Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Como un rey desterrado, Correa se va de Ecuador en guerra con su sucesor

El ex presidente se radicó en Europa tras varias semanas de críticas a Lenin Moreno, que fue su delfín en las elecciones

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 12 de julio de 2017
Correa se despide de sus seguidores en Quito, antes de partir para radicarse en Bélgica
Correa se despide de sus seguidores en Quito, antes de partir para radicarse en Bélgica. Foto: AFP / Rodrigo Buendia
0

"Que no me digan que las claudicaciones son cambio de estilo", se quejó con amargura el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa al despedirse de sus seguidores en el aeropuerto de Quito, haciendo referencia a sus diferencias con el gobierno de Lenin Moreno , que pertenece a su propio partido y asumió hace apenas un mes y medio.

Cumpliendo una de sus promesas de campaña, Correa llegó ayer a Bélgica, de donde es oriunda su esposa, para radicarse en Europa y que "los ecuatorianos descansen de mí y yo un poco del país".

Pero desde que asumió el nuevo gobierno el 24 de mayo pasado, Correa no sólo perdió el control de mando de la llamada "revolución ciudadana", sino que Moreno nunca se comportó como "gobierno títere", como se había especulado antes de la asunción.

A todo esto, Correa no se quedó callado. Desde su columna-bastión en el diario El Telégrafo y también a través de sus cuentas en las redes sociales, respondió a cada medida "disidente" de la nueva administración.

Cuando Moreno formó una comisión para investigar la corrupción que trabajará con la ayuda de la ONU, el ex jefe de Estado habló de una "claudicación" en la soberanía.

Posteriormente, Moreno ordenó a todo el gabinete que agende reuniones periódicas con los medios de prensa, una decisión que Correa calificó de "gravísimo error", y un "sometimiento a los poderes fácticos de la mala prensa".

En otros de sus desaires, Moreno ordenó dar marcha atrás con una decisión del anterior gobierno y entregar a los grupos indígenas una disputada sede de la capital ecuatoriana, una medida definida como "desleal y mediocre" por Correa.

"Hay que decirlo claramente, Moreno nunca fue el candidato preferido de Correa. Sólo aceptó que encabezara la fórmula porque medía mucho mejor en las encuestas que su vicepresidente Jorge Glas, que finalmente fue el candidato a vice", explicó a LA NACION el analista ecuatoriano Simón Pachano, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Para Pachano, "lo que más separa a Moreno de Correa, de cara al público, es su acercamiento a la prensa y los grupos indigenistas. Pero en el ámbito interno, es más fuerte la tensión por sus intentos de profundizar en las investigaciones sobre los hechos de corrupción del gobierno anterior".

Además, varios legisladores de la oposición ya anunciaron que convocarán al vicepresidente Glas para que dé explicaciones al Congreso sobre su vinculación con el caso Odebrecht, uno de los temas más conflictivos en los que está involucrada el gobierno de Correa.

"La mesa no está servida"

Lenin Moreno, presidente de Ecuador
Lenin Moreno, presidente de Ecuador. Foto: Archivo

El choque entre Moreno y Correa se extendió a todos los frentes.

Ayer mismo, apenas se conoció la noticia de la llegada de Correa a Bélgica, el presidente aprovechó para desmentir la famosa frase del ex presidente, un economista graduado en Europa y Estados Unidos, que solía decir que en cuestión económica le dejaba "la mesa servida" al próximo gobierno.

Moreno dijo ayer que "no hay tal mesa servida, esa es la pura y neta verdad".

"Creo que se podía haber sido un poco más mesurado al momento de dejar cuentas en mejores condiciones", agregó Moreno.

Para José Hidalgo Pallares, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), "la etapa más difícil de los choques entre Moreno y Correa llegará cuando empiece el inevitable plan de ajuste. Ahí será tarea de Moreno saber explicar hasta qué punto el gobierno anterior es el responsable de dejar un Estado arruinado económicamente".

En ese sentido, el analista consideró que los acercamientos que está teniendo el presidente con otros líderes opositores y la prensa pueden favorecer una mayor comprensión y respaldo de las medidas de ajuste.

En cuanto al futuro de Correa, Hidalgo Pallares consideró "poco probable" que después de una década en el poder el ex presidente de 54 años "se resigne a ser conferencista en universidades europeas".

"Seguramente Correa querrá regresar como candidato en 2021, y para eso debe preparar el terreno", concluyó.

Una situación "muy difícil"

La herencia económica

En una declaración realizada en el palacio de gobierno en Quito, el presidente Lenin Moreno calificó de "muy difícil" la situación económica heredada del gobierno anterior. Agregó que "se podría haber sido un poquito más mesurado en dejar cuentas en mejores condiciones", al referirse al manejo económico de Rafael Correa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas