Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un juez federal sobrevoló campos de Chaco y Santa Fe para detectar pistas clandestinas

Aldo Alurralde realizó la inspección por el aumento de casos de "bombardeo" de droga

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 11 de julio de 2017
0

ROSARIO.- "Lo que se está observando con mayor frecuencia son los llamados «bombardeos» de marihuana y cocaína desde avionetas que provienen de países limítrofes, y que hacen vuelos rasantes para arrojar la droga en determinados lugares", afirmó el juez federal Aldo Alurralde, que el viernes sobrevoló en un helicóptero de la Gendarmería parte de Chaco y el norte de Santa Fe en busca de pistas clandestinas destinadas al aterrizaje de aviones que transportan estupefacientes.

No es frecuente que un magistrado realice ese tipo de tareas de campo. Alurralde es juez federal de Reconquista, en el norte de Santa Fe, y también subroga el juzgado de Roque Sáenz Peña, Chaco, una zona caliente del narcotráfico por su cercanía con Paraguay. Decidió realizar el sobrevuelo en busca de pistas ilegales y para ver cómo funciona la logística de los vuelos narcos.

El magistrado no quiso revelar si detectaron pistas de aterrizaje clandestinas que se usan para que aterricen las aeronaves. "Cuando uno se refiere a pistas clandestinas tiene que saber que muchas de ellas son simples caminos rurales o terrenos despejados que se encuentran al lado de un monte", apuntó Alurralde.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación manejan la hipótesis de que los vuelos de avionetas que transportan marihuana y cocaína se incrementaron durante los últimos meses como consecuencia de los controles más estrictos en las rutas terrestres y en la Hidrovía. En el primer cuatrimestre del año fueron detectados unos 200 vuelos ilegales.

Esta metodología de transporte de droga es ocho veces más cara que si las cargas se trasladan por ruta o a través de embarcaciones en el río, y además requiere de una logística mucho más sofisticada, remarcaron en esa dependencia.

El juez Alurralde dijo ayer a LA NACION: "Lo que se ve últimamente con mayor frecuencia no es el aterrizaje de avionetas, sino el llamado «bombardeo» de droga, que es más difícil de detectar".

El Centro de Operaciones Aeroespaciales (COAE), que depende de la Fuerza Aérea y está en la localidad bonaerense de Merlo, detectó el martes pasado la avioneta que arrojó paquetes con cocaína en un campo de Los Pirpintos, a casi 400 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. Dos hombres esperaban con una camioneta la "caída" de los bultos, que acopiaban en un galpón donde se detectaron más de 1800 kilos de cocaína.

La droga fue secuestrada y los dos peones fueron detenidos e indagados el viernes pasado. Como publicó ayer LA NACION, la investigación sigue y la Justicia sospecha que el cargamento podría haber pertenecido a Delfín Castedo, "el dueño de la frontera", que está preso en la cárcel de General Güemes, Salta, acusado de lavado de dinero y procesado por el homicidio de la productora rural Liliana Ledesma.

Alurralde analizó que esta metodología de "bombardeo" de droga en campos alejados de los centros "es menos riesgosa para los narcotraficantes, porque no aterrizan, sino que coordinan un lugar de entrega, que se marca en un GPS, y se arroja el estupefaciente con un vuelo rasante". Agregó: "En sólo unos minutos la gente que recoge el estupefaciente puede salir a una ruta o acopiarlo en algún sitio cercano".

El magistrado afirmó que lo que se observa en las investigaciones judiciales es que operan organizaciones mixtas. Los vuelos desde Paraguay duran menos de una hora. La entrega por aire, con esta metodología de "bombardeo", la hacen bandas paraguayas cuya única misión es arrojar la carga de droga, que después una organización local se encarga de distribuir.

En julio del año pasado, unos 400 kilos de marihuana fueron hallados en un campo entrerriano luego de que fueran arrojados desde una avioneta en un terreno cercano a la ciudad de Concordia.

Un baquiano vio cómo una avioneta Cessna hacía un vuelo a baja altura, en la zona de Puerto Yeruá, y le fue a avisar al dueño del campo lo que estaba sucediendo. El propietario del predio encontró a dos hombres que estaban recolectando la droga en un Peugeot 307; fueron detenidos por la policía.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas