Energía, sólo el 0,2% de los autos que circulan en el mundo son eléctricos, es decir unos dos millones de vehículos. Se estima que en los próximos tres años serían de nueve a 20 millones, y que para 2025 serían de 40 a 70 millones.

El principio del fin del CO2

0,2%

Vehículos ecológicos: La Agencia Internacional de Energía estima que sólo ese pequeño porcentaje de autos ecológicos circula en la actualidad en el mundo

2040

Adiós a las naftas: Ese año dejarán de fabricarse en Francia los autos con motores a combustión, que harán lugar a los coches no contaminantes

2050

Reconversión: Tal es la fecha prevista para reconvertir la matriz energética francesa y dejar atrás el dióxido de carbono

Agencias AFP, AP, DPA y Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas