Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Penas más graves por agredir a docentes y médicos

La Legislatura porteña buscará sancionar una modificación del Código Contravencional; ya tiene dictamen

Domingo 09 de julio de 2017
0
Penas más graves por agredir a docentes y médicos
Penas más graves por agredir a docentes y médicos. Foto: LA NACION / Fernando Font

A raíz de diversos hechos de violencia contra docentes y profesionales de la salud, la Legislatura porteña buscará sancionar una modificación a la ley 1472 del Código Contravencional, con el objetivo de elevar las penas contra padres que agredan a docentes y para quienes protagonicen hechos de violencia contra médicos.

Actualmente la ley prevé penas que van de uno a cinco días de trabajo de utilidad pública, multas que oscilan entre los $ 200 y $ 1000 o de uno a cinco días de arresto. El proyecto de ley, que ya obtuvo dictamen de comisión, prevé duplicar las penas cuando se hostigue verbal o físicamente, maltrate, intimide, pelee o agreda a un trabajador de la educación o de la salud, y cuando el hecho tenga lugar dentro del establecimiento donde se desempeña. La iniciativa podría debatirse en el recinto en las próximas semanas, después del receso invernal.

El secretario general de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (ADEMyS), Jorge Adaro, dijo que si bien no pueden cuantificar la cantidad de casos de agresiones a docentes que hubo en la ciudad, lo que sí es cierto es que hay un aumento de los casos que se denuncian.

"Ni nosotros ni el Gobierno tenemos estadísticas concretas, porque hay distintas maneras de resolverlo; muchas escuelas no difunden este tipo de situaciones o las direcciones tratan de resolverlas con bajo perfil. Pero como sindicato tuvimos que intervenir en el último mes en tres o cuatro escuelas donde hubo situaciones de violencia", dijo.

Adaro manifestó también que incluso tuvieron situaciones en escuelas de amenazas con armas y elementos contundentes. "La materialización de una ley no cambia la situación dado que los docentes están totalmente desprotegidos. Y una ley, más allá de la buena intención, no resuelve esa desprotección cotidiana", dijo.

Clodomiro Risau (Pro), presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura porteña, donde se aprobó el dictamen, afirmó: "Vemos la violencia que hay en la sociedad y estamos tratando de corregirla. La educación es fundamental para hacerlo. Mientras tanto tenemos que mostrarle a la sociedad cuál es el camino que hay que seguir y aquel que se niegue a aprender tendrá una sanción más grave".

Sin embargo, la secretaria de prensa de ADEMyS, Mariana Scayola, consideró que "es bastante contradictorio que se esté planteando cierta protección a los docentes mediante esta iniciativa, cuando es el propio Estado el que, durante los paros que hubo este año, salió a maltratar a los profesionales de la educación y a tratarlos de vagos".

"Todo esto también repercute y hace que las familias vayan enojadas a las escuelas", agregó Scayola.

Un fenómeno distinto

El del área de la salud es un caso completamente distinto: los casos fueron cuantificados y las cifras van mermando. Según informó la Asociación de Médicos Municipales (AMM), las agresiones contra el personal de la salud empezaron en el 2000, pero alcanzaron su punto máximo en el 2010 con 100 casos denunciados. No obstante, gracias a la implementación de una línea 0800 que le permite al personal hacer la denuncia y a la puesta en marcha del Protocolo General de Seguridad en los Hospitales, en el 2015 los casos denunciados fueron 40.

El presidente de AMM, Jorge Gilardi, dijo que pese a la baja de los casos de agresiones, cada vez se registra mayor agresividad en los hechos: han baleado una ambulancia, y corrido a médicos para pegarles. "Muchos justifican estos hechos diciendo que a veces las listas de espera son muy importantes o que faltan insumos. Pero las listas siempre fueron importantes y los insumos a veces están y otras no. Lo que nunca hubo fue una violencia social como la que estamos viviendo", dijo.

El abogado de AMM, Vadim Mischanchuk, explicó que hoy las agresiones físicas hacia un profesional de la salud son consideradas un accidente de trabajo por la Superintendencia de Riesgo del Trabajo. "Aunque se mantiene, disminuyó notablemente la agresión física. Pero no podemos decir lo mismo de las agresiones verbales, como los insultos y las amenazas", afirmó.

Miradas sobre una realidad violenta

Jorge Adaro

Secretario general de Ademys

"Como sindicato tuvimos que intervenir en el último mes en tres o cuatro escuelas donde hubo situaciones de violencia"

Clodomiro Risau

Legislador porteño (PRO)

"Tenemos que mostrarle a la sociedad cuál es el camino que hay que seguir, y aquel que se niegue a aprender tendrá una sanción más grave"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas