Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Julio González Insfrán. "No nos sirve un servicio barato en beneficio de un armador extranjero"

El secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo dijo que la ley de marina mercante tiene que discutirse con seriedad

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 13 de julio de 2017
0

La rotación de funcionarios en el área de Economía y el "cambio de visión" parece haber trabado el acuerdo de palabra entre Mauricio Macri y los máximos referentes del sector portuario. Entre ellos, Julio González Insfrán, que encabeza el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo y asegura que "el Presidente prometió recuperar la marina mercante; espero que se acuerde". El gremialista se mantiene fiel al Gobierno que eligió, Cambiemos, pero no ahorra críticas. "La inflación es un problema serio y nos complica muchísimo la discusión paritaria", se quejó y luego confesó cierta frustración al ver cómo la cadena logística le va agregando valor a la producción argentina hasta que llega al puerto y cuando se lo lleva un barco extranjero "perdemos todo el negocio".

Foto: LA NACION / Fabián Marelli

-¿Qué balance hace de la gestión de Mauricio Macri?

-Creo que el Presidente tiene la difícil tarea de gobernar para todos los argentinos y eso abarca tanto a la derecha como a la izquierda. Ahora ha ganado espacio la derecha, pero es cuestión de tiempo, es un proceso complejo y largo pero lo va a saber sacar adelante. Le cuesta mucho llevar adelante el proyecto porque dentro de su equipo hay gente que tiene visiones distintas, y los necesita por su capacidad técnica, pero no políticamente.

-¿Cómo ve la Argentina?

-Hemos perdido casi todos los mercados. No exportamos carne, leche ni trigo, y la Argentina es productor de materia prima y de alimentos. Además no tenemos un mercado interno fuerte porque somos pocos respecto a otros países, como China o India. Poner de vuelta en marcha todo eso lleva su tiempo. Tampoco somos un país confiable, los inversores miran dos veces antes de venir a la Argentina, porque tenemos una historia, no podemos escapar de las cosas que hicimos, declaramos el default libremente y terminamos en una situación límite.

Un día fui a hablar con el presidente de la Cámara Coreana por una inversión en la Hidrovía. Hicimos todos los números, le expliqué todo. ¿Sabes qué me preguntó? ¿Cuánto tiempo va a durar esto? Porque la historia nuestra es de cambio de rumbo permanente. Es cíclico, cada vez que cambia el gobierno disparamos para otro lado. Y el inversor necesita planes y garantía a 15 o 20 años para poder garantizar una inversión importante. Recuperar esa confianza es difícil.

-Una cosa debe ser planificar y otra accionar.

-Sí, seguro. Quieren bajar los costos, pero ¿a favor de quién? La Argentina no tiene flota, no tiene marina mercante. Entonces cuando bajo el costo de los puertos, ¿de quién es el negocio? Del dueño del barco. Y los fletes en este último año aumentaron 30 por ciento. Hay un conflicto de visión, tenemos que bajar los costos de los barcos de bandera argentina, para que sean competitivos y participen en el negocio del flete. No nos sirve un servicio barato en beneficio de un armador extranjero que no deja la divisa en la Argentina, maneja sus costos y te aumenta los fletes igual. Dicen que tenemos que ser baratos para ser competitivos en el mundo y es una idea perfecta, pero no como pasa en países del tercer mundo donde es barata la mano de obra pero no para beneficio de la gente sino para las empresas que lo explotan.

-¿En qué momento se perdió la flota argentina?

-Comenzó con Martínez de Hoz (ministro de Economía) en la época del proceso militar y se consolidó con Carlos Menem. Néstor Kirchner dio algunas señales pero no hizo mucho y tampoco Cristina (Fernández de Kirchner). Recién hoy tenemos un gobierno que se comenzó a ocupar o preocupar por el problema, quizá no es todo lo eficiente que uno querría, pero el tema está en agenda. Y seremos perseverantes, si la ley no sale este año, saldrá el otro.

-¿El costo logístico es un problema? ¿Cómo se resuelve?

-La Argentina tiene que desarrollar infraestructura para sacar su propia producción. Tenemos que pensar cómo hacen los correntinos para exportar el arroz y ser competitivos en el mundo. Producir se produce igual, pero ¿quién saca la carga?, Paraguay que desarrolló la tercera flota fluvial del mundo y el mantenimiento del río se hace con impuestos argentinos. De los 20 millones de toneladas que se mueven por el Paraná trasladamos el 2 por ciento. No somos parte del negocio.

-En diciembre, el Senado aprobó por unanimidad la ley de marina mercante, ¿qué pasó en Diputados?

-Se tiene que discutir con seriedad, el Gobierno no quiere aflojar con la cuestión fiscal y una ley de promoción sin facilidad fiscal no es válida. Hay un estudio hecho por el propio Gobierno que muestra que la reforma impositiva que proponemos no tiene tanto impacto fiscal y en tres años el sector se vuelve positivo. Es una inversión porque el flete en el mundo aumenta y no tenemos ningún control. La Argentina es el país que tiene la mayor presión impositiva del mundo. En Paraguay pagan 10% tanto de Ganancias como de IVA y cargan combustible libre de impuestos. Es imposible ser competitivos sino corregimos los costos.

Temas sensibles

Intervención gremial y paritarias

Sensible ante la intervención del gremio de Canillitas y a la expectativa de novedades respecto del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) que lleva más de un año intervenido, González Insfrán fue contundente: "Ya está, ya se sabe todo, Suárez (Omar, el "Caballo", su ex titular) está preso. El SOMU se tiene que normalizar de manera urgente". Además señaló otra punta por investigar: "La de los funcionarios con los que se manejó Suárez que estaban dentro del Ministerio de Trabajo". Por último expresó que "no hace falta enviar la Gendarmería a los Sindicatos, somos parte de la solución, no el problema".

En línea con el sistema de transporte, negocian entre 21 y 25 por ciento de aumento, con una paritaria que venció en abril. "Si no se resuelve luego de la conciliación obligatoria, esta semana vamos al paro nacional", afirmó González Insfrán.

Además del atraso se mostró preocupado por el cambio de concepción. "Antes se discutía aumento - inflación atrasada para recuperar lo perdido, ahora quieren negociar la inflación futura. Es todo un problema". Afirmó que van a incorporar una cláusula de ajuste para no perjudicar a los trabajadores. Y sostuvo que "si el Estado no cumple con su responsabilidad de contener la inflación es muy difícil actualizar salarios".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas