Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lula: "Ninguno de los que me procesan es más honesto que yo"

En un acto, volvió a desafiar a la justicia y advirtió que recorrerá el país para sumar apoyos

Domingo 16 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

BRASILIA.- En un discurso polarizante que prenuncia el tono de la campaña que pretende desarrollar con la intención de volver al poder en las elecciones de 2018, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva advirtió que recorrerá todo Brasil para ganar apoyos en contra de la condena a nueve años y medio de prisión que recibió esta semana.

"Soy presidente de todos, pero todos saben que tengo un lado y para quién voy a gobernar", señaló el líder del Partido de los Trabajadores (PT) en un acto en el Sindicato de Metalúrgicos del municipio paulista de Diadema, en el que buscó enmarcar sus problemas legales como parte de una lucha política entre "nosotros", los pobres, y "ellos", la élite, que, según él, apunta la justicia y los medios de comunicación para rechazar la inclusión social alcanzada durante su gestión (2003-2010).

El miércoles pasado, el juez federal Sergio Moro, que tiene a su cargo las principales causas de la operación Lava Jato, halló a Lula culpable de corrupción y lavado de dinero por haber recibido de la constructora OAS un departamento tríplex en el balneario de Guarujá valuado en 1,2 millones de dólares, a cambio de su influencia para conseguirle a la empresa jugosos contratos con Petrobras. El ex presidente podrá recurrir la sentencia en libertad, pero si la Corte de Apelaciones ratifica la condena en segunda instancia, Lula, favorito para las elecciones de octubre del año próximo, quedaría inhabilitado para competir.

Sus abogados confirmaron que ya habían presentado la apelación en base a "omisiones, contradicciones y oscuridades" en el fallo de Moro. Se estima que la definición se demorará hasta el año próximo, en plena campaña para los comicios.

Sin embargo, ayer, en su primer evento público luego de la condena, Lula ya entró en el juego electoral y dejó de lado su mensaje positivo de "Lulinha, paz y amor", que le ayudó a cosechar su histórica victoria en las elecciones de 2002, para resaltar las divisiones en el país.

"¿Por qué esa gente nos odia si hicimos tanto bien? No es por el rojo [color tradicional del PT], porque la sangre de ellos también es roja, y la vergüenza de ellos también", remarcó. "Ellos no me están juzgando a mí, sino a las cosas que hicimos por el país", agregó.

En su encendida alocución volvió a desafiar a la justicia a encontrar pruebas concretas de que el tríplex que se le atribuye es de él, y reiteró su ataque a la justicia. "Tengo la conciencia tranquila de que ninguno de los que me procesan es más honesto que yo", afirmó.

Más allá de la causa por el departamento en Guarujá, Lula está procesado en otras cuatro acciones penales, vinculadas directa o indirectamente al esquema de sobornos del petrolão, y los cargos en su contra incluyen intento de obstrucción de la justicia, tráfico de influencias y asociación ilícita.

Antes de dejar el escenario, apuntó sus críticas contra el gobierno "golpista" del presidente Michel Temer, que enfrenta también una seria denuncia por corrupción como parte del escándalo de sobornos del frigorífico JBS.

"Si ustedes quieren que el país vuelva a crecer, a ser respetado, yo sé cómo hacerlo. Si ustedes [el gobierno] no saben cómo hacerlo, dejen de destruir al país", exhortó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas