Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Potenciar las zonas francas para atraer inversiones

Con la idea de desarrollar la herramienta, el Gobierno promueve cambios legislativos y mejoras operativas y de infraestructura; la visión del Consejo Federal de Zonas Francas

Jueves 13 de julio de 2017
0
Lisandro Ganuza y Carolina Cuenca en la jornada de zonas francas, en Buenos Aires
Lisandro Ganuza y Carolina Cuenca en la jornada de zonas francas, en Buenos Aires. Foto: ZFBB

Las zonas francas de la Argentina se vislumbran estratégicas para recibir inversiones, con iniciativas encuadradas en el nuevo marco global que propicia la Organización Mundial del Comercio (OMC). En ese sentido, y mientras se proyectan cambios legislativos y mejoras en aspectos operativos y de infraestructura, el país dio un primer puntapié al decidir sumarse al Corredor franco del Atlántico, a partir de un convenio que suscribirá en noviembre.

"Debemos ser un país receptor de inversiones por lo que es necesario desarrollar las zonas francas", enfatizó Lisandro Ganuza, presidente del Ente Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales, durante la jornada Zona Franca, el desafío de la inversión y el crecimiento, que se hizo en Buenos Aires con la participación de funcionarios nacionales y bonaerenses, legisladores, miembros del Consejo Federal de Zonas Francas, concesionarios, usuarios y catedráticos.

El propósito del encuentro fue "comenzar a reunir a los diversos actores del sector para conocer casos de éxito y avanzar con la visión que tenemos de la Argentina para los próximos años, para promover empleo y atraer inversiones. Los resultados en otros países nos motivan a avanzar en la promoción y actualización de la herramienta zona franca", señaló Ganuza.

A la jornada, realizada en la sede porteña de la Casa de la Provincia de Buenos Aires, fueron convocados Gustavo González de Vega, delegado de la Zona Franca Tenerife y vicepresidente de la AZFA, e Isidoro Hodara, de Zonamérica de Uruguay y director de la Organización Mundial de Zonas Francas (WFZO), entre otros. "La idea es empezar a discutir y evaluar las condiciones para el desarrollo de zonas francas de nueva generación en nuestro país, a la luz de una competencia que es global y no local", apuntó Ganuza.

En su exposición, González de Vega opinó que "la Argentina ha retomado su revitalización de zonas francas en un momento muy oportuno, porque hoy existen elementos importantes para interactuar en este escenario mundial globalizado, donde debe generarse una sinergia entre las zonas francas, como eslabones de las cadenas internacionales de valor, para detectar oportunidades de negocios y analizar su viabilidad bajo el concepto de la OMC de generar empleo, promover inversiones y desarrollar regiones".

Territorios beneficiosos

El delegado español describió los planes de la zona franca del Puerto de Santa Cruz de Tenerife, en Canarias, y exhibió datos y proyecciones, como el de la existencia de "más de 3500 zonas francas en 135 países, que generan 70 millones de empleos directos (el 1% de la población mundial). De ese total, Latinoamérica tiene 12,7% y la mayor parte, con más de 400 zonas, se ubican en Panamá, que es un eje logístico casi mundial por su conectividad. Tener territorios de zonas francas es beneficioso para los países por eso éstas seguirán creciendo y nos obligan a generar estrategias colaborativas", sostuvo.

González de Vega se refirió a los cambios en el comercio marítimo, donde "hay una tendencia al gigantismo en el tamaño de los buques" y advirtió que "hay que renovar la infraestructura portuaria, el calado, la línea de atraque, para no quedar afuera y acceder al comercio global". También mencionó la necesidad de contar con una "gestión rápida y seguridad en el espacio franco, con una plataforma digital que permita la trazabilidad de las mercancías a través del corredor, facilitar el acceso al certificado de operador económico autorizado de las empresas, y simplificar la gestión aduanera en el intercambio comercial".

Los retos para enfrentar son muchos -advirtió- y agregó que "los beneficios fiscales son absolutamente necesarios y no vamos abandonarlos, sino que, por el contrario, "tenemos que buscar ventajas que los complementen, porque son insuficientes en el actual contexto económico".

Hodara destacó la tradición logística que caracteriza al Uruguay, enumeró las cualidades "del régimen de Zonamérica, la primera zona franca ubicada en Montevideo, que posibilita combinar actividades dentro de un parque con conectividad entre las firmas instaladas", y habló de la importancia de contar con servicios y una infraestructura adecuada para el desarrollo competitivo de empresas internacionales.

En la Argentina "la ley de zonas francas está desactualizada porque ya no se habla de exportaciones sino de generar empleo, promover inversiones y desarrollar regiones, como lo define la OMC", remarcó Ganuza, si bien aclaró que "aún con las limitaciones que provoca esta legislación, la zona franca es ideal para impulsar el desembarco de inversiones".

Al respecto, destacó dos acontecimientos relacionados con la de Bahía Blanca: "La aprobación de dos subzonas en el área portuaria, destinadas a energías renovables y almacenaje industrial, que estarán operativas en agosto próximo y la construcción del tren de carga que unirá Vaca Muerta con el puerto bahiense, anunciada en junio".

También se refirió a la legislación local la directora de Promoción de las Exportaciones del Ministerio de Producción nacional, Carolina Cuenca: "Nuestro objetivo es rever el año entrante la normativa que viene de los 90, que ya es peyorativa, y originar un funcionamiento operativo de las zonas francas más prolijo".

Asimismo, anticipó la iniciativa de crear una mesa multidisciplinaria e invitar a los principales actores del sector público y privado. Dijo que desde su área se impulsa el contacto con organismos internacionales relacionados con el sector, para interiorizarse en las nuevas prácticas y que se trabaja con las provincias porque son importantes sus experiencias.

Una alianza clave

"La Argentina se integrará al proyecto del Corredor franco del Atlántico al suscribir un convenio durante la XXI Asamblea de la Asociación de Zonas Francas de las Américas, que se hará del 1° al 3 de noviembre en Tenerife, cuya participación fue confirmada por la Zona Franca de Bahía Blanca", dijo Lisandro Ganuza, quien destacó la importancia estratégica de este acuerdo "en un momento en el que nuestro país decidió abrir su economía al mundo y mirar hacia Europa y África".

El avance que derivó en la formalización del convenio se definió en el marco de la misión comercial de la Zona Franca Tenerife que visitó Uruguay y la Argentina para promover el encuentro de zonas francas latinoamericanas de la AZFA, entidad que representa a 445 zonas francas del continente. Gustavo González de Vega afirmó que "será un hito importantísimo, no sólo por la enorme visibilidad que dará a la isla y a la ZFT para las más de 10.000 empresas instaladas en las zonas francas latinoamericanas, sino por el hecho de traer la celebración de un evento eminentemente americano a Europa".

La Argentina participó de la anterior Asamblea, en Costa Rica, con representantes de 19 países iberoamericanos, donde se eligió a Tenerife como sede de la próxima reunión por su liderazgo en el proyecto del Corredor Franco del Atlántico para la conectividad entre América latina y Europa, un instrumento innovador que permite la integración de las zonas francas como eslabones fundamentales de las cadenas internacionales de valor agregado, dijo González de Vega.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas