Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué elegir: más metros o menos y nuevos

A la hora de la decidir, el propietario puede optar entre comprar una unidad más pequeña a estrenar o un departamento más grande pero usado; ventajas y desventajas de cada caso

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 15 de julio de 2017

A favor

0

Dos ambientes a estrenar. Están entre los inmuebles más buscados. Para Graciela Muradas, gerente de emprendimientos urbanos de Toribio Achával, "las ventajas tienen relación con el producto". Por un lado, con el atractivo que representa ser el primer usuario y también con la facilidad para venderlo en caso de ser necesario. Se suma la posibilidad de contar con una mayor cantidad de amenities. "Son unidades que en general, tienen servicios, con diseño y tecnología de última generación con respecto a aislación acústica y a la eficiencia energética y otras características de los proyectos modernos. Además, son eficientes en términos de planos por lo que no se paga por metros disfuncionales. Otra ventaja: no requieren de mantenimiento por años", analiza Alejandro Schuff, gerente comercial de Soldati Propiedades.

Tres ambientes usado. Suelen tener ambientes más amplios y más metros totales. Un plus de los edificios antiguos es que tienen la cocina separada. "Además, se pueden conseguir mejores ubicaciones en unidades usadas", reflexiona Schuff. Los tres ambientes a reciclar son tenidos en cuenta por quienes están condicionados por una necesidad, que puede ser de espacio -por ejemplo una pareja que acaba de tener un hijo o espera tenerlo, o porque necesita un lugar de trabajo-. "En este tipo de unidad la elección está determinada por una cuestión de espacio", dice Adrián Cyderboim, dueño de Crecer Inmobiliaria.

En contra

Dos ambientes a estrenar. Tienen un mayor gasto en las expensas por el impacto de los amenities. Además, en la mayoría de los casos el propietario tiene que asumir los costos de las terminaciones. "Es común que se deje a gusto del consumidor el interior de placards y la colocación de persianas", afirma Leonor Achával, directora de Achával Cornejo. "Los costos de posesión suelen ser más altos que para una unidad usada, y tienen que asumir gastos relacionados con el equipamiento de las áreas comunes", enumera Schuff. Además, habrá que resignar unos cuantos metros cuadrados.

Foto: Shutterstock

Tres ambientes usado. La necesidad de invertir en arreglos, el tiempo que demandan y el deterioro natural de las terminaciones e instalaciones de gas, agua y electricidad. "Es complejo saber cuál es el grado de deterioro que tienen y cuánto dinero hay que invertir para repararlas. Puede suceder también que haya que afrontar reparaciones comunes al edificio que signifiquen un aumento de los gastos comunes. Y hay que considerar el tema de la electricidad, porque las viviendas usadas tienen una configuración eléctrica antigua, con menor capacidad, que quizás no soporte todos los aparatos eléctricos actuales", señala Schuff. Muradas agrega que hay que verificar que las instalaciones de servicios se hayan renovado en todo el edificio porque de nada sirve hacerlo en una unidad.

Check-list

Dos ambientes a estrenar. El precio del m2 a estrenar está un 20 por ciento arriba del m2 usado. "En la Ciudad de Buenos Aires, los valores rondan en promedio los US$2800/m2 para los nuevos", detalla Muradas de Toribio Achaval.

Es clave examinar los materiales de construcción. Mirar el tipo de aberturas, la terminación de las paredes, cómo son los muebles de la cocina y la calidad de los sistemas de calefacción y refrigeración. Prestar atención a la acústica, en especial en pisos bajos o sobre avenidas.

En Palermo un departamento de dos ambientes a estrenar se vende desde US$ 145.000, en Belgrano a US$ 155.000

Tres ambientes usado. Chequear el estado del edificio. "Es decir, cómo está el palier, mirar los pasillos y el estado de los balcones y de la pintura; preguntarle al encargado si hubo renovación de instalación eléctrica o gas", enumera Achával.

Pedir las expensas y chequear el estado de los pisos, abrir canillas para ver el estado de cañerías, revisar las ventanas y los placards.

En Palermo, el valor de un tres a reciclar es de US$ 130.000, mientras que en Belgrano cotiza a US$ 127.000 y en Caballito a US$ 110.000.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas