Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para la oposición, a Macri y a Francisco los separan las ideas económicas

Creen que como referente de la lucha contra la pobreza, el Papa podría tener una mirada crítica

Jueves 13 de julio de 2017
El presidente Mauricio Macri y el papa Francisco, en Roma
El presidente Mauricio Macri y el papa Francisco, en Roma. Foto: Archivo

La posible visita del papa Francisco a la Argentina es vista por la oposición como una posibilidad de fortalecer su figura y su mensaje con los sectores más postergados. Algunos dirigentes consultados por LA NACION perciben, además, que al Gobierno y al jefe de la Iglesia los separan las ideas económicas.

La mayoría de los referentes de la oposición consultados coincidieron en la identificación de la figura papal con la lucha contra la pobreza. A su vez destacaron que su visita, lejos de responder a una intencionalidad política concreta, sí representará una bocanada de aire para los movimientos sociales. Eventualmente, también un desafío para algunas de las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri.

"Creo que el Papa está por encima de la política y que su venida no será un mensaje a favor o en contra del Gobierno, sino para energizar a los excluidos. Sería muy bueno que venga", dijo Daniel Arroyo, candidato a diputado de 1 País.

"Él es un referente moral y dejó bien en claro que está en contra del derrame y de que las inversiones acomodan todo. Está a favor de la distribución", deslizó Arroyo.

cerrar

En una línea similar se refirió el precandidato a diputado por Unidad Porteña, Itai Hagman: "El Papa es la principal voz que hoy cuestiona la esencia de un modelo económico que tiene que ver con las políticas que está llevando adelante Macri". Hagman consideró que no habrá menos conflictividad social el año que viene, y que la llegada de Francisco en cambio "alentará las movilizaciones sociales y las marchas en el país".

En tanto, el diputado del Parlasur del Frente para la Victoria y ex embajador en el Vaticano, Eduardo Valdés, dijo que "la grieta" no tiene que ver con una eventual llegada del Papa o no a nuestro país, que él no decidiría su venida en función de una cuestión política. "Él tiene una visión de ir del centro a la periferia y primero atendió casos más urgentes."

Además opinó que "no se vieron resultados electorales por un uso o no de la figura de Francisco", dando a entender que sería difícil capitalizar su visita políticamente. Sí aseguró que el Santo Padre es un "referente de los pobres" y que "tiene los problemas de la Argentina muy presentes".

Finalmente, el candidato a senador del Frente de Izquierda, Néstor Pitrola, fue el único que no coincidió con los anteriores y que analiza en la visita de Francisco una complicidad con el actual gobierno, y una clara intencionalidad política.

"Creo que su mensaje es de un Pacto de Moncloa posterior a las elecciones y que vaticina una segunda etapa del ajuste", señaló el referente del Partido Obrero.

Consultado puntualmente si considera que el Papa es un referente de la lucha contra la pobreza a nivel mundial, señaló: "El Papa está en complicidad con una salida capitalista. Si vos desde el capitalismo hablás de pobreza es en realidad hacer asistencialismo. Puede ocuparse del hambre más urgente, pero no de la pobreza".

En esta nota:
Te puede interesar