Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Procesan al líder de "La banda de los paraguayos", una de las que dominaban la villa 1-11-14

El juez federal porteño Sergio Torres les dictó la prisión preventiva a "Blasito" y a otros cuatro sospechosos; hoy podría hacer lo mismo con la gavilla capitaneada por "Marcos"

SEGUIR
LA NACION
Viernes 14 de julio de 2017
El día de los allanamientos, la Gendarmería secuestró 90 kilos de marihuana
El día de los allanamientos, la Gendarmería secuestró 90 kilos de marihuana. Foto: LA NACION / Emilio Lasalvia
0

Blas Vera Ovando nació en Paraguay hace 41 años. Vivía en General Rodríguez, en el oeste del conurbano, pero todos los días, generalmente al mediodía, se lo veía en la villa 1-11-14. Cuando atardecía caminaba hasta la avenida Varela, a la altura del pasaje San Jorge, donde siempre lo esperaba un hombre que le entregaba un bolso o una bolsa negra.

Vera Ovando, que desde 2007 hizo 146 viajes entre la Argentina y Paraguay, era una pieza fundamental en el negocio de la venta minorista de drogas en el Bajo Flores, una de las zonas calientes del narcotráfico.

Según tareas de investigación realizadas por detectives de la Gendarmería, Vera Ovando, conocido como "Blasito", era el responsable de la negociación y la adquisición de la droga, mayormente marihuana, en su país natal.

"Blasito" y sus cómplices manejaban el comercio de estupefacientes en el sector de la villa conocido como Tres Bocas. Esa zona, situada en las inmediaciones de las manzanas 9A, 9B y 26, estaba bajo el dominio exclusivo de "La banda de los paraguayos", según surge del procesamiento con prisión preventiva que ayer firmó el juez federal porteño Sergio Torres, que desde hace casi una década investiga el negocio ilegal del narcotráfico en el Bajo Flores.

"La banda de los paraguayos", describió el magistrado federal en su resolución de ayer, "contaba con distintas personas encargadas del acopio, la venta y la distribución de sustancias estupefacientes, quienes rotan sus horarios a tales efectos, a modo de turnos".

La droga que comercializaban los sospechosos -tanto marihuana como cocaína- era escondida en pares de medias que, cada vez que aparecía la policía, eran descartados.

"Muchas de las incautaciones de narcóticos tuvieron lugar respetando una modalidad ya advertida con anterioridad en la causa y que los testigos de identidad reservada ya habían indicado: que los vendedores de la organización llevaban los estupefacientes dentro de medias que podían arrojar ante la llegada de las fuerzas de seguridad", explicó Torres en su procesamiento de Vera Ovando y de otros cuatro sospechosos.

Varias causas diseminadas en distintos juzgados confluyeron, finalmente, en una sola investigación en cabeza del juez Torres, que el 30 de junio pasado ordenó a detectives de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Gendarmería un megaoperativo en la villa 1-11-14. Los federales se encargaron del sector "peruano", liderado presuntamente por Marco Estrada González, alias "Marcos", y los gendarmes, de "La banda de los paraguayos".

Además de terminar con el negocio de esas organizaciones, el objetivo de los operativos fue recuperar ese territorio copado por los narcos para acceder con diversas agencias oficiales, para "reinstalar el Estado".

El día de los allanamientos, además de detener a los sospechosos, los gendarmes secuestraron a "los paraguayos" 90 kilos de marihuana, armas, municiones y explosivos.

"Nos encontramos frente a un número de individuos cuya cantidad no es posible precisar, que van relacionándose hasta integrar la agrupación cuya estructura ha permitido mantenerse vigente en el tiempo, posibilitando así la producción cotidiana de una indeterminada cantidad de maniobras ilícitas, la mayoría vinculadas con el tráfico de estupefacientes, aunque también se incluyen la tenencia y uso permanente de todo tipo de armas de fuego, sus piezas y municiones, intimidaciones verbales y agresiones físicas a terceros ajenos a tales actividades o a posibles grupos antagónicos, y delitos contra la propiedad", sostuvo el juez.

Además de Vera Ovando, fueron procesados por tráfico ilícito de estupefacientes Juan Arzamendia Sosa, Aaron Marecos Arzamendia, Ramón Báez González y Nicolasa González Velázquez, todos de nacionalidad paraguaya.

Parte de la banda ya había sido desarticulada y condenada. Pero los grupos se rearmaron con la participación de otros integrantes que no habían sido condenados y continuaron con el negocio.

"Como parte de estas actividades tendientes a asegurar su preeminencia, se ha comprobado que integrantes de la organización referida intimidan y amenazan a vecinos y testigos para evitar que estos brinden información a las fuerzas de seguridad o a la Justicia", explicó Torres en su resolución.

La organización narcocriminal operaba en el sector de Tres Bocas desde 2012, por lo menos. Aunque sus integrantes eran sucesivamente detenidos y condenados, nada impedía que "La banda de los paraguayos" se reagrupara para proseguir con su actividad ilegal.

En las próximas horas el juez federal Torres podría definir la situación procesal de la otra gran organización que había copado parte de la villa 1-11-14, integrada en su mayoría por peruanos y presuntamente liderada por "Marcos" y su hermano, Fernando Estrada González, alias "Pity". El primero está preso, pero el segundo sigue prófugo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas