Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo organiza sus vacaciones la gente emocionalmente inteligente

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 12 de julio de 2017
Foto: Archivo / Fast Company
0

¿Está armando las valijas para las vacaciones? Ahora es el momento de dejar las preocupaciones laborales en el trabajo e irse a algún lugar donde pueda relajarse, regenerarse, soltarse y divertirse. La idea de hacer algo que le recuerde su trabajo probablemente no resulte demasiado atractiva..., y está bien. Pero aun así, sus vacaciones no tienen por qué ser un tiempo muerto en lo que se refiere a superarse.

Antes de que haga gestos de hastío o se vaya de la nota, hay buenas noticias: puede aumentar sus capacidades mientras se relaja y elimina el estrés. Dicho de otro modo, las vacaciones pueden ser un gran momento para aumentar la inteligencia emocional y aun seguir plenamente en modo vacacional. Dado que esa es una de las capacidades más valoradas en el mercado laboral actual, vale la pena tomar una o dos páginas del manual de los vacacionantes más emocionalmente inteligentes.

1 Usan el tiempo para la autorreflexión

En las vacaciones, la gente tiende a aflojarse y a dejar que la mente divague, lejos de las presiones de la vida diaria, o al menos eso es lo que se espera. La clave está en hacer que eso realmente suceda. Dado que la autoconciencia es la base de la inteligencia emocional, vale la pena planificar una vacaciones que den la posibilidad de advertir cosas de uno mismo que podrían pasarse por alto en una semana laboral tradicional.

La gente con elevada inteligencia emocional entiende lo importante que puede ser esto. A medida que se baja el ritmo, es momento para hacerse ciertas preguntas: ¿Qué tipo de gente me irrita? ¿A qué tipo de gente me siento atraído?

Estar relajado es un momento excelente para la autorreflexión. Así que sin privarse de un trago o de leer un libro, es bueno dejarse un poco de tiempo para estar a solas con los pensamientos.

2 Buscan maneras de sentir empatía

Las vacaciones son un gran momento para observar a la gente. Cuando se está relajado también se encuentra más receptivo a otras personas. ¿Entonces por qué no jugar a ver cosas en la gente? Involucre a sus amigos o familia, también, e intercambie observaciones con ellos y sobre los extraños que los rodean.

La mayoría de la gente hace esto en sus mentes de todos modos cuando viaja al extranjero o un lugar desconocido. Preste atención a las personas y sus expresiones faciales, sus posturas, su ropa y cómo caminan. Estas son todas grandes maneras de reunir indicios respecto de qué les pasa. De hecho puede asumir esta mentalidad cuando sale al cine, a comer o a un recital.

La gente emocionalmente inteligente aprovecha oportunidades para sentir empatía y estar de vacaciones ofrece más posibilidades que un día típico en la oficina.

3 Practican ser amablemente asertivas

Mucha gente tiene dificultades para pedir lo que quiere. Por eso tantas culturas laborales son tensas, llenas de agresión pasiva y disputas por el poder. La gente emocionalmente inteligente advierte que lo peor que puede pasar es que le digan que no, en cuyo caso no están peor que antes de haber pedido lo que querían.

Podría pensarse en la sala del directorio como el verdadero lugar adonde uno debe ser más asertivo, pero las vacaciones son en realidad un momento igualmente bueno para ejercitar los "músculos de pedir". Una opción es pedir un mejor cuarto cuando se llega a un hotel. Si hay un problema con su comida, dígaselo al que lo atiende. Pero sea amable. Debido a que a menudo no volverá a ver a la gente con la que está tratando, puede ser más fácil pedir lo que quiere.

Es una gran práctica para salirse de su zona de confort y puede hacerlo más fácil la siguiente vez. La gente está más dispuesta a responder positivamente a pedidos simples de lo que podría pensar, y cuando la cosa salga bien le dará satisfacción y fortalecerá su autoestima.

4 Reconsideran sus metas

Las vacaciones son un gran momento para repensar metas del pasado o incluso para fijar nuevos objetivos. Cuando uno se aleja de su rutina diaria, está en mejor situación para ver dónde está parado en la vida y contemplar dónde le gustaría estar.

Los que tienen alto puntaje de inteligencia emocional, por lo general saben alejarse, al menos de vez en cuando, de sus hábitos diarios para intentar reenfocarse y de paso hacer un inventario de sus vidas.

Usted debería hacer lo mismo. El estímulo y las nuevas experiencias que vienen con las vacaciones pueden darle la oportunidad de encontrar algunas ideas nuevas. Puede que no vuelva a casa con una nueva estrategia armada, pero habrá comenzado a evaluar algunas ideas y aspiraciones nuevas.

Personalmente tiendo a ser más creativo y perspicaz cuando vacaciono en las montañas o el mar. Si sabe que hay ciertos ambientes que lo hacen más reflexivo, que le permiten orientar sus planes, aprovéchelo. Si va a tener que volver a un empleo o una carrera que no es satisfactoria cuando se terminen las vacaciones, esto podría darle la oportunidad de dar algunos pasos mentales hacia un cambio de rumbo.

5 Mejoran sus hábitos de recuperación

Uno querría poder asegurar que el mes que viene al final comenzará a meditar diariamente o iniciará una rutina positiva, pero la vida a veces pone barreras. La gente emocionalmente inteligente no es inmune a esto, pero sabe utilizar las vacaciones para fortalecer esas estrategias de recuperación.

Las vacaciones nos dan la oportunidad de volver a lo que sabemos que deberíamos estar haciendo por nosotros mismos, pero que nunca encontramos tiempo para hacerlo.

Estos días también pueden servir para probar cosas nuevas y esforzarse. Se puede encontrar actividades gratas o relajantes en las que no había pensado, y a la vez hallar maneras de incorporarlas a la vida diaria cuando se retome la rutina laboral.

Lo que se haga durante las vacaciones seguro no alcance para cambiar su vida o su carrera, pero es posible volver a casa un poco más inteligente emocionalmente de lo que se fue y sin sentir que le exigió un gran esfuerzo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas