Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La familia, la mejor hinchada de Gusti Fernández, el número 1 de tenis adaptado que busca ser campeón en Wimbledon

Mañana, cerca de las 9, el cordobés definirá el certamen ante el sueco Stefan Olsson

SEGUIR
LA NACION
Sábado 15 de julio de 2017 • 16:43
0

LONDRES.- Gustavo Fernández , el flamante número 1 del mundo en tenis adaptado que este domingo disputará la final de Wimbledon frente al sueco Stefan Olsson (7°), tiene un temperamento muy fuerte que lo ayuda a naturalizar -y desdramatizar, sobre todo- su limitación corporal. El cordobés de 23 años, único parapléjico completo del top 10, se apoya mucho en su entrenador, Fernando San Martín. Pero también encuentra un enorme sostén emocional en su familia, una familia de deportistas, porque su padre es el ex basquetbolista y flamante entrenador de Boca Juniors, Gustavo Lobo Fernández, y su hermano es Juan Manuel, el escolta recientemente incorporado al club Trieste, de la liga italiana de básquetbol. Papá Gustavo, mamá Nancy, la abuela Ana María y la novia, Florencia, son la hinchada de Gusti en el All England. Ellos son los que tratan de acomodar sus emociones durante estos días en los que tuvo una gran exposición debido a su logro en el ranking.

"Estar acá fue medio impensado. Vinimos a Italia porque nuestro otro hijo, Juan, va a ser papá. La abuela de Gusti hacía mucho que no lo veía a él y además quería conocer a su bisnieto. Coincidía todo. Y acá estamos", dice Nancy, con los ojos humedecidos detrás de unos anteojos oscuros. Está muy orgullosa de sus hijos. ¿Qué es lo mejor que tiene el más joven de ellos, el tenista? "Tiene alma de ganador. Yo siempre le digo que es especial, pero no por su condición. Tiene una luz propia que ilumina a él y a todos los que estamos alrededor. Tiene alma de luchador. Siempre tuvo metas altas. Hoy parece todo fácil porque llegó, pero fue difícil, hace mucho que compite. Pero lo bueno como familia es que siempre nos quedamos con las cosas positivas. No nos enroscamos con las cosas malas y cuando pierde un partido le tratamos de sacar dramatismo. Eso lo ayudó a salir adelante cuando los tiempos no eran tan lindos", explica Nancy.

El coraje de Fernández para arrojarse en busca de la pelotita, sin temor a golpearse, encandila. La web oficial de Wimbledon publicó, en forma destacada, videos de sus jugadas más osadas. "No me sorprende lo que hace. Me preocupa que se lastime, pero lo hace tan naturalmente, que después te empezás a acostumbrar. Gusti hace todo natural, como si la silla de ruedas no existiera. A cualquiera se nos trabarían esas ruedas. Él tiene una potencia en toda su parte superior del cuerpo, que hace cosas increíbles. Tiene un gran espíritu para jugar, no deja una. Nos reíamos porque en un punto de las semifinales se cayó, no le importó y fue a ver si la pelota había entrado. Es decir que no sólo no le importó caerse, sino que siguió jugando. Estoy orgullosísimo", aporta el Lobo Fernández.

"A nosotros nos encanta que él haya logrado el número 1, porque se le da un significado mayor al que nosotros ya le damos desde que nació", añadió papá Fernández. Y prosigue, firme: "A nosotros no nos cambia nada el ranking, pero sí el punto de vista de mucha gente, que le presta atención cuando aparecen esos títulos. Él es un profesional y está entendiendo ahora con 23 años un montón de cosas que hacen ilusionar con que se pueda posicionar por un tiempito largo en este juego que ama. Si hay algo que tenemos claro, por suerte, es que a diferencia de otros deportistas que llegan arriba en un ranking, tienen un cable a tierra constante. No necesitás frenarlo, aconsejarlo o anticiparte a lo que le puede pasar. No se le va a volar la cabeza. Es cabrón, no sé a quién habrá salido. (sonríe, mirando a su mujer). Esa característica siempre la manifestó. Y nosotros no renegábamos, porque era una buena característica para vivir y salir adelante". Son días emocionantes los que está viviendo Fernández. Esta temporada fue gran protagonista en el tour: ganó la final de Australia y cayó en la definición de Roland Garros. La final de Wimbledon lo espera para seguir emocionando a todos con su historia conmovedora.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas