Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina Kirchner en Mar del Plata: organización de La Cámpora, remeras a $ 150 y acceso restringido

La ex presidenta lanza la campaña de Unidad Ciudadana en el teatro Roxy; sólo entraron los candidatos y los militantes la siguen afuera, a través de una pantalla gigante

SEGUIR
LA NACION
Viernes 14 de julio de 2017 • 15:45
Militantes afuera del teatro. Foto: Defensa Civil
La previa al acto de Cristina Kirchner en Mar del Plata. Foto: Mara Sosti
La previa al acto de Cristina Kirchner en Mar del Plata. Foto: Mara Sosti
La previa del acto de Cristina en Mar del Plata. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
La previa del acto de Cristina en Mar del Plata. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
La previa del acto de Cristina en Mar del Plata. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
La previa del acto de Cristina en Mar del Plata. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
La previa del acto de Cristina en Mar del Plata. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
La previa al acto de Cristina Kirchner en Mar del Plata. Foto: Mara Sosti
La previa al acto de Cristina Kirchner en Mar del Plata. Foto: Mara Sosti
0

MAR DEL PLATA.- Es un día soleado y poco fresco en Mar del Plata. En la intersección de San Luis y la peatonal San Martín, militantes con pecheras de Unidad Ciudadana se prepararon desde el mediodía para recibir a los candidatos de la provincia que esta tarde llegaron al teatro Roxy. Allí la ex presidenta Cristina Kirchner brinda un discurso junto a su compañero de fórmula, Jorge Taiana, en el marco del lanzamiento oficial de la campaña de cara a las PASO del 13 de agosto .

La hora de comienzo del acto estaba prevista para las 16. Pero finalmente comenzó después de las 17.

Frente al teatro hay un camino formado por vallas que llevan a la entrada, por donde pasaron los candidatos e invitados. Las marquesinas promocionan shows musicales, circenses, obras de teatro y stand up. Pero hoy en el escenario principal no hay arte sino política.

cerrar

A 50 metros del teatro está ubicada la Plaza San Martín, donde varios técnicos instalaron al mediodía una pantalla gigante. Varios de los presentes encontraban llamativo que la pantalla no apunte al parque, donde se espera que se produzca la mayor concentración de gente, sino a la esquina del teatro. Un militante con una pechera que rezaba "Organización" con la tipografía de La Cámpora dijo que creía que era un error, pero otro lo corrigió: "La idea es que se junte mucha gente frente al teatro".

A las 16.30, aquellos que querían ver a Cristina ya se habían agrupado sobre esa esquina y a lo largo de una cuadra. Todos miraban a la pantalla, que transmitía en imagen y sonido lo que sucedía adentro del teatro, aquel al que sólo accedieron candidatos e invitados.

Entre la gente, y ante al pedido de bajarle tono a la liturgia kirchnerista, había pocas banderas, principalmente argentinas, pero menos que lo habitual.

Cerca de las 17.30, cuando apareció Cristina Kirchner en pantalla, llegó el silencio a la esquina. Algunos lloraban, otros reían con los chistes de la ex presidenta y actual candidata a senadora. También estaban quienes le hablaban a la imagen que reproducía lo que sucedía adentro. "Pobrecita", dijo uno de los asistentes, cuando comenzaron a aparecer las personas "de carne y hueso afectadas por la crisis" en escena.

Comienzan a concentrarse los seguidores de Cristina Kirchner
Comienzan a concentrarse los seguidores de Cristina Kirchner.

Merchandising

En la calle San Luis, a las 13 empezaron a acomodarse vendedores de pines a 30 y 50 pesos; de remeras con la cara de Cristina a 150; y banderas celestes y blancas, también con la cara de la ex presidenta, a 50.

Los militantes que organizan el movimiento en torno al acto forman parte de La Cámpora (aunque sus pecheras sólo dicen "organización") y llegaron de diferentes puntos de la provincia. Pero también hay organizadores locales. Varios de estos últimos no llevan pechera, sino que están vestidos de negro y se comunican por walkie talkies.

Desde el Instituto Patria habían adelantado a este medio que al teatro sólo entrarían candidatos, alrededor de 1500, y que no habría lugar para asesores, acompañantes, militantes "de a pie", ni para la prensa. Hoy en la puerta del lugar, jóvenes camporistas a cargo de controlar el ingreso ratificaron la decisión. Las invitaciones ya fueron entregadas y la orden es que no entre nadie sin pulsera azul.

En la confitería London, exactamente enfrente de la entrada al Roxy, cuatro dirigentes kirchneristas de Ezeiza, Quilmes (Frente Grande) y Mar del Plata (del Comité por la Liberación de Milagro Sala) conversaban sobre la dinámica del acto. Sólo uno de ellos, presidente de la fuerza a nivel local, iba a entrar, y exhibía la pulsera, que además reza en letras mayúsculas "Unidad Ciudadana". En una mesa contigua terminaban de almorzar siete dirigentes que acompañaban al precandidato de UC en Pilar, Fabián Pitronaci. Sólo él entrará. El resto de los comensales se quedará en la plaza.

Calles cortadas y locales cerrados

A comienzos de esta semana, un concejal del Frente para la Victoria (FPV) había solicitado que se cortaran las calles de alrededor del teatro por el acto. Pero después llegó un llamado desde Buenos Aires para pedir la marcha atrás con el proyecto de declaración. Desde el instituto Patria decidieron que la idea es "no modificar la vida cotidiana de los marplatenses".

Sin embargo, pasado este mediodía varios agentes de tránsito habían cortado la circulación de la calle San Martín a la altura de la avenida Pedro Luro, a una cuadra y media del teatro. "Más allá de lo que digan que quieren o no quieren, esto se va a llenar de gente y va a ser un caos de tránsito igual, es mejor prevenirlo", dijo un agente de Defensa Civil a LA NACION, que trabajaba en paralelo a los organizadores del acto. También había varios efectivos de la Policía local.

cerrar

Los comerciantes de los locales de la zona tenían previsto cerrar temprano sus locales y se mostraban descontentos por la decisión de realizar el acto en una zona céntrica. "Esto nos perjudica, especialmente un viernes. Vamos a tener que bajar la cortina a las cinco, que es el horario de mayores ventas", dijo Gustavo, que tiene un local de ropa en la esquina de San Luis y la peatonal.

El año pasado el diputado Axel Kicillof también hizo una presentación, en el mismo teatro. Pero el despliegue fue bastante menor, recuerda el empleado que atiende un local de celulares.

"Ayer se presentó acá una chica de coordinación de Unidad Ciudadana, nos dijo que nos quedáramos tranquilos, que no se iba a llenar de gente ni iban a cortar la calle. Pero se llenó de gente, hay vendedores ambulantes, acá todos los comerciantes estaban atemorizados", dijo a LA NACION Juan Bergues, uno de los dueños de la confitería London, que miraba desde una de las mesas de su local lo que ocurría afuera. "Por ahora nos quedamos abierto porque tenemos muchos clientes del diario, del banco, de la municipalidad y no puedo dejarlos. No me puedo dar el lujo de cerrar. En base a cómo venga esto decidimos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas