Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Barros no tuvo las luces que le sobraron a Selby, un estilista admirable

El mendocino perdió en fallo unánime, en Londres, y vio trunca su ilusión de volver a ser campeón; debe meditar los próximos pasos

Domingo 16 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Barros cayó en el último asalto
Barros cayó en el último asalto.

Todas las sensaciones conmovedoras que conforman las historias de vida de los boxeadores generalmente agigantan la expectativa de cada uno de sus combates. El público y la prensa descubren sus grandezas y tragedias, potenciando al máximo la imagen de los deportistas. Y lo vivido ayer, en el SSE Wembley Arena, de Londres, parecía impulsado por estos principios.

El galés Lee Selby le dio el último adiós a su madre -vital en su recuperación de su adicción al alcohol y las drogas- en un entierro silencioso, el martes pasado. Con profesionalismo, el boxeador confirmó su tercera defensa del título mundial pluma (en versión de la Federación Internacional de Boxeo, FIB) y, sin mayor oposición, le ganó al cabo de 12 rounds, a su manera y como quiso, al mendocino Jonathan Barros, que cayó en su propia impotencia y en un esquema repetido y sin variantes, durante toda la pelea.

Los jurados sentenciaron un fallo unánime: 117-110, 119-108 y 117-110 a favor del británico. Barros, de 33 años, y un récord de 41 éxitos, 5 reveses y un empate, había sido marginado de este mismo desafío el 28 de enero pasado, cuando los análisis de sangre efectuados por los laboratorios de la Comisión Atlética de Nevada arrojaron un resultado llamativo: portador de hepatitis C y, por lo tanto, suspendido para boxear.

Su equipo propuso una contraprueba inmediata con otro instituto bioquímico de Las Vegas y todo cambió. Los resultados fueron óptimos, pero los reclamos reglamentarios de su equipo no fueron escuchados y Barros debió esperar hasta ayer para cumplimentar su deseo de volver a ser campeón.

El mendocino fue titular mundial pluma (en la versión de la AMB) entre 2010 y 2011, una conquista que hizo conocer su vida. Con una infancia difícil en los barrios más duros de Guaymallén, donde debió hacer frente a la separación de sus padres y la ausencia de su madre, y hasta llegó a convertirse en tutor de sus cuatro hermanos menores.

Con el paso del tiempo, Barros unió a cada uno de los integrantes de aquella familia destruida y, sin rencores, los albergó en su propia casa, invitándolos a colaborar con los comedores infantiles que apadrinaba en esa zona cuyana.

Sin embargo, tanta esperanza de vida, expuesta por ambos peleadores, no tuvo un estallido sobre el ring. Con un boxeo clásico, fino y de salón, Selby ganó de punta a punta. Sólo una desconcentración mínima en el quinto round, por un corte en su ceja derecha, producto de un cabezazo de Barros, lo relegó por unos minutos.

De ahí en adelante, Selby reforzó su andar con un viejo concepto de este deporte: el valor de un buen movimiento de piernas y el uso del jab. Paradójicamente, Barros no supo cómo anularlo y no tuvo respuestas. Ni propias ni desde su rincón. Cayó en el último round, guapeó y cerró de este modo el último capítulo alentador de una carrera de 13 años de profesionalismo.

Con el mendocino Pablo Chacón -primer campeón mundial argentino de los plumas- en el rincón y como consejero, Barros deberá escoger la conveniencia de sus próximos compromisos. Su récord destaca una serie de adversarios jerarquizados: desde el cubano Yuriokis Gamboa, al norteamericano Mikey García, el panameño Celestino Caballero o el mexicano Juan Carlos Salgado, los que lo convierten en un elemento tentador para ser seleccionado como "escalera" de aquellos que quieren consagrarse.

Deberán estar atentos y elegir lo mejor para el futuro dentro del boxeo profesional.

"No me puedo retirar así"

Barros reconoció que no le encontró la vuelta a la pelea Sereno y sincero como siempre, Jonathan Barros, enfrentó las cámaras de televisión tras su derrota mundialista. Con la frente magullada por los muchos jab izquierdos recibidos, el pugilista mendocino dijo: "Me sorprendió lo complicado que resultó Selby. Terminó siendo más largo y alto de lo que esperaba y eso me mató. Nunca pude encontrarle la vuelta, no sentí ninguna mano de él, pero me descolocó siempre. Cuando lo agarré de lleno en el séptimo round el árbitro se interpuso y me perjudicó". Sobre su futuro, dijo: "Debo hablar con mi equipo. No vine acá para ésto y no me voy a retirar así".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas