Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Regatas Corrientes-San Lorenzo, final de la Liga: volvió Paolo Quinteros y la serie vuelve a estar viva

El equipo de Gabriel Picatto se impuso por 78 a 62 y ahora pierde por 2 a 1 en la definición, que deberá volver a Buenos Aires, al menos para un quinto juego

SEGUIR
LA NACION
Martes 11 de julio de 2017 • 00:25
  |  
RegatasRegatas

-

P
San LorenzoSan Lorenzo

-

P

0
Pablo Espinoza busca una línea de pase ante la marca de Marcos Mata
Pablo Espinoza busca una línea de pase ante la marca de Marcos Mata. Foto: Télam

CORRIENTES.- De repente, otra serie comenzó. Una más pareja y más atractiva, pero también más picante. Y ahí el río Paraná como espectador de lujo de un duelo que le dio vida al equipo local, que explotó el Estadio de los Sueños, en el Parque Mitre. El tercer partido de la definición de la Liga Nacional fue el más competitivo de todos los jugados hasta ahora y permitió la recuperación de Regatas Corrientes, que le ganó por 78 a 62 a San Lorenzo y se acercó en la serie final que ahora pierde por 2 a 1.

El clima de tensión en el encuentro, con un equipo correntino más dedicado en defensa, fue en aumento y se trasladó incluso fuera de la cancha. Según informaron allegados a los equipos, en el camino a los vestuarios hubo un intercambio de palabras que terminó con una pelea. Selem Safar tardó más de la cuenta en volver para el segundo tiempo. Mientras su equipo estaba jugando, él seguía en el vestuario. Luego apareció con un apósito en el mentón. Fabián Ramírez Barrios habría sido el otro involucrado en el incidente.

Antes de comenzar la segunda mitad, el árbitro Daniel Rodrigo reunión a los entrenadores Gabriel Picatto y Julio Lamas. "Fue una charla precautoria. Apenas finalizó el primer tiempo hubo algo cerca de los vestuarios. No hay imágenes, así que no podemos hacer nada. Pero les pedimos a los entrenadores que si pasó algo ahí, no lo trasladen al campo de juego", dijo el juez.

El encuentro pasó por varios estados durante la noche. El conjunto correntino recuperó a su perímetro titular, la columna vertebral de su sistema ofensivo. Donald Sims, que volvió de los Estados Unidos tras su casamiento, y Paolo Quinteros, que mejoró de una fascitis plantar, le dieron otra fisonomía al ataque del equipo de Gabriel Picatto.

El primer cuarto fue emotivo, con goleo alto y defensas poco aplicadas. Y allí, Quinteros, de 38 años, hizo pesar toda su experiencia y metió 15 puntos. Fue él quien generó una brecha en el marcador y puso a Regatas en control. Con esa ventaja, en el segundo parcial, el local endureció las marcas y le cerró los caminos ofensivos a San Lorenzo.

La reacción del Ciclón en el tercer cuarto fue insuficiente. El local se apoyó en Chevon Troutman (15 puntos), Fernando Martina (14) y Pablo Espinoza (5 tantos y 16 rebotes). El Ciclón, que tuvo a Gabriel Deck como goleador, con 22 puntos, sufrió por la falta de aportes ofensivos desde el banco. Apenas cuatro puntos llegaron desde manos suplentes (3 de Mathias Calfani y 1 de Matías Sandes).

La serie parece renacer, aunque Paolo Quinteros no está completamente recuperado. En el segundo tiempo ni siquiera pudo entrar en acción. Se sacó la zapatilla derecha y se tocó permanentemente la planta del pie y se lo advirtió muy contrariado. Su presencia será clave para el cuarto episodio de este duelo, que se jugará este miércoles a las 22. Sin él, las posibilidades de su equipo se recortan. Como sea, la final se aseguró su regreso a Buenos Aires para un quinto encuentro.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas