Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aguirre y el sentido común para salir de más de una situación compleja

LA NACION
SEGUIR
Claudio Mauri
Martes 11 de julio de 2017
0

San Lorenzo no es diferente a la mayoría de los clubes argentinos, en el sentido de que no eligen directores técnicos en función de una determinada línea de juego sostenida en el tiempo. Así, pasó de Edgardo Bauza a Pablo Guede, que tienen visiones casi opuestas sobre la manera de plantear un partido. Los jugadores se adaptaron a dos libretos tan disímiles -por lo bajo, algunos sentían nostalgia por el método del Patón- para alcanzar el éxito, más allá de que no sean equiparables: la Copa Libertadores, con una campaña de Bauza para el infarto, y la Supercopa Argentina, trofeo menor realzado por la paliza del 4-0 que el ambicioso equipo de Guede le dio a Boca.

Detrás del inesperado portazo que dio Guede, sin obviar que la final perdida por 4-0 ante Lanús podía llevar a algún tipo de replanteo, llegó el uruguayo Diego Aguirre para hacer su primera experiencia en la Argentina. En un fútbol del cual admira su competitividad y condena su histeria, de la que toma distancia con una calma y autocontrol que no resigna ni aún en las circunstancias más apremiantes. Bienvenida su contribución a que todo sea más civilizado.

Foto: Archivo

El conductor charrúa, en cuanto al estilo de juego, es un punto intermedio entre Bauza y Guede. Un administrador de la famosa manta corta. A veces la estira un poco más hacia arriba y se destapa (no mucho), y en otras ocasiones la repliega para cubrirse. Cuesta encasillar a su San Lorenzo en un perfil. Quizá por esta indefinición es que tanto el equipo como el propio Aguirre han atravesado por momentos pendulares, de optimismo y decepción, de rendimientos que ilusionaban y otros que desconcertaban. El hincha lo tiene bajo observación.

En el torneo local, terminó 2016 insinuando que iba a luchar por el título. Un mal comienzo de año lo llevó a rebajar las expectativas, a fijarse como objetivo la clasificación para la Copa Libertadores 2018, algo que no logró y no deja de medirse como una frustración.

Y en la actual Copa Libertadores, Aguirre estuvo dos veces en la cornisa, al borde de la eliminación, a expensas de resultados que, inevitablemente, le hubieran costado el puesto. La primera vez lo salvó el pibe Cristian Barrios cuando faltaban cinco minutos, con un cabezazo para el 2-1 ante Universidad Católica. Y la segunda fue en el agónico 2-1 sobre Flamengo, con el gol de Belluschi, en un final en el que Barrios volvió a demostrar que es un bomba de energía.

En el compacto y potente delantero de 19 años se encuentra uno de los rasgos de la gestión de Aguirre. Dio paso a los juveniles, a la promoción que quedó más en promesas que en hechos con Bauza y Guede.

Es cierto que Aguirre estuvo obligado por las circunstancias. Que las partidas de Mas, Blanco y Cauteruccio abrieron huecos que lo obligaron a mirar abajo. Y no le falló el ojo con el lateral Rojas, con el volante Merlini (su mayor acierto) y los atacantes Barrios, Ávila y Conechny.

Tomó decisiones fuertes con las suplencias de Romagnoli, Mercier, Torrico y Bergessio. Siempre hay un riesgo de conspiración cuando tantos referentes juntos tienen más minutos libres que de cancha. A eso también sobrevivió Aguirre, que renovó contrato y salió de más de un brete guiado por su sentido común.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas