Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Rusiagate copó la reunión de Trump y Putin, y la cumbre del G-20

Fue el primer cara a cara entre los dos presidentes; versiones contrapuestas

Sábado 08 de julio de 2017
0

cerrar

HAMBURGO.- Pocas veces la formalidad de un saludo protocolar atrajo tanta atención mundial. "Es un honor estar con usted", dijo Donald Trump , después de estrechar la mano de Vladimir Putin y mientras decenas de cámaras captaban una escena histórica. La respuesta no pudo ser más cordial: "Estoy encantado de conocerlo en persona".

Enseguida, los presidentes de las dos máximas potencias militares se encerraron durante dos horas y cuarto en una reunión bilateral -en el marco de la cumbre del G-20 en Hamburgo- en la que no pudieron eludir el escándalo de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos.

Tras meses de desestimar las sospechas, Trump le hizo un planteo "largo y enérgico" al líder ruso sobre la posibilidad de que el Krem-lin haya filtrado información para perjudicar a Hillary Clinton, según relató el secretario de Estado, Rex Tillerson. "Lo presionó más de una vez acerca de la preocupación del pueblo norteamericano respecto de una interferencia rusa en la campaña", precisó. Pero aclaró que Trump quiere centrarse en "cómo moverse hacia adelante desde lo que a estas alturas puede ser un desacuerdo insoluble".

Si faltaban elementos para la confusión, el canciller ruso, Sergei Lavrov, aportó una versión sustancialmente distinta. Dijo que Putin había negado todas las acusaciones y que Trump había aceptado la explicación.

"Trump dijo que había escuchado muy claramente las declaraciones de Putin acerca de que no es verdad que Rusia haya interferido en las elecciones y aceptó esas declaraciones. Eso es todo." Voceros de la Casa Blanca negaron este último punto.

Aparte del encuentro a solas, Trump y Putin conversaron ayer con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea
Aparte del encuentro a solas, Trump y Putin conversaron ayer con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Foto: AP / Steffen Kugler

Sea cual fuere la realidad, quedó en evidencia que los dos presidentes decidieron que debían afrontar en su primera reunión bilateral el affaire que conmociona a Washington y echa sombras sobre el verdadero carácter de su relación.

Los ministros de Exteriores -únicos testigos de la charla reservada- ratificaron algo que se pudo apreciar en el saludo público durante la cumbre del G-20: hubo una "química positiva" entre los dos presidentes.

Trump no intentó simular frialdad con Putin, aun cuando sabía que cualquier señal de camaradería podía ser interpretada por sus rivales como una prueba de su complicidad con la trama rusa. "Hemos tenido conversaciones muy, muy buenas. Estamos esperando que ocurran muchas cosas muy positivas para Rusia, Estados Unidos y todos los interesados", dijo delante de la prensa, antes de empezar el encuentro oficial.

"Hablaron de tantas cosas... No podían parar", contó al final Tillerson. Según la agenda, la reunión debía durar 30 minutos. Cuando iba una hora, Melania Trump entró a la sala y le pidieron que se retirara. Siguieron un rato largo más.

A primera hora, los diplomáticos norteamericanos sugerían estar atentos al lenguaje corporal, en una admisión de lo imprevisible de la situación. En los seis meses que lleva en el poder, Trump lanzó permanentes mensajes contradictorios sobre la Rusia de Putin, contraparte fundamental en el sostén del equilibrio global.

Anteayer, antes de aterrizar en Alemania, había dicho por primera vez que Moscú pudo haber interferido de manera ilegal en el proceso electoral. Además, le pidió al Kremlin "cesar sus actividades desestabilizantes en Ucrania" y retirar el apoyo a "regímenes hostiles", como Siria e Irán.

Los asesores de Trump en política exterior habían desaconsejado una reunión formal con Putin en este momento. Temían que fuera todo ganancia para el ruso, ansioso por tejer una alianza que consolide su poder y lo ayude a levantar las sanciones internacionales contra Moscú -incluidas las de Washington- por la anexión de Crimea.

El Pentágono desconfía de las intenciones de Putin y los servicios de inteligencia directamente creen que Rusia es un enemigo que orquestó una campaña de ciberataques para desprestigiar a Hillary. Pero Trump se mueve con lógica propia. Escribió en Twitter que iba a Hamburgo a "defender los intereses de los norteamericanos" y aprovechó para atacar a la prensa, ese enemigo que comparte con Putin: "Los medios de las noticias falsas nunca me van a cubrir con rigor, pero a quién le importa".

La prioridad del viaje era para él la charla con su par ruso, con un foco central puesto en la crisis de Siria y el combate a Estado Islámico. Es una materia en la que los intereses de las dos potencias chocaron una y otra vez desde el cambio en la Casa Blanca.

Un saludo formal, sujeto a todo tipo de lecturas, inauguró el encuentro en Hamburgo
Un saludo formal, sujeto a todo tipo de lecturas, inauguró el encuentro en Hamburgo. Foto: Reuters / Carlos Barría

Al final de la cumbre, Tillerson anunció que habían alcanzado un pacto para un cese del fuego que entrará en vigor mañana en el sudoeste de Siria. Anteriores anuncios similares fueron violados de manera reiterada por el régimen de Bashar al-Assad, aliado de Putin.

Otro punto urgente que afecta a los dos presidentes es la tensión con Corea del Norte. El Kremlin se mantiene alineado con China, el mayor valedor que le queda al dictador Kim Jong-un. Esta semana, los dos gobiernos emitieron una nota conjunta en la que pedían tanto a Pyongyang como a Washington que tomaran medidas para desescalar la crisis. Trump, en cambio, les exige más firmeza para forzar a Kim a desistir de las amenazantes pruebas de misiles balísticos.

La reunión terminó como empezó: con sonrisas, palmadas en la espalda y promesas de seguir en contacto a pesar de las tormentas que siguen en el horizonte.

Liberan a un influyente líder opositor ruso

El principal opositor al Kremlin, Alexei Navalny, fue puesto en libertad luego de 25 días de arresto por haber organizado una gran manifestación contra la corrupción en Moscú, prohibida por las autoridades. El día anterior, la policía entró en los locales de campaña de Navalny, bloqueó el acceso y se llevó computadoras, carteles y panfletos.

Navalny quiere desafiar al presidente Vladimir Putin en las elecciones generales de 2018. Pero la Comisión Electoral rusa sostiene que no tiene derecho a ser candidato en base a una polémica sentencia judicial por presuntos hechos de corrupción.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas