Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con poder, sin descendencia: crece el club de líderes europeos sin hijos

Con su triunfo en Irlanda, el primer ministro Leo Varadkar se sumó a la amplia lista de mandatarios "childless", en un continente que registra un bajísimo nivel de natalidad

Domingo 16 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

ROMA.- ¿Es más fácil hacer carrera y llegar al poder sin cambiar pañales y mamaderas dando vueltas, es decir, sin tener hijos? Pareciera que sí. Por lo menos en Europa, donde aumenta el número de líderes "childless".

Con la llegada al poder, el mes pasado, del primer ministro irlandés, Leo Varadkar, gay y de origen indio de 38 años, se amplió el "club" de mandatarios sin hijos. Como él, muchos otros colegas de países importantes de Europa no tienen prole, empezando por el también joven presidente francés, Emmanuel Macron. De 39 años y casado con su antigua profesora Brigitte Trogneux, de 64 años, Macron nunca fue padre. Pero considera sus "hijos de corazón" a Sébastien, Laurence y Tiphaine, los tres hijos de la actual primera dama, que también le dieron siete nietos postizos.

La primera de la lista de los líderes "childless" es la influyente canciller alemana, Angela Merkel. De 63 años, mantuvo el apellido de su primer marido, Ulrich Merkel, de quien se divorció después de cuatro años de matrimonio, en 1981. En 1998 se casó en segundas nupcias con Joachim Sauer, su actual pareja. Aunque no tiene hijos, en Alemania -donde seguramente ganará las elecciones de octubre próximo, después de 12 años en el poder- la llaman "mutti" (mamá).

Tampoco tiene hijos el actual primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, de 62 años y casado con la arquitecta Emanuela Mauro. Lo mismo pasa con el premier holandés, Mark Rutte, de 50 años, que ante el diario popularMargriet se definió hace poco como "un soltero feliz", aunque no excluyó que "en algún momento" podría casarse y tener chicos.

Tampoco piensa tener descendencia, por el momento, el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, mandatario gay, de 44 años, que en mayo de 2015 se casó con su compañero, Gauthier Destenay. En la católica Italia -donde aún no existe el matrimonio gay-, aún se recuerda cuando durante las celebraciones por los 60 años de los Tratados de Roma, en marzo pasado, Bettel le presentó al presidente Sergio Mattarella a su "marido".

Aunque en plan de salida de la Unión Europea (UE), la primera ministra británica, Theresa May, de 60 años y casada con Philip May, también integra la lista. Ella tampoco fue madre, hecho que se convirtió en un tema en la última campaña electoral que protagonizó. "No podía tener hijos y fue muy triste, pero la religión me ayudó", se vio obligada a decir la líder tory ante una pregunta de por qué no había tenido hijos.

"¿Por qué May tiene que responder a semejantes preguntas?", la defendió una columnista de The Guardian, que hizo notar que muchas veces la falta de hijos es utilizada injustamente como arma en contra de las mujeres.

Su colega escocesa, Nicola Sturgeon, de 46 años y casada con Peter Murrell desde 2010, reveló que a los 40 años sufrió un aborto espontáneo.

Drama

Más allá de las historias personales, deseos, frustraciones -elecciones que no tienen por qué ser juzgadas-, la avanzada de los líderes "childless" es un fenómeno que refleja el drama de la baja natalidad que amenaza a Europa, donde tener hijos se volvió algo caro, difícil y casi demodé.

"Nada de hijos, nada de problemas", constató un informe de la Comisión Europea, que indicó que pronto será un alivio no tener hijos porque significa nada de gastos para la familia, ningún sacrificio y nadie que se queje.

Por eso la avanzada de "líderes childless" europeos para muchos es sin dudas algo preocupante. "La progresiva desaparición de chicos de las familias de quienes gobiernan -y de quienes tienen la primaria responsabilidad del bien común- parece una metáfora del destino de los chicos en un continente que envejece cada vez más", advirtió Francesco Belletti, director del Centro Internacional de Estudios de Familia, en el semanario católico Famiglia Cristiana.

"Los adultos de Europa no tienen más el coraje de invertir su propio presente para generar el futuro en sus propios hijos y en sus propios pueblos. Pero una Europa así, ¿cómo podrá regenerarse? Y cómo harán estos líderes para percibir, también existencialmente, que sin niños no hay futuro?", se preguntó Belletti.

"Europa se suicida. O, al menos, sus líderes han decidido suicidarse", escribió Douglas Murray en el diario Times, de Londres. "Hoy Europa tiene pocos deseos de reproducirse, de luchar por sí misma, de sostener sus propias ideas", agregó Murray, autor de un libro titulado The strange death of Europe (La extraña muerte de Europa) que destaca el impacto de las migraciones de masa en la demografía europea.

Coincidió el escritor y periodista italiano Giulio Meotti, que se mostró aún más pesimista. "Los líderes europeos sin hijos nos conducen como sonámbulos hacia el desastre", advirtió. ¿Por qué? "Porque parecen no tener motivos para preocuparse por el futuro de su continente."

Angela Merkel

canciller alemana

Se casó dos veces, pero nunca tuvo hijos. Llamativamente, los alemanes la apodan "mutti" (mamá), por sus conocimientos de la vida cotidiana como un ama de casa

Leo varadkar

primer ministro irlandés

El premier, que asumió el mes pasado, admitió públicamente su homosexualidad hace dos años; está en pareja con un médico y, por el momento, no tienen hijos

Emmanuel Macron

presidente francés

Está casado con su ex profesora Brigitte Trogneaux; la pareja no tuvo hijos, pero Macron considera como suyos los tres hijos de su mujer, de su matrimonio anterior

Paolo Gentiloni

primer ministro italiano

Con un vida privada prácticamente desconocida, este ex periodista y politólogo está casado desde 1988 con la arquitecta Emanuela Mauro, con quien no tuvo hijos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas