Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Venus Williams: de las lágrimas por un accidente de tránsito fatal a la felicidad de otra final en Wimbledon

A los 37 años, busca su sexta corona en el All England, 17 temporadas después de su primer título en el césped londinense; su rival será la española Garbiñe Muguruza

SEGUIR
LA NACION
Viernes 14 de julio de 2017
Venus Williams llega a su primera final en el All England desde 2009
Venus Williams llega a su primera final en el All England desde 2009. Foto: AFP
0

LONDRES.- Cuando Venus Williams ganó su primer Grand Slam individual, en Wimbledon 2000, Garbiñe Muguruza estaba por cumplir siete años y ya había dejado Caracas para radicarse en Barcelona junto con su familia. Diecisiete temporadas más tarde de aquel triunfo de la morena estadounidense ante Lindsay Davenport, la final de Wimbledon volverá a tenerla como protagonista, esta vez frente a la española. Si Roger Federer es un ejemplo de longevidad fabuloso, Venus no se queda atrás. Ambos alcanzaron los cien partidos en el All England este año. Venus tiene 37 (el suizo cumplirá 36 en un mes) y atravesó por momentos delicados de salud tras padecer el llamado Síndrome de Sjogren, que le provocaba fatiga, falta de energía y hasta resequedad en los ojos y la boca. Comenzó el torneo llorando en la rueda de prensa por el dolor que le provocaba el recuerdo del accidente de tránsito del que participó hace un tiempo en Palm Beach Gardens, en la Florida, y en el que murió un hombre. Pero en pocos días el ánimo le cambió rotundamente; su amplia sonrisa saliendo de la Catedral luego de vencer a la británica Johanna Konta por 6-4 y 6-2 fue todo un síntoma. Muguruza, finalista sobre el césped británico en 2015, pasó por encima a la eslovaca Magdalena Rybarikova : 6-1 y 6-1, en 1h05m. Este sábado, Venus y Garbiñe serán las actrices centrales.

La mayor de las Williams no llegaba al último partido del torneo londinense desde 2009. Entre 2000 y 2008, fue campeona cinco veces en Wimbledon. Ex número 1 mundial, aunque ahora undécima de la WTA, obtuvo otros dos títulos individuales de Grand Slam, en el US Open de 2000 y 2001. En dobles, junto con Serena, lleva ganados otros 14 trofeos grandes. "Este año ha sido increíble en términos de mi juego, compitiendo profundamente en los grandes eventos. Estoy emocionada por estar otra vez en una final. Trataré de dar un paso más allá", dijo Venus. En la actual temporada alcanzó la final del Abierto de Australia, donde perdió 6-4 y 6-4 con su hermana, ausente en Wimbledon por estar embarazada. En Roland Garros, se marchó en la cuarta ronda.

Varias han sido las virtudes que Venus exhibió para alcanzar la definición de Wimbledon. La paciencia y la experiencia la sostuvieron en momentos de dudas. La potencia de sus tiros le permitió dominar en los intercambios. Varias veces sacó a poco más de 180 km\h. Frente a Konta (séptima del circuito y sexta preclasificada), que soñaba con ser la primera británica campeona en Wimbledon desde Virgina Wade en 1977, Venus no le dio oportunidades de sentirse cómoda. La atacó por todos los frentes y terminó con 19 winners.

"Cuando Venus domina el punto desde la primera pelota, cuando se pone en una posición de ataque, juega con mucha profundidad, con velocidad y no tienes mucha oportunidad de conseguir los puntos. Así que cuando ella está a la ofensiva, ahí es donde es mejor. Eso es lo que logró hacer conmigo", se lamentó Konta, que luego de la eliminación de Andy Murray en cuartos de final, llevaba el peso británico en sus hombros. De hecho, los periódicos del jueves amanecieron en sus portadas con la imagen de ella crispando el puño, tratando de balancear la frustración del número 1 del circuito masculino.

"La extraño mucho", comenta Venus. Se refiere a su hermana. "Trataré de tomar el mismo valor que ella suele demostrar en los courts", agregó, cómplice. En su única final en el All England, Muguruza cayó frente a Serena, por entonces número 1 del circuito. "Definitivamente le preguntaré sobre aquel partido. Estoy seguro de que me va a dar algunas palabras y cosas que podrán hacer una diferencia para mí en el partido", aportó Venus, desprejuiciada.

cerrar

La hija mayor de Richard Williams, el hombre que las introdujo en el mundo de las raquetas con la esperanza de que algún día serían buenas, creció viendo jugar a Boris Becker y a Stefan Edberg. "Lo recuerdo específicamente. Obviamente a Graf. Fui definitivamente un gran fan de Seles. Realmente disfruté observándola", contó. Más allá del deseo ferviente de su padre, probablemente Venus nunca pensó en lograr tanto. Hoy es una leyenda.

Pasaron muchas cosas desde aquella primera final de Venus en Wimbledon. Pero algo no cambió: su apetito de triunfos y su coraje para competir. Como Federer. Como Serena. Como Rafael Nadal. Son jugadores que no siguen el circo itinerante del tenis por dinero, sino por la gloria, por seguir sumando trofeos a sus vitrinas, ya de por sí atiborradas de éxito. "Recuerdo que en aquella primera final estaba tan nerviosa -rememora la ganadora de 49 títulos y más de 36.000.000 de dólares en premios oficiales-. Fue un desastre total. Era joven. Definitivamente no creo que pueda estar tan nerviosa esta vez como en aquel momento. Sé mucho mejor cómo manejarlo. Hay momentos en los que tal vez no estás tan relajado como en otros momentos, pero se trata de confianza, de tratar de manejarlo. Y eso es lo que intentaré".

Venus ganó tres de los cuatro partidos que disputó frente a Muguruza, aunque el último antecedente (en los cuartos de final de Roma de este año), triunfó la tenista nacida en Caracas. "Jugamos varias veces, pero nunca nos enfrentamos en césped, así que será un factor diferencial", señaló la norteamericana. Y afirmó que no vio, hasta el momento, ningún partido de Muguruza en el certamen. "Ni este último, así que no sé qué está haciendo. Yo voy a intentar jugar al mismo nivel que vengo mostrando", comentó Venus, para quien Wimbledon actúa como una inspiración. Esta vez no es la excepción.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas