Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El progreso en el arte o el capricho de la historia

LA NACION
SEGUIR
Pablo Gianera
Domingo 16 de julio de 2017
0

En la entrevista que publicó La Nación el fin de semana pasado, Daniel Barenboim hizo una afirmación terminante sobre el compositor Richard Strauss. Dijo que, considerada en términos históricos, su posición musical y artística era sencillamente "indefendible". "No se lo puede tomar en serio históricamente." El Maestro se refería a lo siguiente: tras alcanzar, sobre todo con sus óperas Elektra y Salome, un punto muy cercano al abandono del orden tonal (salto que terminaría dando Arnold Schönberg), Strauss dio marcha atrás y volvió sobre sus pasos para trabajar en un estilo anterior. Aunque admire a Strauss por otros motivos, Barenboim, cuyo pensamiento está fuertemente orientado por la idea de progreso, entiende la defección straussiana como un desvío inaceptable. Muchos de los programas que Barenboim prepara se rigen también por esta idea: un viaje musical que va, por ejemplo, de Richard Wagner a Schönberg, y de Schönberg a Pierre Boulez.

Una vez publicada la entrevista, un compositor argentino que vive desde hace años en Berlín y que respeta especialmente la genialidad de Barenboim, me hizo saber su desacuerdo con esa posición. La historia, decía él, no se puede transitar al revés ni al derecho: la historia no tiene dirección. Es aquí donde la discusión se pone de veras interesante porque pasa del caso a la generalidad: ya no se trata sólo de la posición presuntamente regresiva de Strauss sino de toda una consideración sobre las condiciones mismas del progreso. Dicho de otra manera: ¿existe en realidad el progreso artístico o es una simple superstición filosófica de la que terminamos convenciéndonos?

Es imposible mediar entre esas posiciones, y esto por dos motivos: el primero, porque, en la anécdota musical del principio, las perspectivas de un intérprete y de un compositor son diferentes; el segundo, porque lo que está detrás es la colisión entre la jerarquía de lo moderno y el estallido de lo contemporáneo. Es una discusión bastante lejana en el tiempo que, probablemente, no terminará nunca de saldarse.

Desde el punto de vista de la crítica de arte, la renuncia a la noción de progreso se vuelve muy problemática. Después de todo, si la historia no tiene ninguna dirección, si el progreso mismo entró hace mucho en crisis, ¿cómo hacer para determinar la validez histórica de las formas, de las obras, aun de la renuncia a la categoría de obra? Una conclusión provisoria: el progreso se ha vuelto problemático, es cierto, pero el hecho mismo de que se haya vuelto problemático pertenece a la dialéctica histórica que constituye el progreso en cuanto tal. La historia actúa en silencio, sin que nos demos cuenta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas