Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Simón White. "En Andorra alcancé los 145 km por hora"

Integrante del equipo argentino de snowboard, cuenta cómo es la vida arriba de una tabla, a alta velocidad y siguiendo el invierno

Sábado 15 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Nació en Buenos Aires, se crió en San Martín de los Andes y siempre le gustaron los deportes extremos. Junto a Steven Williams y Tomás Galán de Malta, Simón White integra el equipo argentino de Snowboard Cross de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), una disciplina en la que los deportistas sortean saltos, lomos y curvas pronunciadas. Lo más parecido al motocross pero sobre una tabla de snowboard.

"Arranqué con los esquíes a los 3 años y a los 6 ya estaba subido a una tabla", asegura Simón. De muy chico comenzó a participar de distintas competencias locales, luego ingresó al Team Chapelco (escuadra oficial de esa montaña) y hace cinco años pasó a formar parte del equipo nacional de snowboard.

Después de participar en la última fecha de la Copa del Mundo de la temporada 2016-17, que se llevó adelante en marzo, en Suiza, bajo la supervisión del entrenador Maximiliano Cataldi, ahora buscará la clasificación para los próximos Juegos Olímpicos de Corea 2018.

-¿En qué grado de desarrollo ves al snowboard en la Argentina?

-Creció mucho en los últimos años, sobre todo a partir de la formación del equipo que se inició con nosotros. Antes no existía y faltaba apoyo. Gracias a este cambio, yo en este momento estoy en el puesto 69 del ránking mundial, Steven está un poco más adelante y Tomás un poco más atrás.

-¿Quién es el número uno?

-El francés Pierre Voltier. Es el último campeón olímpico, campeón de la copa del mundo y del Mundial. ¡Ya ganó todo! Seguramente este año vamos a estar entrenando con él y otros competidores españoles en Pucón (Chile), donde van a hacer un camp especial. Esa experiencia va a sumar bastante.

-¿Cómo es el entrenamiento de pretemporada?

-En los meses de pretemporada (primavera y otoño), tenemos un preparador físico y trabajamos mucho la fuerza, para estar bien armados. Después entrenamos en velocidad, potencia, y hacemos muchos ejercicios de salto y equilibrio.

-¿Y durante los meses de competencia?

-Ahí no se entrena tanto sino que se hace un mantenimiento y trabajamos más la parte técnica directamente en pista. Justamente en estos días estoy viajando al Sur, a la nieve. Somos todos de Chapelco, así que hacemos base ahí y después nos movemos adonde nos lleve el circuito. Este año, después del camp de Pucón, vamos a participar de una fecha de la Copa del Mundo que se realizará en Bariloche, del 6 al 10 de septiembre.

-¿Y en el invierno del Norte, donde compiten habitualmente?

-Los últimos tres años viajamos a Italia, donde hacemos base y después nos movemos de acuerdo al calendario de carreras. También hemos viajado a Estados Unidos y Rusia.

-¿Seguís disfrutando del snowboard o la competencia le resta un poco de diversión?

-Sí, lo disfruto mucho porque además me gusta mucho estar en la montaña, hacer fuera de pista.

-¿Qué velocidad máxima alcanzaste arriba de una tabla?

-Una vez, en Andorra, alcancé los 145 kilómetros por hora, pero en una pista recta. En carrera podés alcanzar como mucho 90 kilómetros. Obviamente usamos casco y protecciones obligatorias para la espalda.

-¿Reciben algún apoyo de la Secretaría de Deportes?

-Sí, recibimos becas de la Secretaría de Deportes de la Nación. Sobre todo tenemos un gran apoyo del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), que nos banca todos los viajes, y cuando se acercan los Juegos Olímpicos, también del Comité Olímpico Internacional. Justamente este año tenemos la posibilidad de correr la Copa del Mundo en Bariloche gracias al apoyo de la gente de Catedral y del Enard, que hicieron mucho esfuerzo para que se pueda concretar. Es una competencia que a nosotros nos abre la posibilidad de clasificar para los próximos Juegos Olímpicos.

-¿Un consejo para aquellos que quieran iniciarse en el snowboard?

-Creo que el desafío es pasar las dos primeras semanas sin desanimarse, porque al principio te golpeás y no la pasás tan bien. Pero una vez que lográs acomodarte sobre la tabla y sentirte cómodo, vas a disfrutarlo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas