Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Tour de France se transformó en una caravana de heridos

Huesos rotos, golpes y caídas aumentan con cada etapa y las críticas van en aumento

Martes 11 de julio de 2017
0
La atención en pista es una constante durante este Tour
La atención en pista es una constante durante este Tour. Foto: AFP

PÉRIGUEUX.- Huesos rotos, contusiones y mucha sangre derramada en el asfalto: la edición 104 del Tour de France está mostrando un costado brutal y las críticas hacia los organizadores van en aumento. La escalofriante caída del australiano Richie Porte en el descenso hacia Chambéry cuando circulaba a casi 80 kilómetros por hora marcó uno de los puntos más polémicos por los numerosos y peligrosos golpes que han sufrido varios de los protagonistas del Tour.

Que el australiano, uno de los favoritos a la victoria, se haya despertado en Centro Hospitalario Saboya en Chambéry con "sólo" una fractura de pelvis y de clavícula califica casi como milagro.

"Todavía siento dolor, pero me siento mucho mejor", afirmó Porte desde la cama del hospital. "He visto el accidente y debo decir que tuve la suerte de haber escapado con estas lesiones", reconoció el australiano. Sus declaraciones coinciden con las del médico del Tour, Florence Pommery, una de las primeras personas que tomó contacto con Porte después del accidente. "Las lesiones fueron menos dramáticas de lo que habíamos temido", admitió el médico.

"Estaba muy resbaladizo. Creo que los organizadores consiguieron lo que querían", se quejó el irlandés Daniel Martin de las autoridades del Tour. Martin se vio involucrado en la caída de Porte, al que no pudo esquivar con su bicicleta y lo terminó arrollando.

"Si los organizadores pensaran un poco en la salud de los ciclistas, es posible que se pudieran evitar este tipo de accidentes", señaló, por su parte, el alemán Tony Martin.

En la edición de este año del Giro d'Italia, los organizadores pretendieron entregar un premio para el mejor corredor en descenso, pero sólo después de las críticas del pelotón desistieron de hacerlo.

Ante las exigencias de los equipos y la presión por recortar segundos en la clasificación, los ciclistas desafían todos los límites. En el descenso del Mont du Chat, el francés Romain Bardet completó los 13,3 kilómetros a un promedio de 61,2 kilómetros por hora. Llegó intacto a la meta, pero otros colegas no tuvieron esa fortuna.

El británico, Geraint Thomas, escolta hasta el domingo, se cayó en la bajada del Col de la Biche junto a otros ciclistas y abandonó la carrera con una fractura de clavícula.

"Tal vez el estilo de conducción haya cambiado", aceptó el alemán John Degenkolb durante la primera jornada de descanso en Périgueux. "Hace diez años, un descenso no podría haber sido atacado de esta forma", añadió el sprinter.

Su colega Marcel Kittel brindó un diagnóstico más alarmante. "No hay otro deporte en el que el balance entre la vida y la muerte se dé de esta manera", expresó el alemán, ganador de tres etapas en la actual edición. "En el Tour se viaja a menudo más rápido de lo que se piensa. Una mala frenada y se acabó", completó Kittel.

Desde el trágico accidente del italiano Fabio Casartelli en 1995, el Tour no tuvo que lamentar ninguna víctima mortal.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas