Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El amor es más fuerte: cuando el flechazo llega a la oficina

Ya no está mal visto por la empresa formar pareja (estable) en el trabajo

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 16 de julio de 2017
0

Fue en la fotocopiadora donde se produjo el flechazo. Corría 1999. A los pocos meses, Guido y Daniela volvieron a verse, nuevamente, esta vez en un evento de la compañía. Hoy son una familia junto a Ciro de 7 años y Felipe de 1 año y 8 meses.

Carolina y Eduardo hace 18 años que están juntos en Naranja. Ella, en 1994, trabajaba en el call center y él en Grabación y Control. "Coincidíamos cuando bajábamos a comer a la cocina, pero eran charlas generales entre compañeros, porque ella estaba de novia. Cuando me enteré de que ya no tenía novio, aproveché la oportunidad para conquistarla. La estrategia fue invitarla a salir, aprovechando el cumpleaños de una compañera que festejaba en Juan Boliche, y esa se convirtió en nuestra primera salida".

Naranja tiene muchas parejas en su staff de 3200 colaboradores. De hecho, en 2004, con 38 matrimonios entre sus empleados, ingresó al récord Guinness.

Foto: Max Aguirre

Hoy registran más de 55 parejas entre colaboradores (matrimonios y parejas), precisa Eugenia Patiño, gerente de Recursos Humanos . "Somos una empresa de puertas abiertas y nos comprometemos con el cuidado de las personas y sus necesidades particulares", explica. "Cuando nuestros colaboradores se sienten en condiciones de anunciar su pareja, lo cuentan a sus jefes y nos ocupamos de que sigan trabajando en las mejores condiciones. Por ejemplo, si la nueva pareja trabaja en un mismo equipo, les proponemos a uno de ellos un cambio de área, ya que esto ayuda a cuidar el clima laboral. Esta es una gestión que los líderes implementan atendiendo cada caso", completa Patiño.

En la cocina de Ketchum, la agencia de comunicaciones donde trabajan, Fedra y Ariel firmaron, frente a escribana pública, su certificado de convivencia, y fue su jefe, Gustavo, el que los impulsó sistemáticamente para que lo hicieran.

"Somos la pareja de la agencia y, como nosotros decimos, somos más viejos que el mobiliario", cuenta Ariel, de 42 años, en pareja con Fedra, desde hace 16. "A muchos les sorprende que nos llevemos tan bien trabajando juntos. Siempre nos preguntan cómo hacemos y para nosotros es natural", dice.

Fedra, nacida en Córdoba, dirige el área de Inteligencia de Medios de la agencia, y Ariel, que viene del periodismo, es el vicepresidente. "La agencia tiene dos pisos. Yo trabajo en planta baja y ella en el primer piso. Estamos en sectores diferentes, pero interactuamos todo el tiempo y almorzamos con los demás compañeros. Hablamos mucho del trabajo y discutimos bastante ya que la mayoría de las veces no pensamos igual, pero eso no ha afectado en nada a nuestra relación", cuenta Ariel.

Señala que en la agencia nunca tuvieron problemas y siempre se respetó su relación. "Hemos tenido viajes de trabajo (nunca juntos) y más allá de extrañarnos, eso no generó ningún conflicto. Tenemos más discusiones por temas de trabajo que por cualquier otro tema (viajes, temas económicos, familia). Si alguno cambiara de trabajo no sé cómo haríamos. No nos imaginamos trabajando en distintas empresas", señala Ariel

Las parejas constituidas en Kimberly Clark, la empresa de papel tissue y pañales, no alcanzan a más del 5% de la población de colaboradores, y si bien no existe una política "escrita" que regule el tema, en caso de que surjan parejas internamente, Recursos Humanos está atento "a que no existan conflictos de intereses en el desempeño de cada uno".

"Promovemos espacios abiertos, trabajo en equipo. A lo largo de los años hemos desarrollado una cultura y un ambiente de trabajo que propicia la interacción y el conocimiento entre nuestros diferentes colaboradores. En este contexto hemos tenido diferentes casos de establecimiento de parejas que, en algunas ocasiones, han terminado en matrimonio", comenta Martín Chávez, director de Kimberly Clark (KC) región Austral.

"Como en los procesos de selección se buscan -y normalmente contratan-, personas que comparten los mismos valores -y en ocasiones hasta intereses comunes-, es normal que se dispare el encuentro", agrega.

Desde Recursos Humanos la empresa debe encontrar soluciones positivas para ambos, que pueden suponer, inclusive, articular y reacomodar los roles de cada uno para que puedan continuar con su vida laboral y sentimental.

En las situaciones de desplazamiento a otro país o lugar de trabajo de uno de los miembros de la pareja, KC trabaja en lo que denominan "carreras duales", esto es, la posibilidad de que ambos puedan viajar juntos y seguir creciendo en la organización.

Marina Yabor Rodríguez conoció a su esposo, Gonzalo apenas entró en KC, allá por 2004. Ella estaba en Recursos Humanos y él en Finanzas.

El romance no fue instantáneo: como compañeros de trabajo, se conocían y hablaban, "pero nada más", relata Yabor Rodríguez. Después de seis años la relación comenzó a cambiar y se establecieron como pareja. Hoy son un matrimonio y tienen a Clara de 2 años. Yabor, de 34, es directora de Talento para la región LAO y está radicada en Chile, a donde se trasladó siguiendo a su compañero, de 37.

"El momento clave fue cuando surgió la oportunidad para Gonzalo, de tener una experiencia profesional en el exterior. En ese momento, la empresa me permitió desempeñar mi rol regional desde allá y pudimos concretar una excelente experiencia de crecimiento profesional y familiar", destaca.

"En los últimos 20 años cambiaron mucho las políticas en las empresas", relata Gloria Cassano, experta en selección de personal. "Si se casaban dos empleados, uno renunciaba o se buscaba la manera de que ambos dejaran de pertenecer al mismo sector. Hoy en día, esas políticas se han flexibilizado. Igualmente, se intenta que pertenezcan a un sector diferente", señala.

Las políticas de Compliance -el sector que se encarga de establecer reglas y procedimientos adecuados para garantizar que una empresa, sus directivos y empleados cumplan con el marco normativo- "tienen en cuenta el tema «pareja» para no generar posibles conflictos de intereses, como aprobar presupuestos o tomar decisiones referidas al negocio", dice Cassano.

La constitución de una pareja a veces es un problema si existen políticas rígidas.

"Conocí casos donde los dos eran excelentes empleados y los jefes sufrieron al tener que perder a uno de ellos. De hecho, solían pelear por cuál se iba ofreciéndole más posibilidades a cada uno. Era muy conflictivo el tema", recuerda.

En perfiles operativos, todo es más flexible, dice. "Por supuesto que aún perduran aquellas empresas rígidas, que continúan con estilos discriminatorios". Pero por suerte para la mayoría, ya no hay que esconderse más.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas