Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cortar la dependencia nuclear, otra gran apuesta de Macron

Hacia 2025 el país cerraría 17 de los 58 reactores operativos

Jueves 13 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
El presidente francés Emmanuel Macron
El presidente francés Emmanuel Macron. Foto: Reuters / Archivo

PARÍS.- Francia anunció esta semana el cierre de centrales nucleares más ambicioso jamás emprendido hasta ahora en el mundo: el ministro de la Transición Ecológica y Solidaridad, Nicolas Hulot, estudia el apagado de "hasta 17" de los 58 reactores que hay en el país para reducir su dependencia de la energía nuclear.

El plan fue considerado "demagógico" e incluso "irrealista" por razones técnicas y económicas.

Hulot, un icono del movimiento ecologista que en forma sorpresiva fue invitado por el presidente Emmanuel Macron a ingresar a su gobierno en mayo pasado, indicó que el cierre de las plantas se hará en forma progresiva hasta el año 2025. De esa manera, el país podrá cumplir el objetivo definido en la ley de transición energética de reducir en 50 % la proporción del nuclear en la producción de electricidad. Hulot rehusó dar otras precisiones y pidió tiempo para planificar la globalidad del problema. "Pueden ser hasta 17 reactores [...] pero hay que mirar todos los componentes del problema [...] porque cada reactor presenta una situación económica, social y de seguridad diferente", agregó.

La cifra anticipada por el ministro corresponde, en realidad, a las recomendaciones formuladas por el Tribunal de Cuentas. En su último informe, ese alto organismo de control sugirió cerrar "entre 17 y 20 centrales".

Sólo Alemania emprendió hace cuatro años un programa igualmente ambicioso al decidir el desmantelamiento total de su parque nuclear, pero ese país sólo disponía de 17 plantas contra 58 en Francia. En los meses que siguieron al desastre de Fukushima, en 2013, el gobierno de la canciller Angela Merkel detuvo la actividad en ocho centrales y prometió que el resto cerrará en forma progresiva antes de 2022.

El cese de actividad de los reactores franceses anunciado por Hulot significará un duro golpe para la compañía nacional de electricidad EDF, principal operadora de esas centrales, que esperaba poder seguir utilizando esa fuente de energía por lo menos 30 años más. EDF es también el primer productor mundial de energía eléctrica de origen nuclear.

Los expertos consideran que será difícil cumplir el objetivo de reducir el componente nuclear en la producción de electricidad de Francia del 76,4% en la actualidad a 50% en 2025. El país ocupa el segundo lugar mundial, detrás de Estados Unidos, por cantidad de energía nuclear, y el primero por densidad de población.

En Francia operan actualmente 58 reactores nucleares distribuidos en 19 centrales. La parte de energías renovables representa el 17,4%, mientras que la energía térmica ocupa un 6,2%. Los especialistas también advierten sobre el costo de ese proceso. EDF calculó que el desmantelamiento de 17 centrales costaría 6000 millones de euros por reactor.

Te puede interesar