Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Polémica en Mendoza: investigarán al cura que pidió "levantarse en armas" contra la educación sexual

El Ministerio Publico Fiscal le inicio una causa de oficio por incitación a la violencia al sacerdote Jorge "Pato" Gómez

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 10 de julio de 2017 • 20:43
El sacerdote Jorge "Pato" Gómez
El sacerdote Jorge "Pato" Gómez.

MENDOZA.- Ingresó en terreno judicial la polémica por las sorprendentes declaraciones de un cura mendocino contra la educación sexual. Desde los tribunales provinciales informaron a LA NACION que el religioso quedó bajo una investigación que se inició de oficio por "incitación a la violencia".

El sacerdote Jorge "Pato" Gómez volvió a quedar en el ojo de la tormenta este domingo por sus dichos durante el acto por el Día de la Independencia donde pidió "levantarse en armas" por la "ofensa a Dios" que representa la manera en que se imparten los conocimientos sobre sexualidad y salud reproductiva a los estudiantes mendocinos.

"Todos los secundarios de nuestras escuelas estuvieron allí, poniéndole a un pene de madera a un preservativo. ¿Eso es educación sexual? Eso es una ofensa a Dios. Y tenemos que levantarnos en armas para defender a nuestras familias", lanzó el cura, enojado por las jornadas de educación sexual que se realizaron la semana pasada en la comuna. Ante estos dichos, la Justicia decidió intervenir de oficio, por lo que se espera que la causa avance en los próximos días.

"Debido a las declaraciones formuladas por el sacerdote de Malargüe, el Ministerio Público Fiscal inició una causa de oficio por incitación a la violencia", indicaron desde sede judicial, por lo que la tarea investigativa quedará en manos del Juzgado de Instrucción, a pedido del fiscal Norberto Jamsech. Mientras, la controversia y las voces de repudio comenzaron a crecer con el correr de las horas, aunque desde el Arzobispado no se han expedido al respecto.

Una de las voces que más rechazó los dichos del cura es la ministra de Salud de Mendoza, Claudia Najul, quien defendió la Ley Nacional de Educación Sexual N° 26.150 y el programa de salud reproductiva local. "El programa entiende la educación sexual como una cuestión de salud pública, porque sus acciones son trascendentales para reducir los índices de embarazo en la adolescencia, evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual y empoderar a los jóvenes para que sean sujetos de derecho en la letra y en el ejercicio de los mismos", expresó la funcionaria, y agregó: "Nadie que profese genuinamente la fe puede enaltecer la violencia; la aceptación de lo diferente y el respeto de la ley son parte esencial de la cultura y la convivencia democrática".

En tanto, a la espera de la postura del Arzobispado de Mendoza, desde la curia del sur provincial, salieron a contrarrestar los dichos del cura "Pato", a quien prometen "llamarle la atención", aunque cuando llegue de las vacaciones que se tomó desde esta semana. José Antonio Álvarez, vocero eclesiástico, admitió que se trató de "una expresión desafortunada, movida por el enojo, ante una situación que él cree mala y dañina y que es, según él, contraria a la doctrina de la Iglesia". Por su parte, el religioso quiso dejar en claro la postura de la Iglesia ante la enseñanza oficial de salud reproductiva. "No hay que limitarse a algo liviano para impedir embarazos adolescentes y evitar enfermedades de trasmisión sexual. Eso no es toda la sexualidad. Nosotros hablamos de educación para el amor, que es mucho más grande; la compleja identidad del hombre debe ser atendida con cuidado, donde la sexualidad es un instrumento maravilloso de la mano de Dios, que nos ama, y que debe usarse para algo mucho más grande, más importante como es la integridad del hombre".

Te puede interesar