Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El kirchnerismo defendió al líder del PT, pero teme un contagio en la justicia local

SEGUIR
LA NACION
Jueves 13 de julio de 2017
La ex presidenta Cristina Kirchner y su par brasileño Lula da Silva
La ex presidenta Cristina Kirchner y su par brasileño Lula da Silva. Foto: Archivo
0

Ante la condena de Lula da Silva, el kirchnerismo no dudó en qué lado posicionarse: dirigentes cercanos a Cristina Kirchner denunciaron una persecución judicial contra el ex presidente y, con preocupación, asimilaron la situación a la que atraviesa la ex mandataria.

"La condena de Lula tiene por objetivo impedir que sea elegido como presidente porque la derecha, junto a los grupos concentrados de poder, pretende seguir avasallando los derechos conquistados por los trabajadores durante su gobierno", sostuvo el ex canciller Jorge Taiana, compañero de boleta de Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

"Ayer fue la aprobación de la flexibilización laboral, hoy la condena de Lula y hace un año el golpe a Dilma", agregó.

cerrar

En la misma línea se manifestaron Hugo Yasky, candidato a diputado y jefe de la CTA, y el ex funcionario Martín Sabbatella. "Gravísima avanzada contra @LulapeloBrasil, que es una avanzada contra el pueblo trabajador brasileño y la democracia", afirmó el primero vía Twitter.

Sabbatella trazó un paralelismo con la Argentina: "La condena es muy grave y no puede escindirse de la persecución judicial y mediática que sufren los líderes populares de América latina. Sólo con dirigentes populares difamados y proscriptos y con la sociedad engañada por los grandes medios se puede avanzar con el ajuste, contra los trabajadores y los sectores medios".

Cristina Kirchner, en tanto, evitó manifestarse, en sintonía con su estrategia de campaña.

Puertas adentro del campamento kirchnerista, el análisis es más complejo. Nadie cree que lo sucedido en Brasil pueda tener un efecto en el electorado argentino. Cristina y su espacio desarrollaron una suerte de inmunidad frente a las denuncias de corrupción, al menos entre el sector de los votantes que todavía estaría dispuesto a acompañarlos. Pero algunos integrantes de su partido tomaron la noticia con preocupación. Si el efecto Lula no llega al electorado, analizan, tal vez llegue a los tribunales. "Más de un juez estará pensando en acelerar las causas contra Cristina para convertirse en el Moro argentino", reflexionó con amargura un dirigente kirchnerista.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas