Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una sesión del Senado desnudó las diferencias internas del PJ

El peronismo buscaba rechazar un DNU de Macri, pero no lo logró

SEGUIR
LA NACION
Jueves 13 de julio de 2017
El oficialismo aprovechó para cerrar el debate por falta de quórum
El oficialismo aprovechó para cerrar el debate por falta de quórum. Foto: Fabián Marelli
0

El diablo de la campaña electoral metió la cola y puso ayer al Senado al borde del abismo de una crisis institucional y volvió a dejar al desnudo las tensiones internas que cruzan al PJ desde que pasó a la oposición.

En una jornada por demás atípica, el sector más radicalizado del PJ en el Senado le torció el brazo a su jefe de bloque, Miguel Pichetto (Río Negro), y lo forzó a romper un acuerdo con el oficialismo. Pocos minutos después, Cambiemos devolvió el golpe levantando de manera intempestiva la sesión, cuando era inminente el rechazo a un DNU del Poder Ejecutivo.

La jornada terminó con un comunicado del bloque del PJ, en el que condenó por antirreglamentaria la jugada a la que apeló el oficialismo para levantar la sesión por falta de quórum, lo que anticipa que volverá seguramente a la carga en la próxima sesión, con el rechazo al decreto del Gobierno.

"El bloque ha dialogado y está todo bien. [Existe] un proceso de definición de liderazgo [en la bancada]. (...) Las discordancias hay que señalarlas en el bloque""
Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque del PJ

Compartilo

"El bloque ha dialogado y está todo bien", dijo Pichetto, al intentar cerrar la crisis peronista cuando ya caía la noche. Sin embargo, el senador también reconoció que existe "un proceso de definición de liderazgo" en la bancada, e invitó a quienes no estén de acuerdo con su conducción a exponer sus diferencias, pero aclarando que "las discordancias hay que señalarlas en el bloque".

El primer acto del drama se desarrolló a poco de empezar la sesión, cuando el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (Pro-Capital), puso a consideración un proyecto del Poder Ejecutivo que extiende a los beneficiarios de la AUH y de pensiones no contributivas el acceso a créditos a través de la tarjeta Argenta.

El tema estaba acordado entre Pinedo y Pichetto, pero de manera sorpresiva comenzaron a escucharse voces críticas en el PJ. El primero fue el tucumano José Alperovich, que se quejó por las tasas de interés de los préstamos.

Pero la sorpresa fue mayúscula cuando se sumó al coro el formoseño José Mayans, vicepresidente del bloque. "Yo no confío nada en esta gente, son unos usureros; dejarle un negocio de 10 millones de jubilados a esta gente es vergonzoso", sentenció, en directa alusión al gobierno de Mauricio Macri.

"Yo no confío nada en esta gente [el Gobierno]. Son unos usureros. Dejarles un negocio de 10 millones de dólares a esta gente es vergonzoso""
José Mayans, vicepresidente del bloque del PJ

Compartilo

Sin apoyo de sus senadores -sólo lo respaldó el misionero Salvador Cabral- y con un pedido de su propia bancada para que el proyecto volviera a comisión, Pichetto se vio forzado a dar marcha atrás.

Envalentonados por el triunfo sobre el oficialismo y sobre su propio jefe de bancada, el kirchnerismo fue por el rechazo al DNU que derogó los reembolsos en puertos patagónicos.

Motivo de negociación entre el Poder Ejecutivo y los gobernadores de la Patagonia, el dictamen de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo venía postergándose desde hacía varios meses.

Sin acuerdo a la vista, la tregua terminó ayer. Sin embargo, y con todos los pronósticos en contra, el oficialismo sacó un as de la manga. Aprovechando el descuido de varios senadores del PJ, que se confiaron en que el debate iba a ser extenso y se fueron a sus despachos, Pinedo planteó una moción para votar el regreso a comisión del dictamen.

Lo hizo en un momento estratégico, ya que el PJ estaba en minoría y podía perder la votación. Para impedirlo, la camporista Virginia García (Santa Cruz) comenzó a levantar a otros kirchneristas para demorar el momento de la votación y darles tiempo a sus compañeros para regresar al recinto.

Rápido de reflejos, el senador Juan Carlos Marino (UCR-La Pampa), que presidía en ese momento, levantó la sesión por falta de quórum, tomando por sorpresa a los senadores peronistas y al diputado de La Cámpora Marcos Cleri, que esperaba en el Salón Eva Perón festejar el primer rechazo a un DNU del Gobierno. Pero se quedó con las manos vacías.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas