Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huracán nunca tiene paz: fue goleado en su casa y depende de un milagro

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 12 de julio de 2017
Huracán fue pura decepción por la Copa Sudamericana
Huracán fue pura decepción por la Copa Sudamericana. Foto: Reuters
0

Apenas un puñado de días atrás, en la última función del campeonato, Huracán se salvó del descenso. Con angustia, con la alarma sobre su cuerpo, como en buena parte de la historia reciente. Juan Manuel Azconzábal, el entrenador, fue despedido. Algunas de sus principales figuras -experimentadas y con un fuerte espacio de pertenencia-, están a punto de seguir el camino de Marcos Díaz: el del adiós. El público está impaciente como nunca. Sin embargo, pocos intuían un golpazo semejante. Un KO demoledor. En el Palacio, en su casa, en otra fría noche, el Globo perdió por 5 a 1 contra Libertad, de Paraguay, por la segunda etapa de la Copa Sudamericana. El desquite será después de las vacaciones: el 1º de agosto. Fue la primera vez que un elenco paraguayo le marca cinco tantos a una formación argentina.

El partido fue dirigido por Néstor Apuzzo, en su séptimo ciclo, entre pasajeros y de los otros. Lo va a reemplazar Gustavo Alfaro, que asumirá pasado mañana; es el quinto técnico de Huracán durante 2017. El conductor, que suele ser un gran capitán en las tempestades, observó el desarrollo desde un palco, literalmente, derrumbado. Así se mostró el equipo, en todo momento.

Los fanáticos cuestionaron a todos, aunque en primer lugar, señalaron a Martín Nervo, pretendido por Racing. Jugó muy mal, como todos sus compañeros. No sólo eso: en la manga, camino al vestuario, luego del primer capítulo, Romero Gamarra y Mariano González se habrían tomado a golpes de puño. Compagnucci intentó separarlos sin demasiado éxito. Más tarde, Gamarra fue expulsado por una fuerte infracción.

Un contexto desolador quedó flotando en el ambiente. Libertad, dirigido por el español Fernando Jubero, campeón guaraní, lo aprovechó con un apetito voraz, conducido por Oscar "Tacuara" Cardozo (hizo su debut), de 34 años y por Santiago Salcedo, de 35, que anotaron dos goles cada uno. El restante fue convertido por Antonio Bareiro. Y Mariano González, en el cierre del espectáculo, marcó el descuento. "Es un golpe duro, hay que hacerse responsable. Es entendible las críticas de la gente; la diferencia fue de jerarquía. Ahora hay que tirar para adelante", comentó González, que reconoció que tuvo un contrapunto con Gamarra.

La Sudamericana seguirá hoy para los argentinos. Independiente, que quedó a punto de clasificarse a la Libertadores, jugará con Deportes Iquique, de Chile, desde las 21.45, en su estadio. Y mañana, a las 19.15, Estudiantes chocará con Nacional, en los 4090 metros de altura de Potosí, Bolivia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas