Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

San Lorenzo le ganó a Regatas en Corrientes y dejó el terreno preparado para festejar el bicampeonato

El Ciclón se impuso 79-58, dejó la serie 3-1 y el sábado próximo, como local, estará a tiro del segundo título consecutivo; La figura de la noche fue Selem Safar, con 20 tantos en 19 minutos.

Jueves 13 de julio de 2017 • 00:37
SEGUIR
LA NACION
  |  
RegatasRegatas

-

P
San LorenzoSan Lorenzo

-

P
0

San Lorenzo quedó a un triunfo del bicampeonato
San Lorenzo quedó a un triunfo del bicampeonato.

CORRIENTES.- No es simple determinar si todo el escándalo que se desató en el tercer juego tuvo incidencia directa en este cuarto duelo entre San Lorenzo y Regatas , pero algo en el aire había en este estadio del Parque Mitre. La furia del Ciclón pareció tener algo que ver con aquello, como si estuviese herido, porque el campeón de la Liga Nacional dijo con su juego que quiere el bicampeonato y demostró que su estilo es el que mostró anoche y no lo que hizo en el choque anterior. Al imponerse 79-58, el conjunto de Julio Lamas puso la final en jaque con un 3-1 y la posibilidad de quedarse con el cetro doméstico en Boedo, cuando se enfrenten nuevamente este sábado. No pudo Regatas volcar su enojo como combustible para darle paridad a la serie y extrañó a Paolo Quinteros, quizá por eso no pareció poder controlar todo el talento del conjunto visitante.

Es cierto que antes del juego la atención estaba afuera, porque no estaba claro si Quinteros podía jugar desde el arranque, pero mucho más por lo que podía suceder entre Safar y Ramírez Barrios, ya que este último le dio un directo en el mentón que lastimó al escolta del Ciclón cuando se iban al descanso largo del tercer duelo aquí. Y también había una lupa entre Vidal y Lamas, por las acusaciones de doping del entrenador cuando se cruzó en una fuerte discusión con el presidente de Regatas, Eduardo Tassano. Toda esa tensión se diluyó con lo que ofrecieron los equipos dentro del campo, lo realmente importante. Pero puntualmente con lo que sucedió con San Lorenzo desde el arranque, ya que salió a imponer condiciones con Marcos Mata, que sacudió con 9 puntos y fundamentalmente con un parcial 16-1 que le permitió al Ciclón cerrar el primer cuarto 24-8.

Pero no se detuvo allí el equipo de Buenos Aires, porque contó con Safar que en sus primeros 6 minutos aportó 10 tantos y pareció enviar un mensaje por lo sucedido en el partido del lunes pasado. El visitante era una aplanadora: llegó a sacarle 20 puntos de distancia al local (30-10). Aunque Regatas no se entregó y entendió cómo podía desactivar tanta furia rival. Comenzó a defender con más intensidad con Javier Saiz y Vidal, que arrancó nervioso, pero después tomó mejores determinaciones. Y claro, cuando necesitó de Sims, el estadounidense respondió con 11 tantos. Acortó la diferencia el equipo correntino cuando dejó de perder el balón, ya que en esta primera mitad desperdició 10 posesiones, mientras que en todo el juego 3 había malogrado 12. Además, apenas marcó un triple (Espinoza) en todo el primer tiempo. Aún con todas dificultades lograron irse al descanso apenas por 12 puntos abajo: 36-24.

Estaba claro que lo que sucedió en el tercer juego era un tema central aquí, porque estaba lleno de vallas en la zona de los vestuarios y, en la salida hacia el entretiempo, primero se retiró el visitante y el local se quedó en el campo hasta que todos los jugadores del Ciclón estuvieran dentro de la manga.

En el tercer período Regatas salió con empuje para darle vida a su ilusión de emparejar la serie y llegó a poner a 8 puntos de distancia (33-41), pero allí apareció el temple de San Lorenzo que volvió a tomar las riendas y sacó 16 de la mano de Penka Aguirre en la conducción y la voracidad goleadora de Selem Safar (terminó el juego con 20 puntos). Y mostró nuevamente el Ciclón que cuando se dedica a defender es un equipo que casi no tiene oposición. El uruguayo Mathias Calfani es una auténtico gladiador y Marcos Mata lo acompaña en esa tarea de hundir al rival en la impotencia porque no encuentra opciones ofensivas. Y en ese contexto de superioridad, alguien desde la platea entendió que debía canalizar su bronca arrojando una botella de agua mineral al banco de San Lorenzo. Tristísimo

En el último cuarto el conjunto de Buenos Aires desplegó todo su arsenal de recursos y corrió la cancha con Deck (16) y Mata (14). Y Safar siguió con su noche perfecta a puro bombazo (4 de 8 en triples). Así terminó por darle un mazazo al conjunto correntino. El Ciclón hizo su trabajo, se alejó del escándalo y jugó al básquetbol. Se llevó el punto que quería, no dejó que Regatas, que sufrió mucho no tener a Quinteros, se pusiera en línea en la serie. Ahora en Boedo, este sábado, irá por el bicampeonato.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas