Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lucas Monteverde sin temporada, por una extraña enfermedad

Deja su lugar en Alegría a raíz de fuertes dolores en la cadera, que lo tienen en muletas; lo sustituye Facundo Sola

Miércoles 12 de julio de 2017
Así, con el optimismo de Loli López y sentado en una platea, pasará Monteverde la temporada
Así, con el optimismo de Loli López y sentado en una platea, pasará Monteverde la temporada. Foto: Tadeo Jones
0

Cada vez que terminaba un partido en 2016 y LA NACION visitaba los palenques de Alegría, ahí estaba Lucas Monteverde haciendo estiramientos, tratado por especialistas, quejándose levemente de dolores de cadera. Lo que decía era poco comparado con lo que sentía. Y la cosa pasó a mayores: en 2017, el jugador de 25 de Mayo no participará en la Triple Corona, que empezará a mediados de septiembre.

A los 40 años, anda en muletas y no puede estirar las piernas. No puede moverlas, siquiera. Su trabajo de polista entró en pausa por muchos meses, hasta que recobre casi completa su movilidad. Monteverde (8 goles de handicap) se perderá los abiertos de Tortugas, Hurlingham y Palermo, reemplazado por Facundo Sola (8), de 27 años, en el conjunto que completan Frederick Mannix, Hilario Ulloa y Guillermo Caset. Tiene contrato hasta este año en Alegría. ¿El futuro? Dios proveerá. "Seguir como si nada hubiera pasado posiblemente no ocurra; voy a tener que tener controlada la cosa de por vida. Si damos en la tecla, debería volver a la normalidad", se entusiasma, aunque sin certezas.

¿Qué le pasó? Empezó a sentir mucho dolor en agosto, y en la temporada argentina iba de partido a partido con oxa B12, casi sin prácticas. Lógicamente, no rindió bien (le bajaron un gol de valorización), llegó en muy mal estado a diciembre y se infiltró. Ese alivio le duró sólo enero, cuando actuaba en Dubái. Le decían que no era grave lo suyo, pero él tenía problemas para caminar y hasta para dormir.

Se sometió a una artroscopia allá. Y entonces supo que por una enfermedad reumatológica, condromatosis, el líquido sinovial se le cristalizaba y se formaban calcificaciones. Pasaron la operación y, con ella, un par de meses buenos. Si el líquido no volvía a cristalizarse, en julio Lucas iba a montar a caballo y en septiembre participaría en Tortugas. Pero... "Cuando vi que la rehabilitación iba mal y la médica me dijo «dejá de jugar al polo», pasé un mes de m... Durísimo anímicamente", cuenta hoy a LA NACION.

Lo sostiene Loli López, su compañera de vida, mujer cariñosa, fiel y optimista, que viene haciéndole "de chofer". Sus compañeros y el manager, Clemente Zavaleta, lo "bancaron a muerte" y lo ayudaron a ir aceptando el contexto.

Tal vez hoy la situación sería otra si el año pasado él hubiera hecho lo que debía. "No dije mucho y así terminé. Poco amor al cuerpo. Ahora, si apoyo la espalda en el piso mis muslos tienen que estar a 50 grados. No puedo estirarme, estoy en posición de viejo", describe. Desde hace un par de meses anda en muletas, nada, hace tratamiento con bicicleta y consume medicamentos bajo la supervisión de los doctores Gabriel Clembosky y Jorge Ortega Traverso y la doctora Araujo. Y tiene un lugar para la esperanza. "La cristalización tiene un ciclo; después se frena. Parando la actividad, la articulación se desinflama y vuelve a funcionar normalmente. Tengo que dejar de exigirla, de estresarla", detalla. Si hace buena letra, "para la temporada debería estar caminando sin muletas".

Con el respaldo de Loli, Lucas piensa que no hay mal que por bien no venga. "Me cuesta. Cada mañana me cuesta. Hoy no estoy produciendo y me siento raro, pero estoy viendo cosas que no veía. Cuando uno está en la vorágine, con todo funcionando perfecto y siendo el centro de la familia y viajando por trabajo, no se da cuenta de un montón de cuestiones. Ahora estoy creciendo en otros aspectos. Como hombre, como marido, como padre, como persona. Eso está bueno. Por algo pasan las situaciones, y son aprendizajes", destaca. Al lado de eso, disputar una Triple Corona puede ser muy poca cosa.

Cambiaso, lesionado

Se perdería los cuartos por la Copa de Oro

En la última fecha clasificatoria del Abierto Británico, Adolfo Cambiaso sufrió un tirón en un isquiotibial y fue relevado por Julián De Lusarreta y luego por Hilario Ulloa en el 12-11 de su equipo, RH, a Talandracas (Guillermo Caset y el uruguayo David Stirling). Cambiaso no estaría para el choque de cuartos del domingo.

Dixit

Lucas Monteverde, número 2 de Alegría

"Fue durísimo anímicamente. No puedo estirarme, estoy en posición de viejo".

"Estoy viendo un montón de cosas que no veía, creciendo como hombre, como marido, como padre, como persona".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas