Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Afuera, una vigilia esterilizada de la liturgia peronista

Unas cinco mil personas se reunieron frente al teatro y siguieron el discurso en una pantalla

SEGUIR
LA NACION
Sábado 15 de julio de 2017
0

cerrar

El mensaje desde el Instituto Patria a los militantes para el acto fue claro: las reglas cambiaron. El Roxy-Radio City, elegido para el lanzamiento, sólo admitió a 1300 personas. El resto debió verlo en pantallas desde la plaza, donde se pidió bajar el tono a la liturgia kirchnerista.

Tampoco pudieron ingresar al teatro periodistas o fotógrafos. El kirchnerismo quiso tener control de la imagen.

"Es parte de la idea de duranbarbizar la campaña", reconoció a LA NACION un referente camporista, en alusión al principal asesor de Pro Jaime Durán Barba y después del evidente cambio de estilo de la ex presidenta.

El joven dirigente atribuyó la decisión de la cúpula kirchnerista a la necesidad de aggiornarse a una "nueva etapa en el marco de la crisis de los partidos políticos".

"Queremos sacar el olor a choripán y ruido del bombo de la pantalla", dijo una fuente del armado kirchnerista bonaerense a LA NACION.

Sin embargo, en una esquina de la plaza San Martín, entre caballetes reposaban varios tambores. Los custodiaban dirigentes sociales de la agrupación kirchnerista Nueva Esperanza.

En la calle San Luis, a las 13, empezaron a acomodarse vendedores de pines a 30 y 50 pesos; de remeras con la cara de Cristina, a 150, y banderas celestes y blancas, también con la cara de la ex presidenta, a 50.

cerrar

Los militantes que organizaron el movimiento en torno del acto formaban parte de La Cámpora (aunque sus pecheras sólo decían "organización") y llegaron de diferentes puntos de la provincia, pero también hubo organizadores locales. Varios de estos últimos no llevaron pecheras, sino que estaban vestidos de negro y se comunicaban por walkie talkies.

Desde el Instituto Patria habían adelantado a este medio que al teatro sólo entrarían candidatos, alrededor de 1500, y que no habría lugar para asesores, acompañantes, militantes "de a pie" ni para la prensa. Ayer, en la puerta del lugar, jóvenes camporistas a cargo de controlar el ingreso ratificaron la decisión.

Las invitaciones ya habían sido entregadas y la orden fue que no entrara nadie sin pulsera azul.

En la confitería London, exactamente enfrente de la entrada al Roxy, cuatro dirigentes kirchneristas de Ezeiza, Quilmes (Frente Grande) y Mar del Plata (del Comité por la Liberación de Milagro Sala) conversaron sobre la dinámica del acto. Sólo uno de ellos, presidente de la fuerza a nivel local, iba a entrar, y exhibía la pulsera, que además rezaba en letras mayúsculas Unidad Ciudadana.

Defensa Civil de Mar del Plata estimó que hubo entre 5000 y 5500 personas en la calle, aparte de las 1500 que ingresaron al teatro. En la esquina de San Luis y San Martín trabajaron unos 35 agentes entre control de tránsito, sanitario y logística. Además hubo efectivos de la policía local, bonaerense y de la Gendarmería. También trabajaron agentes de civil en los alrededores para prevenir posibles incidentes y "salvaguardar a los comercios de la zona".

El municipio tomó imágenes con un drone, donde puede observarse que la concentración de concurrentes formaba una especie de triángulo entre la esquina de la plaza San Martín, donde estaba la pantalla, ocupando media cuadra hacia la calle San Martín, media hacia Rivadavia y otra media hacia la avenida Pedro Luro.

Discurso e imagen

Autodefensa

Cristina propuso a los sectores afectados por la situación económica que la acompañen con el voto.

Estética

El discurso de la candidata fue corto y dejó la voz a los testimonios.

Tribuna

Se eliminaron intencionalmente las banderas partidarias.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas