Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Iglesia venezolana suma presión al chavismo: lo calificó de dictadura

El presidente de la Conferencia Episcopal criticó el llamado a la Constituyente; advirtió que su aprobación convalidará un régimen "militar, socialista, marxista y comunista"

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 08 de julio de 2017
Maduro, junto con simpatizantes chavistas en Caruachi
Maduro, junto con simpatizantes chavistas en Caruachi. Foto: Reuters
0

CARACAS.- Monseñor Diego Padrón, cabeza de la Iglesia Católica, aprovechó la instalación de la Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado para resumir en 15 palabras su opinión de lo que hoy ocurre en Venezuela: "Hay una lucha entre un gobierno en dictadura y todo un pueblo que clama libertad".

La contundencia de sus palabras no sorprendió al resto de los obispos y cardenales de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), ya que se trata de una tesis compartida, trasladada el mes pasado al papa Francisco en su reunión de 50 minutos en el Vaticano.

La denuncia de monseñor Padrón sobre el asalto de chavistas radicales al Parlamento durante la celebración del 5 de julio también aunó el sentir de la gran mayoría: "Fue un ataque delincuencial y demencial". Transcurridas 48 horas de aquellos sucesos que dieron la vuelta al mundo, en los que también se constató la connivencia de la militar Guardia Nacional, no hay un solo detenido.

El presidente de la CEV criticó con dureza el proceso constituyente desplegado por Nicolás Maduro para atornillarse en el poder: "Permitirá la permanencia ilimitada del actual gobierno en el poder y la anulación de los poderes públicos... Esta asamblea será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialista, marxista y comunista".

La Iglesia Católica se alineó con firmeza en el frente amplio contrario a la Asamblea Nacional Constituyente, cuyos comicios están previstos para el 30 de este mes. Además de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), también se sumaron la fiscal general de la república, el Movimiento Estudiantil (el grupo más valorado del país, según una encuesta de Datanálisis), el chavismo crítico, cinco generales retirados cercanos al fallecido Hugo Chávez, las universidades más importantes, colegios profesionales y colectivos de trabajadores, además de los deportistas, intelectuales y artistas más prestigiosos del país.

El Vaticano hizo público el año pasado su malestar con el gobierno tras sus incumplimientos de los acuerdos alcanzados en la fracasada mesa del diálogo, donde participó como facilitador junto a ex presidentes hispanoamericanos. Monseñor Padrón insistió de nuevo ayer en parecidos puntos: la apertura de un canal humanitario de medicinas y alimentos y la apertura de un "auténtico diálogo" para convocar a "elecciones universales, directas y secretas... Los graves problemas de Venezuela se pueden solucionar si hay voluntad política".

Padrón también aireó sus dudas sobre los resultados alcanzados con las protestas, que hoy cumplen 99 días con un balance provisional de 91 víctimas mortales. "Hay que evitar cualquier forma de violencia y respetar los derechos de los venezolanos y la vida humana", insistió.

De momento, tanto la oposición como la CEV se conforman con la convocatoria de un plebiscito popular, acordado por el Parlamento, para el 16 de este mes. La Iglesia ofreció sus instalaciones para que el pueblo pueda votar en las parroquias y otras sedes, "pero no pueden prestarse los templos porque están ocupados los domingos con las misas". Padrón reconoció que se trata de un acto simbólico, "no una solución", donde los venezolanos son consultados si están de acuerdo o no con la Constituyente.

Ese mismo día el gobierno celebrará una jornada de ensayo para los comicios del 30, con la que pretende amortiguar el efecto que pudiera alcanzar la convocatoria opositora. De momento, Nicolás Maduro ya desplegó sus clásicas amenazas contra funcionarios y empleados públicos: "Si tenemos 15.000 trabajadores deben votar los 15.000 trabajadores sin ninguna excusa, empresa por empresa, ministerio por ministerio, gobernación por gobernación, alcaldía por alcaldía".

El jefe de la Iglesia insistió en las calamidades que sufre el pueblo venezolano y los programas puestos en marcha para aliviar tal sufrimiento. Padrón detalló las trabas de los organismos de la salud, "tantas que el camino se hace cuesta arriba y está sembrado de obstáculos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas