Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Después de las sucesivas derrotas: el fuego de los Jaguares se avivó en su primer viaje a Australia

En la penúltima fecha, la franquicia argentina recuperó el ánimo con un éxito frente a Waratahs, importante con miras al Championship

Domingo 09 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Todos abrazan a Moroni tras su try, el último de los cinco que marcaron ayer los argentinos
Todos abrazan a Moroni tras su try, el último de los cinco que marcaron ayer los argentinos. Foto: AFP

La distancia es como el viento: puede extinguir la llama o la puede avivar. Así dice la canción. En Sydney, a 11.800km de Buenos Aires, los Jaguares se nutrieron de los aires del Pacífico y consiguieron ayer una notable victoria por 40-27 ante ­Waratahs, en el primer partido en su historia en Australia. Un triunfo estimulante que les permite a los jugadores argentinos recuperar la confianza y encender ese fuego interior que parecía haberse apagado de cara al compromiso más exigente del año: el Rugby Championship.

Al contrario de lo que fue la gira previa por Sudáfrica, el largo viaje parece haber hecho converger al grupo en pos de un objetivo. Aquella vez, los Jaguares perdieron los tres partidos y se empezó a apagar el fulgor del gran inicio de temporada. El equipo cayó en un pozo rugbístico y anímico y nunca más había podido tener el juego sólido, efectivo y vistoso a la vez de los primeros encuentros (cuatro victorias y una derrota) que auspiciaban un año positivo. Hasta ayer.

Ante un conjunto igualmente conflictuado (sumó su 10ª derrota) pero con jugadores de primerísimo nivel mundial (Folau, Foley, Hooper), los Jaguares cumplieron uno de sus mejores performances en sus dos años de existencia. Fueron punzantes con los forwards (la clave del éxito), desequilibrantes con los tres cuartos, agresivos en defensa, dominantes con el scrum y el maul y redujeron enormemente las pérdidas (sólo 11, cuando venían siendo más de 20).

Si hasta terminó siendo positivo el desconcierto que reinó entre el final del primer tiempo y el inicio del segundo, que incluyó dos amarillas casi simultáneas y dos tries en contra y la ventaja de 25-3 se redujo a un punto: los Jaguares se recompusieron rápidamente cuando volvieron a estar 15 contra 15 y como si nada hubiera pasado retomaron el control del partido y lo cerraron con gran autoridad: dos tries y mucha garra para defender el in-goal en la última pelota cuando la victoria estaba igualmente asegurada. Como para alimentar todavía más la confianza.

De eso se trata el Súper Rugby, en definitiva. Partidos de ida y vuelta, con resultado cambiante y muchos tries (ayer hubo cinco de los Jaguares contra tres de los locales). Mantener la concentración y la intensidad hasta el final es clave, y es donde más flaquearon los argentinos en estas primeras dos temporadas en la NBA del rugby. A eso se refiere en gran medida el entrenador Raúl Pérez cuando habla de qué torneo se le tiene que "hacer callo" al equipo. En el Allianz Stadium empezó a verse esa dureza que permite responder a la adversidad no con criterio antes que con caos.

Los Jaguares tenían en esta gira por Australia la última oportunidad para cerrar con dignidad una temporada que de cualquier manera estará por debajo de las expectativas, pero estos últimos dos partidos cobran significación para lo que resta del año, ya como Pumas: el Rugby Championship a partir de agosto, la gira por Europa en noviembre.

Con la camiseta anaranjada o con la celeste y blanca, la acumulación de derrotas empezó a hacer mella en el plantel (staff y jugadores) y el discurrir de este 2017 aparece como determinante para este proyecto que tiene como corolario el Mundial de Japón 2019. Tras cuatro victorias en los primeros cinco partidos, los Jaguares acumulaban siete derrotas en los siguientes ocho. Si no se corrige el rumbo hay alarma de cambio de timón, y volver a empezar (de nuevo) a dos años de la gran cita nunca puede ser lo más saludable. Partidos como el de ayer evidencian que estos jugadores pueden dar mucho más, y de allí la exigencia. Incluso pelear por un lugar en los playoffs, algo que quedó trunco en esa seguidilla nefasta.

Para resaltar, en una actuación global con muchos puntos altos, la levantada de algunos jugadores que no se venían desempeñando a la altura de sus capacidades, como Moroni, Sánchez y hasta Cordero en los pocos minutos que jugó; además de los que ya se venían destacando: De la Fuente, Matera, Orlando.

La victoria de ayer en Sydney es nada más que un paso camino a la recuperación. Porque se jugó muy bien y porque se ganó. Buenas actuaciones como las que los Pumas tuvieron en junio pasado ante Inglaterra sirven de poco en este contexto si no se rubrican con victorias. Ahora, hay que ratificarlo en el último partido de la temporada ante uno de los más débiles de la competencia como Rebels (suma un solo triunfo), el viernes en Melbourne. Y después sí, a focalizarse en el Rugby Championship.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas