Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Ola polar? Consejos para sobrevivirla en nuestra vida cotidiana sin resignar el entrenamiento al aire libre

Sábado 15 de julio de 2017 • 21:27
0
.
..

La semana comenzó con una gran ola polar que hizo descender la temperatura notablemente tras el clima templado de las pasadas semanas. Por eso es importante que, a la hora de entrenar, se tengan en cuenta ciertos cuidados para evitar enfermedades que pueden llevar a la obligación del reposo.

Una persona tiene una temperatura corporal de entre 35.5° y 38° C. Si esta es menor, el cuerpo lo tolera en desmedro de la eficiencia de las funciones vitales. El área del cerebro que regula el termostato corporal envía señales con el fin de retener el calor que le queda: el cuerpo tiembla, los dientes rechinan, la sangre se aleja de la superficie de la piel y los pelos se erizan.

Por estos motivos es recomendable vestirse con un sistema de capas parar poder regular de la mejor manera posible la temperatura.

La primera capa es la que va junto a la piel y su función es conducir la humedad lejos de la piel y evitar la sensación de humedad y frío. Deben ser prendas desarrolladas en telas sintéticas que no contengan algodón que, al ser una fibra natural, se moja y demora mucho en secarse. Los interiores deben ser térmicos, preferentemente, remeras.

La segunda capa va por encima de la capa base y busca atrapar el aire caliente para evitar la pérdida de calor.

Debe ir ajustada al cuerpo para evitar la pérdida de aire caliente. Pueden ser buzos, polar y camperas con relleno aislante (pluma o sintético). La prenda debe corte la acción del viento pues es la que causa la baja de la sensación térmica.

La tercera capa es la exterior y viene a bloquear el viento, el agua y el frío. Pueden ser camperas o soft shells. Deben ser prendas impermeables, respirables y cortaviento que permitan salir el sudor.

Un punto a no descuidar, las extremidades

Las extremidades son los puntos más alejados del centro del cuerpo y, por tal motivo, suelen ser los primeros en enfriarse. Uno de ellos es la cabeza por lo que se recomienda es usar gorros de lana o sintético. Las manos, otros de estos puntos, debe ser protegido por guantes flexibles, con o sin aislante.

En el caso de los pies, el calzado debe contar con una membrana impermeable pero respirable, para que la transpiración del pie escape al exterior. Debe ser combinado con medias de fibras sintéticas ya que si la media es de algodón, aunque el calzado sea impermeable y respirable, el pie se moja con la transpiración y así permanecerá.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas