Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lejos de ser un mito, la puntualidad inglesa se enseñará a fuerza de billetera

Las escuelas multarán con 75 dólares por día a quienes lleguen tarde reiteradamente; la medida levantó polémica y fue calificada de "ridícula" e "intransigente"

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 12 de julio de 2017
Lejos de ser un mito, la puntualidad inglesa se enseñará a fuerza de billetera
Lejos de ser un mito, la puntualidad inglesa se enseñará a fuerza de billetera. Foto: AFP / Justin Tallis / Archivo
0

LONDRES.- La puntualidad británica no es un mito. En este país llegar tarde a una entrevista de trabajo puede dejarte directamente fuera de la competencia. Hacerlo de manera regular a tu empleo es un despido asegurado. Los horarios son algo que se respetan y se demandan en una sociedad que valora altamente el buen funcionamiento de los servicios, en especial los públicos, que se pagan con el bolsillo de todos.

En la capital británica, si el subte hace una parada técnica de apenas segundos, enseguida sale el maquinista por el parlante para disculparse y explicar los motivos de la demora. El único retraso que está permitido por estos pagos es el llamado fashionable late, reservado sólo para ocasiones contadas y del que nunca debe abusarse. Más de diez minutos de atraso está considerado una auténtica grosería.

Ese respeto por los horarios quiere ser enseñado en los colegios desde chicos. Los legisladores aprobaron un sistema de multas para los estudiantes que lleguen tarde a clase de forma reincidente. Las sanciones ascienden hasta las 60 libras por día, más de 75 de dólares. Esta cantidad podría duplicarse si no se abona en tres semanas. La plata, obviamente, saldrá del bolsillo de los padres.

La medida va tan en serio que en el caso de que no se materialice el pago en un plazo de 28 días, el centro escolar podrá iniciar acciones legales contra el progenitor.

Hasta ahora existía un sistema por el que los padres eran penalizados si sus hijos faltaban al colegio de forma injustificada durante el curso. Ahora, el mismo régimen de sanciones se extiende a Inglaterra y a Gales para los estudiantes que habitualmente llegan tarde.

"Es una cuestión de educación", dijo Catherine Stalham, la directora de uno de los colegios pioneros en adoptar esta medida ya el pasado abril.

"Las multas funcionan como último recurso y hasta ahora nunca hemos tenido que usarlas", agregó en declaraciones a la prensa.

Los gobiernos locales de todo el país tienen el poder de establecer los criterios para emitir multas para todas las escuelas en su área, incluyendo las academias y las conocidas como Free Schools, que tienen un sistema educativo mucho más liberal.

Tom Benett, consejero del gobierno en materia educativa, coincide con la tesis de Stalham. "El recargo debería ser la última opción. Antes puede pedirse a los alumnos que despeguen los chicles de las mesas, por ejemplo."

La multa se aplicará a quienes lleguen tarde más de 30 minutos y además lo hagan de forma reiterada. Llegar tarde media hora a clase con frecuencia es algo poco probable, pero algunos padres han criticado la medida calificándola de "ridícula" e "intransigente".

Ausentismo

Normas de este tipo buscan luchar contra el ausentismo escolar y fomentar la asistencia a clase. La página web del gobierno británico lo deja bien claro: "Debes proporcionar una educación a tiempo completo a tu hijo y podrías ser denunciado si no cumples con este requerimiento".

Desde el Departamento de Educación, un vocero dijo que "los alumnos que son puntuales no sólo benefician su aprendizaje, sino que también les ayuda a desarrollar las habilidades básicas que les servirán para un futuro empleo".

Precisamente el mes pasado se dio a conocer la sentencia de un caso muy mediático en Gran Bretaña. Un padre se llevó en abril de 2015 a su hija a pasar unas vacaciones a Disney World durante el período de clases.

Jon Platt, el padre de la chica, se negó a pagar 120 libras de multa (unos 155 dólares) y llevó el caso a los tribunales. La justicia acabó por no darle la razón y ahora deberá pagar un total de 2000 libras (2594 dólares) y afrontar las 30.000 libras (38.000 dólares) que le ha costado todo el proceso judicial.

Es una práctica común entre los británicos irse de vacaciones durante el curso. Los pasajes de avión, los hoteles y los paquetes vacacionales son más económicos en temporada baja, cuando la inmensa mayoría de los chicos está en la escuela. La norma establece que un chico sólo puede faltar al colegio si está enfermo o si tiene el consentimiento expreso del centro para hacerlo.

El porcentaje de puntualidad y asistencia ya aparece reflejado en los boletines de notas que los alumnos de las escuelas públicas de Inglaterra llevan a casa. Es un recordatorio tanto para los padres como para los hijos de que la puntualidad también es importante y forma parte del aprendizaje del individuo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas