Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El torneo de la URBA: esta vez, Pucará marcó la diferencia con los forwards

Club con tradición de formar tres cuartos, su pack dominó al del SIC, de poderoso scrum

Domingo 09 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Tomás Buckley, a punto de marcar su try
Tomás Buckley, a punto de marcar su try. Foto: Rodrigo Néspolo

Si hay algo que identifica a Pucará a través de su historia es su semillero de tres cuartos. La lista es interminable. Desde Marcelo Pascual, que con su palomita dio comienzo a la leyenda de los Pumas en 1965, hasta el promisorio Bautista Delguy, un chico con un potencial enorme que no llega a la decena de partidos en la Primera, pero que ya pasó por distintos seleccionados nacionales.

El poder de fuego de sus backs no es la excepción en este Pucará modelo 2017. De hecho, es su arma diferencial. Sin embargo, fueron sus forwards los protagonistas en la victoria ante San Isidro Club por 17 a 10, por la novena fecha del Top 12, que le permitió ubicarse como escolta del invicto CUBA.

En Boulogne, y frente a uno de los mejores packs de la URBA, los delanteros se hicieron fuertes en las formaciones y neutralizaron a su rival, que había llegado con cuatro victorias en fila incluyendo al campeón (Belgrano) y al finalista (Hindú) de la temporada pasada. "Los analizamos toda la semana", admitió Tulio Sosa, primera línea y capitán. Justamente fue un pilar, Federico Scarlato, el que adelantó al equipo con una corrida digna de un back. Sobre el cierre de la primera mitad, Germán Klubus sumó un penal que dejó el parcial 10-3.

Parecía todo controlado para Pucará. Más cuando encontró el segundo gracias al optimismo de Tomás Buckley, que recibió sin espacio y rompió tres marcas con velocidad y potencia. El equipo local movió el banco y arrinconó a los de Burzaco, que mostraban notorios síntomas de desgaste. Un try de pick and go, una amarilla en contra y un scrum en cinco yardas en la última jugada del partido en favor del SIC, club reconocido por tener la mejor escuela en esa formación, presagiaban el peor escenario. Pero los delanteros resistieron y terminaron forzando el penal que hizo respirar a Pucará.

"Teníamos que ganar esa batalla de forwards para que ellos no se hicieran fuertes. La clave fue la concentración durante los 80 minutos para no dejarlos avanzar", sostuvo el octavo Leandro Urriza, un referente. "Tenemos forwards que pueden ser tan protagonistas como los tres cuartos", confió a principio de temporada su entrenador, Gustavo Jorge. En la Zanja quedó de manifiesto.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas