Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se debilita en la CGT la idea de lanzar un plan de lucha

Quieren dejarlo para después de las elecciones; Cristina Kirchner también había pedido postergar las protestas sindicales

Jueves 13 de julio de 2017
0
Se debilita en la CGT la idea de lanzar un plan de lucha
Se debilita en la CGT la idea de lanzar un plan de lucha. Foto: DyN / Javier Brusco / Archivo

Tras un paréntesis de casi dos meses, la CGT se reúne hoy para debatir un posible plan de lucha que ya se anticipa debilitado.

La intención de elevar el perfil combativo, como presionaron la semana pasada la confederación del transporte y un puñado de gremios vinculados al kirchnerismo, no tendrá eco en los sectores mayoritarios de la central obrera y tampoco entre sindicalistas que se jactan de tener diálogo fluido con la Iglesia.

Lejos de un consenso, la reunión cegetista escenificará otra vez las diferencias internas que surcan hoy al sindicalismo peronista. Quedará al descubierto la falta de una estrategia común tanto para canalizar sus reclamos como para posicionarse en la disputa electoral que se avecina.

La mayoría de los 20 gremios que integran la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) buscará apoyo para avanzar en una protesta en rechazo a la intervención oficial en la vida interna de los gremios, y porque advierten que se incrementaron los despidos y las suspensiones en todas las actividades.

Un dato que no es menor: el jefe de la CATT es Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato de mando de la CGT. Sin embargo, de una semana a otra, Schmid bajó bruscamente su ímpetu para coordinar un plan de lucha.

El otro sector que se vio obligado a modificar su estrategia fue la Corriente Federal, que encabeza el bancario Sergio Palazzo. Aliado del kirchnerismo, este bastión había convocado a una gran marcha a San Cayetano el 7 de agosto, en la antesala a las elecciones primarias legislativas. La iniciativa fue cancelada momentáneamente ante una orden de Cristina Kirchner. La ex presidenta prefiere evitar ser señalada como quien orquestó una movilización opositora.

Los dos influyentes grupos que trabajan para congelar el plan de lucha son el de "los Gordos" (representantes de los grandes gremios) y el de "los independientes", que integran los estatales de UPCN y Aysa, y los albañiles de la Uocra. "No es momento de una movilización y mucho menos de un paro. Tenemos que evitar que cualquier medida quede politizada por la campaña", argumentaron a LA NACION dos referentes, uno de cada sector.

En paralelo surgieron intereses aislados para intentar contener a los combativos y mantener cierta tregua con el Gobierno, al menos hasta después de las elecciones generales de octubre.

Una señal en ese sentido fue el encuentro que tuvo el martes pasado el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con los dirigentes de las 62 Organizaciones Peronistas, el histórico brazo político de la CGT, que está hoy desarticulado y que presidía el fallecido Gerónimo Venegas. Allí se agrupan unos 80 sindicatos que se consideran cercanos al macrismo. Sin Venegas, Oscar Mangone, jefe del gremio del gas, se erige ahora como uno de los referentes del sector. Mangone no sólo se jacta de tener llegada al papa Francisco, sino que además cuenta con hombres propios en el ministerio de Triaca.

El descontento sindical había escalado la semana pasada tras la intervención al gremio de los canillitas, que lidera Omar Plaini. Los gremialistas sospechan de cierta animosidad del Gobierno y hasta sugieren que el enfrentamiento con ellos responde a una estrategia electoral de Cambiemos ideada por el ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Sin tensar el vínculo con el Gobierno y con la intención de no meterse de lleno en la campaña electoral, la CGT postergará hoy su plan de lucha sin una fecha a la vista.

A lo sumo expresará un mensaje común en rechazo a las intervenciones gremiales y al rumbo de la economía. Todavía no hay consenso para llevar a la práctica el enfrentamiento retórico que insinúan algunos dirigentes gremiales.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas