Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nicolás De La Cruz, el juvenil uruguayo que seguiría los pasos de un hermano en River

Volante creativo, es hijo de Nelly, mamá también de Carlos Sánchez, y a los 20 años podría llegar a préstamo desde Europa

Miércoles 12 de julio de 2017
Con la Celeste, De la Cruz fue campeón sudamericano juvenil y cuarto en el Mundial
Con la Celeste, De la Cruz fue campeón sudamericano juvenil y cuarto en el Mundial. Foto: AP
0

Nicolás De La Cruz tenía tres años cuando pateó su primera pelota. Allá por el año 2000 empezó a moldear su futuro en el club Cohami Baby Futbol (le debe su nombre a una Cooperativa de Viviendas), una institución que funciona hace más de 30 años en Montevideo y de la que es vicepresidente (ver aparte). Menor de diez hermanos de cuatro padres distintos, su gran referencia futbolística dentro de la familia siempre fue Carlos Sánchez , el quinto de los hijos de Nelly.

Hoy, a los 20 años, con dos temporadas como profesional y siendo vicepresidente de Cohami, el juvenil charrúa podría seguir escribiendo una historia similar a la de su hermano: debutó en Liverpool y podría pasar a River , que quiere cerrar un préstamo por un año del jugador que se iría a Milan de Italia a cambio de 12 millones de euros.

Nicolás mide 1,67 metros, pesa 65 kilos, es volante ofensivo y usa la camiseta 10. Rapado y de piel morena, su contextura física es muy similar a la de Carlos, quien sólo le saca tres centímetros y un kilo de diferencia pese a tener 13 años más. Ambos juegan en el mediocampo: el mayor se destaca en la banda derecha, mientras que el menor puede cubrir todo el frente de ataque y suele posicionarse suelto detrás de los delanteros.

Un año especial para ambos fue 2011. Sánchez pasó de Godoy Cruz de Mendoza a River y empezó a vivir una de las etapas más gratificantes de su carrera, mientras que De La Cruz dejó Defensor Sporting para sumarse a Liverpool en pre-séptima, recomendado por su hermano, que se inició en 2003 en el club de Belvedere. Tras tras debutar en 2015 con 18 años, ante El Tanque Sisley (1-0) nunca salió del equipo, y es una de las grandes promesas del fútbol charrúa después de sus actuaciones en el Sudamericano (Uruguay fue campeón) y Mundial Sub-20 (cayó en las semifinales).

En marzo del año pasado, Nicolás había sufrió una lesión de meniscos y estuvo dos meses sin competir. Reapareció con un gol y en el certamen siguiente se consolidó.

"Es un jugador que nos interesa mucho por su potencial. Él y Vangioni son los primeros que tenemos en carpeta", le contó a LA NACION un miembro de la comisión directiva millonaria. River necesita liberar un cupo extranjero y el ecuatoriano Arturo Mina, que no será tenido en cuenta, podría pasar a Cerro Porteño, de Paraguay.

"Soy jugador de Liverpool y las ofertas que está manejando mi representante son de Valencia, PSV de Holanda, y Milan, que tiene la principal opción en el pase. Una vez que compren mi ficha la prioridad la va a tener River. Si tengo que viajar a Europa y el préstamo no se hace, me voy a tener que quedar allá."

De la Cruz explica, aunque está claro el porqué de su preferencia: "Le tomé mucho cariño a River después del paso de mi hermano. Y la llamada de Marcelo Gallardo me decidió para darle la prioridad ahora", dijo a Radio Mitre. Nicolás será padre en noviembre y su deseo es continuar en Sudamérica al menos un año.

Sobre su relación con su hermano, comentó: "Estamos en contacto; me aconseja mucho para que haga las cosas bien, lo que no siempre hice", reveló De La Cruz en una entrevista con Ovación. "A mi edad, haber tenido dos operaciones de meniscos y unos cuantos desgarros habla de que no estaba haciendo las cosas bien. Puede haber algo de mala suerte, pero no me estaba cuidando ni en la alimentación ni en el descanso y eso me pasó factura. Y Carlossiempre estuvo ahí para apoyarme y aconsejarme".

Cohami, la segunda casa donde el botija se hizo hombre... y vicepresidente

Pese a tener 20 años, los desafíos no parecen atemorizar a De La Cruz, quien eligió ser vicepresidente del club Cohami Baby Fútbol, donde surgió, en ubicada en Millán y Lecocq, de Montevideo. Todo empezó con la idea de un amigo suyo, quien le propuso integrar la comisión directiva. "Es el club que me dio todo; mi segunda casa, porque me pasaba todo el día acá. A mi casa iba sólo a comer y a dormir". Con el tiempo y el renombre que da jugar en la primera división del Uruguay, llegó lo impensado. "Ahora intento devolverle lo que me dio y ayudar a los chicos en lo que precisen", contó en Ovación. "Me arrimé y me gustó. Tengo que venir a las reuniones, estar presente el día de los partidos y si hay que ir a la Liga voy a hacerlo también. Cuando asumí me di cuenta enseguida de la responsabilidad que tengo con ellos. No todos los días un vicepresidente de un club juega en Primera y es algo que me enorgullece".

Así está el mercado de pases de los cinco grandes

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas