Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temer avanza con la ley de flexibilidad laboral y se hace fuerte en el Congreso

Logró que se apruebe uno de los pilares de su gobierno, justo cuando Diputados se está por expedir sobre la denuncia por corrupción

Miércoles 12 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO.- Pese a los intentos de bloqueo de la oposición, el Senado brasileño aprobó anoche la nueva ley de flexibilización laboral, una victoria política importante para el presidente Michel Temer en momentos en que el jefe del Estado enfrenta una denuncia por corrupción que podría sacarlo del poder si es autorizada por la Cámara de Diputados.

La votación, con 50 sufragios a favor, 26 en contra y una abstención, estaba marcada para la mañana, pero durante ocho horas, un grupo de senadoras -Gleisi Hoffmann, nueva presidenta del Partido de los Trabajadores, sus correligionarias Fátima Bezerra y Regina Sousa, y la comunista Vanessa Grazziotin- ocuparon el estrado del recinto y no permitieron que el titular del Senado, Eunicio Oliveira (del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB), se sentara para dar inicio a la sesión.

El presidente brasileño Michel Temer
El presidente brasileño Michel Temer. Foto: Archivo

Ante la actitud de las senadoras, un frustrado Oliveira ordenó apagar la luz y el aire acondicionado del salón. Las mujeres no se movieron hasta caer la noche, cuando el debate finalmente empezó en medio de gran confusión.

Junto al congelamiento del gasto público (ya aprobado) y la modificación del sistema previsional (aún en debate), la flexibilización laboral propuesta por Temer es una de las tres reformas consideradas esenciales por el gobierno para sacar a Brasil de la recesión.

El impopular proyecto, que ya había tenido luz verde en la Cámara de Diputados, permite que los acuerdos negociados entre empleadores y trabajadores tengan prioridad sobre las leyes actuales; asimismo, facilita la contratación de empleados temporales, y reduce las contribuciones obligatorias a los sindicatos.

Temer quiere exhibir la aprobación de la flexibilización laboral como una demostración de su fuerza política en el Congreso, justo antes de que la Cámara de Diputados vote por autorizar o rechazar la denuncia por corrupción presentada en su contra por la Procuraduría General de la República, derivada del escándalo de sobornos del frigorífico JBS. La demanda está bajo análisis de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara y se espera que en los próximos días pase al plenario.

Para que la denuncia sea aprobada, y Temer sea apartado de su cargo por hasta 180 días y juzgado ante el Supremo Tribunal Federal, se requiere del voto de dos tercios de los diputados, es decir, 342 de un total de 513.

A fin de asegurarse el respaldo suficiente, el gobierno presionó a partidos aliados a cambiar sus representantes en la comisión, y, además, la cúpula del PMDB advirtió ayer que sus miembros que voten a favor de la denuncia podrán ser castigados con la expulsión del partido. Eso pondría en aprietos al diputado Sergio Zveiter, relator de la causa en la comisión, quien anteayer recomendó el procesamiento de Temer.

Asimismo, el Palacio del Planalto evalúa hacer dimitir a los ministros del gabinete que tienen cargos de diputados para que regresen a sus bancas en la Cámara para blindar a Temer frente a la acción penal.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas