Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Miss Universo, la llave de la familia para abrir las puertas del Kremlin

El concurso organizado en Moscú aceitó las relaciones del magnate con allegados a Putin

SEGUIR
The New York Times
Martes 11 de julio de 2017
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2013, cuando era dueño del concurso Miss Universo
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2013, cuando era dueño del concurso Miss Universo. Foto: Archivo / AFP
0

NUEVA YORK.- Durante el verano boreal de 2013, Donald J. Trump se refirió a la posibilidad de cruzarse con el presidente ruso Vladimir V. Putin durante el concurso de Miss Universo a realizarse en Moscú. "¿Y si después de conocernos se convierte en mi nuevo mejor amigo?", tuiteó Trump entonces.

Putin no asistió, pero el concurso puso en contacto a la familia Trump con otras personas relacionadas con el Kremlin.

El domingo pasado, el diario The New York Times informó que durante la campaña electoral de 2016, el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., se había reunido con un abogado vinculado al Kremlin, después de que le prometieran entregarle información perjudicial para Hillary Clinton. De ese encuentro también participaron el jefe de campaña de Trump, Paul J. Manafort, y el yerno del presidente, Jared Kushner.

Trump Jr. emitió un comunicado en el que asegura que aceptó esa reunión a pedido de un conocido que trabajaba para el concurso.

Ese conocido era Rob Goldstone, ex periodista de tabloides británicos y presidente de la empresa de marketing Oui 2 Entertainment, que trabajaba para el concurso Miss Universo. Goldstone le dijo al diario The Washington Post que había coordinado la reunión del 9 de junio de 2016 con el hijo de Trump en nombre de un cliente, y que él estuvo presente junto a su abogada, Natalia Veselnitskaya. El lunes, Goldstone identificó a su cliente como Emin Agalarov, una estrella del pop en Rusia.

Goldstone ha trabajado para Agalarov, que junto a su padre tiene una empresa de importantes desarrollos inmobiliarios en Rusia. El presidente Trump, que por entonces era dueño del concurso Miss Universo, eligió a los Agalarov como anfitriones de la edición 2013 del concurso en Moscú, y también ha conversado con ellos la posibilidad de un emprendimiento conjunto para construir una torre en Moscú. Trump también aparece en uno de los clips de video de Emin, donde se ven imágenes de concursos de belleza.

El concurso puso en contacto a Trump con personas influyentes de Rusia. "Lo llamo mi fin de semana moscovita", dijo Trump entonces, pocos meses después de haber anunciado su candidatura a presidente. Y agregó: "Estuve con gente del más alto nivel. No puedo decir más, pero les aseguro que estuve con personas del más alto nivel, y el vínculo fue extraordinario".

Los Agalarov parecen tener una buena relación con Putin. Poco antes del concurso de Miss Universo, Putin le otorgó al padre, Aras Agalarov, la Orden de Honor, una de las condecoraciones civiles más importantes en Rusia.

Lo ocurrido en aquel concurso de Miss Universo es tema de intrigas desde hace meses, debido a la investigación del FBI sobre la interferencia del Kremlin en las elecciones presidenciales y sobre la posibilidad de que la campaña de Trump hubiese actuado en complicidad con funcionarios rusos, una acusación que el presidente y sus aliados han negado.

Donald Trump Jr. expresó en su comunicado del domingo que en aquella reunión de junio de 2016 con Veselnitskaya en la Torre Trump de Nueva York, la abogada no suministró ninguna información de valor sobre Hillary Clinton. Trump Jr. dijo que la conversación giró en torno de la adopción de niños rusos y a una ley de Estados Unidos llamada Magnitsky, que establece una lista negra de sospechosos de cometer abusos contra los derechos humanos en Rusia.

"Obviamente soy la primera persona de una campaña que se reúne para recibir información sobre un adversario... La cosa no iba para ningún lado, pero yo tenía que escuchar", manifestó por Twitter.

Durante casi tres décadas, Trump buscó hacer negocios en Rusia, pero con poco éxito hasta que llevó el concurso de Miss Universo a Moscú.

En 2008, durante una conferencia sobre mercado inmobiliario en Manhattan, Trump Jr. dijo que había estado en Rusia una media docena de veces en los últimos 18 meses. "La verdad es que prefiero Moscú por encima de cualquier otra ciudad", dijo entonces.

Pero reconoció que el mercado ruso era todo un desafío, "donde uno siempre se pregunta si recuperará su dinero o si puede confiar en la persona que tiene adelante".

Sin embargo, durante aquel fin de semana de Miss Universo, los Trump siguieron sentando las bases para hacer negocios en Moscú. Durante esa visita, los Agalarov y Herman Gref -ex ministro de Economía ruso y actual CEO del banco estatal Sberbank PJSC- fueron anfitriones de una cena en honor a Trump la noche del concurso.

Phil Ruffin, socio de Trump, que también viajó para asistir al concurso de belleza, dice haber cenado con Donald Trump y con los Agalarov en el hotel Ritz-Carlton de Moscú.

En aquel momento y vía Twitter, Trump les agradeció a los Agalarov por su hospitalidad.

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas