Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El estremecedor relato de una joven que sufrió agresiones de un cantante chileno

La historia de Valentina Henríquez Albornoz se viralizó en poco tiempo y ya fue compartida más de 200 mil veces

Martes 11 de julio de 2017 • 12:20

"Hace mucho tiempo vengo callando una situación que está presente en mi vida, pero se hizo muy reiterativo. Voy a narrar algunas de las escenas que viví al lado de él y pido disculpas porque tendré que citarlo y usar un lenguaje obsceno. No quiero formar parte de la lista de mujeres que han sido víctimas de femicidio y creo que si no hubiera reaccionado a tiempo, yo sí podría ser una, sobre todo ayer", así relata Valentina Henríquez Albornoz, una joven chilena que vivió el terror de la violencia de género al lado del cantante Camilo Castaldi, más conocido como Tea-Time.

La historia de Valentina se asemeja y no difiere mucho de lo que sufren numerosas mujeres en todo el mundo. Pero su relato estremece. Los detalles de esos meses al lado de Castaldi son escalofriantes. "Voy a narrar algunas de las escenas que viví al lado de él y pido disculpas porque tendré que citarlo y usar un lenguaje obsceno, para ser clara", anticipa Albornoz antes de detallar las vivencias.

"A mediados del tercer mes de nuestro pololeo (noviazgo) comenzó a golpearme, hay fotos del matrimonio de mi hermana (en marzo del 2016) en donde aparezco con moretones en mis brazos y piernas producto de sus golpes o cuando me tiraba al suelo", detalla en su relato Valentina, y acompaña las palabras con las fotos de sus lesiones y marcas.

Difícil de creer, esas quizás sean las palabras mas suaves en el relato de Valentina. Golpes de puño, patadas, empujones, cabezazos y hasta agresiones con micrófonos. Todo entraba en el rango de ataques de Castaldi. "Pensaba que iba a morir, me pegaba en la mandíbula muy fuerte porque yo lloraba y me decía «cállate perra». En enero, luego de una madrugada donde se drogó, por discusiones ridículas me pegó con un micrófono antiguo muy grande y pesado como un batazo en mi pierna derecha, el dolor fue inmediato y tremendo, me hizo una contusión y no podía caminar".

Pese a las agresiones constantes, Albornoz seguía enamorada, creía en los perdones de Castaldi y quería ayudarlo a cambiar. "Yo la verdad aparte de haber estado enamorada en el comienzo sentía mucha compasión por él y ganas de ayudarlo a dejar su adicción a la cocaína, por eso no lo dejaba, él me decía que lo ayudaba", explica la joven chilena.

El extenso relato de Valentina se viralizó en poco tiempo. Al momento su historia ya fue compartida más de 200 mil veces y tiene 155 mil me gusta. La joven chilena ya radicó la denuncia pero por el momento el cantante solo tiene una medida cautelar y una orden de restricción de 200 metros.

"Exijo justicia, no es posible que un maltrato como el que he sufrido yo quede impune, no quiero que caiga otra incauta en su palabrería para terminar igual que yo, es por este motivo que hago pública mi historia, dejando de lado la vergüenza, la humillación. Así como hoy yo soy capaz de sacar la voz y denunciar los abusos físicos y psicológicos en mi contra, espero que otras mujeres que sufren lo mismo que yo, venzan el miedo y tomen las riendas de su propia vida. #NiUnaMenos", de esa manera cerró su historia Valentina y alienta a otra mujeres a que denuncien cualquier violencia que sufran.

En esta nota:
Te puede interesar