Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al descubrimiento del extraño mundo para chicos y adultos de Catarina Sobral

La joven ilustradora portuguesa, premiada en Bolonia, brilla en Europa y dos nuevos libros suyos están recién editados en la Argentina; historias kafkianas y personajes inolvidables

Miércoles 12 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
"Hago el libro que me gustaría tener", dice Sobral
"Hago el libro que me gustaría tener", dice Sobral. Foto: Daniel Jayo

La autora portuguesa Catarina Sobral tiene 32 años y ha publicado diez libros para chicos, que fueron distinguidos con los premios más prestigiosos del género, como el de Ilustración que entrega la feria infantil de Bolonia. En las librerías argentinas se consiguen cuatro de sus títulos: Achimpa, Mi abuelo y Tan tan grande (los tres editados por Limonero); Vacío (Pípala), un álbum ilustrado sin palabras, es una de las novedades de la Feria del Libro Infantil y Juvenil, que comenzó esta semana.

Sobral nació en Coímbra; vive y trabaja en Lisboa. Estudió Diseño Gráfico e Ilustración y publicó su primer libro en 2011: desde entonces, se han editado dos títulos suyos por año. El pequeño sello Limonero fue el primero en traer los álbumes de Sobral al país. "Catarina es muy reconocida en Europa. La descubrimos en la feria de Bolonia hace unos años. Leímos Achimpa y nos encantó. Compramos los derechos para traducirlo al español y comenzamos a seguir su trabajo", recuerda Manuel Rud, fundador de la editorial junto con Luciana Kirschenbaum.

Tan tan grande salió en Portugal en mayo de 2016 y la autora lo presentó en Buenos Aires en el último Filbita. Fue su primera visita al país. "La historia es una metáfora del cambio. Tiene una fuerte referencia a La metamorfosis, de Kafka. El personaje principal, Samuel, se despierta transformado en un enorme hipopótamo. A partir de eso, todo para él es muy diferente. Las patas no caben en sus zapatos, el hocico no cabe en el espejo, es muy alto y pesado, tiene bigote. Ese descubrimiento le causa angustia. En el final, él decide que tiene que abrir la puerta a sus padres y su hermana. Cuando se da vuelta la página vemos a la familia completa", cuenta Sobral.

Sus libros, plenos de colores fuertes e imágenes cargadas de sentido, tuvieron distintos procesos. "Surgen a partir de mis ganas de hablar sobre algún tema. Luego, esas ganas se vuelven una idea, muchas veces con otras influencias, como el caso de Kafka en este libro, que me inspiran para escribir y crear una secuencia. Achimpa trata sobre cuestiones del lenguaje que le son propias, que tienen que ver con la forma. Mi abuelo, en cambio, surgió por mi deseo de tocar el tema del paso del tiempo y Tan tan grande, del crecimiento", completa la autora.

Cuando se le pregunta en quién piensa al crear un libro, si en un chico o en adultos, Sobral responde sin dudas: "Pienso en mí, en el libro que me gustaría tener. Creo que si un libro no es bueno para un adulto, tampoco es bueno para un niño". Aunque su formación proviene del diseño, su trabajo comienza siempre por el texto. "Es el esqueleto del libro. Aunque cambie cosas durante el proceso, tengo la estructura antes de empezar el libro. Después busco los personajes y la técnica."

Una de las viñetas de Vacío
Una de las viñetas de Vacío. Foto: Gza. Pipala

En cada álbum ha utilizado técnicas distintas. ¿Cómo elige el modo de ilustrar los libros? "Tiene que ver con lo que quiero experimentar en cada momento y, también, con lo que dice el texto. Mi abuelo, por ejemplo, habla de un personaje que es mayor, y quise recurrir a un lenguaje que remitiera a los años 50. En Tan tan grande, intenté imitar cómo dibujan los chicos y por eso los colores son muy básicos. Para mí, el álbum es un todo. Si los dos lenguajes (imagen y texto) resultan redundantes, el libro no queda tan interesante. Me gusta descubrir los vacíos entre texto e imagen y llenarlos con mi experiencia. Intento hacer eso como autora."

Y es justo eso lo que Sobral hizo en Vacío: un libro ilustrado sin texto cuyo protagonista es transparente. ¿Transparente? Sí, está representado como una figura blanca, sin rostro, que interactúa con otros personajes "normales" ilustrados en color. Sólo tiene color su carterita roja. Pero (toda buena historia siempre tiene un pero) un día, el señor vacío se cruza con una señorita parecida a él. Y donde no había nada aparece de repente un corazón. La idea no es revelar el final del cuento, sino contar los diversos caminos que toma Sobral para narrar una historia. "Vacío es un libro sin texto y de una gran profundidad en significado. A grandes rasgos y de un modo muy sensible y sintético, Catarina describe el vacío emocional, que no puede ser rellenado con otra cosa que no sea emoción real: ni alimento, ni arte, ni flores. El corazón sólo puede nutrirse con amor", dice Clara Huffmann, editora de Pípala.

La búsqueda creativa de Sobral abarca también el cine. Por estos días, la joven portuguesa prepara un cortometraje de animación con sus dibujos. En el sitio web se pueden ver animaciones de sus ilustraciones. "Éste es el primer corto que hago, dura ocho minutos, tiene dos personajes y está dirigido a todo público. Me gusta como lectora y como espectadora que la obra me invite a participar en la construcción de sentido."

Abre la tercera sede de la feria

Mañana inaugura la sede de la feria infantil en Tecnópolis, que se podrá visitar de 10 a 18. A partir del sábado y hasta el domingo 30, estará abierta de 12 a 20. Por primera vez, esta edición de la feria tiene un diario de distribución gratuita en las tres sedes, con la programación semanal, los planos de los expositores y entrevistas con autores e ilustradores.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas