Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maestro de mis maestros

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 08 de julio de 2017
0

Landrú ha sido uno de los grandes maestros del humor gráfico nacional y el precursor de la vanguardia del humor político de la década del 50. De su revista Tía Vicentasalieron los maestros de mi generación. Mi padre, Caloi, publicó su primer dibujo ahí en los años sesenta. Landrú fue el último gran humorista de la generación pre-Quino.

Se dice que hacía un humor elegante, pero yo lo asocio más al registro de la coyuntura social. De hecho, el segundo decreto del presidente de facto Juan Carlos Onganía, después del golpe de Estado de 1966, fue ordenar el cierre de la publicación por la caricatura de la morsa. Una revista popular como Tía Vicenta vendía 300 mil ejemplares por semana. Una locura. Buena parte del entretenimiento eran los medios de humor como los que fundó Landrú. Rescato también su habilidad para influir en el habla popular. Como pasó con el personaje Cholula, de Toño Gallo, que impuso ese término para nombrar a las fanáticas que buscan autógrafos, Landrú también modificó el lenguaje callejero. Alcanzó tal popularidad que muchos empezaron a hablar como se hablaba en las tiras de Landrú.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas