Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Escocia entregará tampones y toallitas gratis para mujeres de bajos recursos

Viernes 14 de julio de 2017 • 15:54
Foto: Shutterstock
0

Los productos para la menstruación parecen no ser una necesidad básica, pero lo son. Durante toda su vida, estos productos sanitarios pueden costarle a una mujer casi 7 mil dólares. Los altos precios hace que las personas que no puedan costear los productos usen métodos poco adecuados o incluso falten a la escuela. En una medida histórica, Escocia se convirtió en uno de los primeros países en ayudar a las mujeres de bajos recursos a acceder a los materiales para sobrellevar su período de una manera saludable .

El gobierno lanzó un programa piloto de seis meses en el que va a entregar tampones y toallitas gratis en Aberdeen. Según el diario Independent, al menos mil personas se van a beneficiar con este programa y los productos van a estar disponibles en tres escuelas, una universidad y varias organizaciones locales.

La problemática es tan importante en Escocia, a tal punto que un referente de una organización anti-pobreza contó en la radio de la BBC escocesa que algunas mujeres usan medias, papel higiénico e incluso diarios cuando sus ciclos menstruales empiezan. "Las escuelas y universidades pueden dar preservativos para algo que vos podés elegir no hacer, pero no podés elegir la menstruación", dijo Ewan Gunn de la organización Trussell Trust.

En un comunicado oficial, un referente del gobierno dijo que el piloto va a ayudar al estado escocés entender los alcances de la problemática y así mejorar la política pública. Es que los problemas económicos que conlleva la menstruaciones están invisibilizados, principalmente porque los gobiernos no las toman en cuenta a la hora de definir sus políticas para la salud de la mujer.

Según Jennifer Weiss-Wolf, autora de un libro que habla sobre la "equidad menstrual", dice que este tema no se discute por sexismo y estigma. "El acceso a los productos sanitarios no es sólo una cuestión de dignidad humana, también significa que las mujeres y niñas puedan participar de la sociedad", contó a Broadly. En Kenya, por ejemplo, la menstruación es la causa principal de por qué las chicas faltan a la escuela, sobre todo, porque no pueden comprar estos productos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas