Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Consumo minimalista, o comprar menos y mejor para que dure más

Martes 11 de julio de 2017 • 00:29
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Un saco para salir, un jean para estar cómodo y zapatillas para ir a trabajar. Los roles pueden rotar y la conclusión sería siempre la misma: hoy todo sirve para (casi) todo. Con el precio de la ropa más allá de lo lógico y lo imaginable (calzas de 13 mil pesos, impermeables a 26 mil, por citar los extremos más ridículos) la oferta y la demanda parecen haberse puesto de acuerdo en que es necesario que cada compra rinda al máximo y cumpla más de una función. "Las ventas bajaron, está todo demasiado tranquilo, y la gente compra básicos que vayan con todo y sirvan para cualquier ocasión", confían en voz baja desde una marca que prefiere mantener la imagen y no asumir en público lo que en las calles se grita: todo está carísimo.

La ropa multifunción es tendencia porque se cumplen varias condiciones. Primero, las marcas notaron que lo minimalista les rinde mejor que lo estridente: la paleta de gris-negro-blanco-rojo-azul se vende mucho mejor que la de las estampas y colores llamativos, que todavía están para dar un toque, pero en los accesorios. Segundo, los compradores que siguen comprando, un poco porque necesitan y un poco porque la ilusión de la promoción bancaria sigue surtiendo efecto; pero ya no en cantidad, sino más atentos a la calidad: lo que se busca es que la prenda sea buena y dure, y por ese lado amortizar el gasto actual en la ausencia de compras futuras. Tercero, algo que dejó de ser tendencia para ser un terreno ganado: las zapatillas ya no son sinónimo de informalidad, ni el jean es una prenda dura e incómoda ni el traje queda relegado sólo al ámbito laboral.

Con esas premisas, Levi's trajo al país su línea Commuter, que no es otra cosa que prendas de jean adaptadas para la vida urbana, especialmente para los ciclistas. Realizadas con telas que repelen el agua y que se estiran mejor sin perder su forma, con costuras reforzadas, bandas reflectivas y con tecnologías que permiten controlar mejor el calor o el frío, los Commuter pretenden resolver la cuestión de la comodidad y el pedaleo, sin perder estilo ni durabilidad.

Converse, marca que sabe de multifuncionalidad y de combinar estilos (basta fijarse cuántos combinan corbata con All Stars) importó su línea Essentials, básicos completamente lisos en gris, negro, rojo, verde y blanco. La clave está en los materiales usados y en la construcción de la prenda, superiores al promedio y que no sólo prometen mayor durabilidad y mejor fit, sino que también -aseguran- mejoran con el tiempo y nunca pierden su forma.

"La crisis económica provocó que, aquellos que tenemos acceso a comprar, tengamos que hacerlo en un modo multiple choice", explica Claudio Zafarani, de Garçón García. "Más allá de cualquier tendencia, la crisis hace que un sobretodo o un tapado pueda servir para usar arriba de un traje, o un sweater o una camisa o una remera, y puede ir con zapatillas, porque las zapatillas ya son un calzado que va más allá del deporte, que le sacó mucha ventaja al zapato", agrega. Hoy, por cada par de zapatos, se venden 4 o 5 de zapatillas, y todo lo que sea para abrigar -sea campera, tapado, saco o sweater- se combina según convenga, "pero sin perder la elegancia", finaliza.

"Hay dos factores claves que apoyan al consumo minimalista", dicen desde Adidas Argentina. "Por un lado la vuelta a lo clásico y atemporal en una paleta de colores plena y muy simple, y por otro lado el concepto de "compra inteligente", que está cada vez más metido dentro de la cabeza de los consumidores llevándolos a comprar ítems más funcionales, de calidad y con estilo al mismo tiempo", resaltan. La marca alemana apoya esta tendencia con sus líneas SBYO y Stan Smith -hechas con materiales premium, simples y atemporales- pero no piensa que el futuro esté sólo en los básicos. "No creemos que vayamos camino a vestirnos plenamente con básicos, pero sí a tener cada vez más opciones a partir de esos básicos: por ejemplo, hay ediciones de Stan Smith diseñadas en colaboración con la gente de Farm, la firma brasilera reconocida por el desarrollo de estampas, que abren el abanico en cuanto a la propuesta", explican.

Las mayores facilidades para viajar y comprar en el exterior y el mayor acceso a la información relacionada con qué se usa y qué no, son también factores que entran en la ecuación. Uniqlo, H&M y Forever 21 son marcas de básicos y muy populares entre los argentinos, aún sin estar instaladas en el país. Y tanto Converse como Adidas y Levi's refuerzan ese concepto: "Hace algunos años, había una diferencia muy grande entre la propuesta de Originals de afuera y la local", dicen desde la marca de las tres tiras. "Hoy en día eso cambio, se pueden conseguir en Argentina las líneas más tradicionales, como también los lanzamientos más recientes y hasta ediciones limitadas o de culto". Se le puede hablar de consumo minimalista o inteligente, de crisis y de globalización; pero todo lleva a pensar en una cosa: cuando se compra, se compra mejor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas