Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Seamos un árbol": la iniciativa que quiere convertir los cementerios en bosques

El objetivo de este servicio fúnebre es cambiar el paradigma para colaborar con el medio ambiente

Miércoles 12 de julio de 2017 • 17:03
SEGUIR
LA NACION
0
El servicio fúnebre quiere convertir los cementerios en bosques
El servicio fúnebre quiere convertir los cementerios en bosques. Foto: Seamos un árbol

"Imagino que los cementerios serán bosques, pulmones urbanos de recreación e introspección, llenos de vida. Me imagino a la gente entrando a los bosques, sentados, caminando, mirando hacia arriba, contemplando la sensibilidad de los árboles para con el mundo. Apreciando los colores, los aromas, los sonidos, la vida".

Quien habla es Jorge Belsolla Ferrer, fundador de la iniciativa "Seamos un árbol", un servicio fúnebre que tiene como objetivo convertir los cementerios tradicionales en "bosques urbanos". Ya vendieron 420 servicios. Es decir: ya plantaron 420 árboles.

Ferrer trabaja en un cementerio privado y además estudió agronomía. "Siempre me apasionaron los árboles", le cuenta a LA NACION. "Los árboles son los seres vivos más antiguos que habitan en la tierra, muchos están desde antes de que yo nazca y seguirán estando después de que yo me vaya. Yo quiero ser un árbol cuando me muera. Así surgió la idea", dice.

La empresa trabaja, por el momento, con dos "bosques urbanos". Uno en el cementerio privado Parque del Buen Retiro, ubicado al oeste de la ciudad de Buenos Aires, entre Pilar y Moreno, en el cruce de las rutas 24 (ex 197) y 25. El otro queda en Buruyacú, provincia de Tucumán.

El servicio

cerrar

"Seamos un árbol" tiene un número 0800 a través del cual un especialista asesora al cliente en todos los aspectos del servicio: coordina para recoger al fallecido, realiza los trámites correspondientes, coordina el traslado al crematorio y el traslado de las cenizas al "bosque". Allí, la familia puede ser protagonista, si lo desea, del plantado.

"El servicio sale lo mismo que un servicio fúnebre tradicional. Además, no tiene costo de manutención", explica una vocera a LA NACION.

Al momento, la empresa realizó plantaciones de cinco especies de árboles: aguaribay, ibirá pitá, jacarandá, álamo criollo y ginko biloba.

"Creo que los cementerios actuales están estancados. Su apariencia y estado de mantenimiento, ambas cosas muy importantes para encontrar paz y armonía, generan malas sensaciones. La gente visita cada vez menos los cementerios, lugares donde no encuentra lo necesario para realizar introspección, recordar", dice Ferrer.

"Los cementerios necesitan evolucionar, convertirse en lugares que inspiran sensaciones, que generan impulsos, como cementerios bosques llenos de vida", agrega.

Objetivo ecológico

El servicio fúnebre cuenta por le momento con dos cementerios bosques
El servicio fúnebre cuenta por le momento con dos cementerios bosques. Foto: Seamos un árbol

La iniciativa tiene, además, un objetivo ecológico. "Los bosques están desapareciendo. Plantando un árbol estamos colaborando con el medio ambiente. Si cada persona elige ser un árbol, podemos revertir el problema, reemplazando las antiguas lapidas por majestuosos arboles", explica un video promocional de la empresa.

Es que, para Ferrer, plantar un árbol puede generar una transformación en la manera en que las personas se vinculan con el medio ambiente. "¿Puede una persona que plantó un árbol y lo vio crecer ser indiferente con el cuidado del medio ambiente? Espero, con esta iniciativa, no sólo mejorar las ceremonias de despedidas, sino que acerque a las personas a la naturaleza y logre generar conciencia sobre el cuidado y la importancia del medio ambiente", explica.

"El hecho de que la despedida sea la acción de plantar un árbol, de ensuciarse las manos, de tratar con delicadeza a otro ser vivo, regarlo, acariciarlo, es completamente transformador: uno despide una vida generando una nueva. Es paradójico, porque la vida y la muerte son opuestas. Pero cada cosa necesita de su opuesto para ser", detalla. Y añade: "Esta es la razón por la que me parece tan oportuno que, llegado el momento final de una vida, nos despidamos plantando un árbol. Sería entonces, cada vida, el motor de otra vida. Así, la vida y la muerte se estarían autoalimentando constantemente, tal como funciona en la naturaleza".

El logo de Seamos un árbol
El logo de Seamos un árbol. Foto: Seamos un árbol
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas